Así engrosa Carlos III su patrimonio con los activos de ciudadanos muertos

Según el diario ‘The Guardian’, un protocolo que data de la época feudal permite al monarca apropiarse de los fondos de personas fallecidas que no dejaron testamento

Compartir
Compartir articulo
Imagen de archivo del rey del Reino Unido, Carlos III. (EFE)
Imagen de archivo del rey del Reino Unido, Carlos III. (EFE)

El rey Carlos III se estaría beneficiando de los activos de miles de ciudadanos en el noroeste de Inglaterra fallecidos sin dejar testamento, que engrosan “en secreto” el patrimonio del monarca gracias a un anticuado sistema feudal, según ha revelado el diario británico The Guardian.

El ducado de Lancaster es un conjunto de tierras y propiedades que generan enormes beneficios para el patrimonio del soberano británico, que en los últimos años ha obtenido decenas de millones de libras en virtud de un protocolo que data de épocas feudales, apunta una investigación del diario.

Te puede interesar: La confesión de Eugenia de York, sobrina de Carlos III, sobre sus problemas alimentarios

Gracias a ese sistema, el ducado se queda con los activos financieros propiedad de personas que han fallecido sin haber dejado un testamento hecho o de quienes se desconoce a sus familiares. Así, durante los últimos diez años, el ducado ha recaudado más de 60 millones de libras (68 millones de euros) en fondos y alega que las ganancias derivadas de esos activos se donan a organizaciones no gubernamentales.

El rey Carlos III, durante la ceremonia de apertura del Parlamento en el Palacio de Westminster. (AP Foto/Kirsty Wigglesworth, Pool)
El rey Carlos III, durante la ceremonia de apertura del Parlamento en el Palacio de Westminster. (AP Foto/Kirsty Wigglesworth, Pool)

No obstante, el citado medio sostiene que solo un pequeño porcentaje de esas ganancias se destinan en realidad a la beneficencia, basándose en información obtenida de documentos internos del ducado a los que ha accedido el periódico. Esos papeles muestran cómo estos fondos se están empleando “en secreto” para financiar la renovación de propiedades del rey, que se alquilan para obtener beneficios.

Te puede interesar: La princesa Ana desbanca a Kate Middleton: ella es la royal viva más querida de la Familia Real británica

The Guardian recuerda que el ducado hereda fondos ‘bona vacantia’ -en español, bienes mostrencos- de personas cuya última dirección conocida figuraba en un territorio que en la Edad Media era conocido como condado palatino de Lancashire y estaba gestionado por un duque. Hoy en día esa área engloba a los condados de Lancashire y partes de Merseyside, Greater Manchester, Cheshire y Cumbria.

Documentos internos filtrados de 2020 dieron a los funcionarios de esa propiedad del rey una licencia para utilizar los fondos ‘bona vacantia’ en una amplia serie de actividades generadoras de beneficios, según la investigación. Esa cláusula reconoce que gastar el dinero de esa manera podría derivar en un beneficio “casual” para el ingreso personal de Carlos III.

En otros documentos filtrados se identifican propiedades consideradas aptas para el uso de estos fondos, que incluyen mansiones, alquileres vacacionales, cabañas rurales, edificios agrícolas, una antigua gasolinera y graneros. Además, las reformas sufragadas con esos fondos contemplan la instalación de nuevos tejados, de doble cristal en ventanas, instalaciones de calentadores o reemplazos de puertas, entre otros.

La información del medio británico recoge el testimonio de tres fuentes relacionadas con los gastos en los que incurre el ducado, las cuales vienen a confirmar que el patrimonio del monarca emplea ganancias obtenidas de ciudadanos fallecidos para reformar sus propiedades.