El hijo del príncipe de Bulgaria, Lukas, rechaza la plaza de psiquiatría que le fue asignada en Extremadura: “Quiero pedirle a la vida otra oportunidad”

El hijo de Krubat y Carla de Bulgaria volverá a presentarse al examen de MIR en la comunidad de Madrid con la idea de obtener una plaza en uno de sus “destinos preferidos”

Compartir
Compartir articulo
Lukas Sajonia-Coburgo Gotha-Royo en una imagen de sus redes sociales (Instagram)
Lukas Sajonia-Coburgo Gotha-Royo en una imagen de sus redes sociales (Instagram)

La medicina se ha convertido en la rama de estudio por excelencia de la familia Kubrat Sajonia-Coburgo y Carla Royo-Villanova. Siguiendo los pasos de su padre y su hermano, Mirko, Lukas Sajonia-Coburgo Gotha-Royo también se ha sumado a la pasión por las ciencias de la salud y se ha licenciado en Pamplona, pero con una importante diferencia respecto a sus familiares.

Si bien el tercer hijo de Simeón II, el último zar de Bulgaria, y de Margarita Gómez-Acebo optó por graduarse en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra en 1990, misma especialida que cursó su primogénito, Lukas se licenció en Psiquiatría.

Te puede interesar: La princesa Kalina de Bulgaria sufre un accidente conduciendo en estado de embriaguez

Afortunadamente, poco después de graduarse, el joven de 27 años consiguió una de las plazas que ofertaba el Ministerio de Sanidad, lo que, a su vez, le permitiría hacerse hueco en la sanidad pública española. Con el fin de dar sus primeros pasos en el mundo profesional, se embarcó en la realización para ser Médico Interno Residente (MIR) de psiquiatría en el hospital Virgen del Puerto de Plasencia, en Extremadura.

Lukas Sajonia Coburgo en una imagen de redes sociales (Instagram)
Lukas Sajonia Coburgo en una imagen de redes sociales (Instagram)

Sin embargo, ahora, el diario Hoy ha desvelado que el nieto del zar Simeón II ha decidido renunciar a la plaza tras cinco meses en el servicio extremeño de salud. Tras una profunda reflexión y ”por decisión personal” ha puesto fin a su paso por el hospital, dado que, pese a que empezó “muy ilusionado desde el primer día” y con gran “interés por aprender”, con el paso del tiempo se fue “desanimando”.

Según explicó al ya citado medio, el origen de esta desmotivación se encontraba en el “sentimiento de que había demasiadas miradas” puestas en él, dado su “extravagancia en el modo de vestir, más formal de lo habitual”, una situación que le imposibilitó integrarse socialmente. Él ha asegurado a Hoy que siempre ha manifestado una buena disposición y “empatía con sus compañeros y pacientes”, porque defectos tendrá, pero “ser una persona abierta” no se le puede discutir.

Una nueva oportunidad

“Soy consciente de que renunciar al MIR es jugar al black jack con mi carrera, porque igual ya no vuelvo a conseguir una plaza en psiquiatría, pero quiero pedirle a la vida otra oportunidad”, ha dicho en la ya citada publicación. Actualmente, Lukas se encuentra en Madrid, donde volverá a crear anécdotas y recuerdos con su círculo social. Además, está preparándose para su tercer examen de MIR. “Yo esperaba quedar entre el puesto 1.500 y el 2.000, pero el examen coincidió con una mala semana y finalmente quedé en torno a la posición 6.500. Eso hizo que ya no hubiera plazas libres en Madrid ni tampoco en otros destinos que eran mis preferidos”, ha explicado.

El árbol genealógico de la Familia Real española

Aunque, eso sí, ha admitido que echa mucho de menos la gente que conoció en hospital Virgen del Puerto de Plasencia y su experiencia allí. “Plasencia es una ciudad preciosa, con gente muy alegre y jovial. Me ha encantado conocer esa zona de Extremadura, me gustaba mucho coger la moto o el coche y conocer sitios. En el hospital, hay profesionales buenísimos, pero se dieron una serie de circunstancias personales que me llevaron a tomar la dura decisión de renunciar”, ha confesado.