Caída de pelo estacional: cinco consejos para cuidar el cabello y frenar su pérdida

Tras el verano y la larga exposición solar, son muchas las personas que sufren cierta caída del cabello a lo largo de otoño

Compartir
Compartir articulo
Mujer con una trenza. (iStock)
Mujer con una trenza. (iStock)

El otoño es una de las estaciones más esperadas del año por el descenso de las temperaturas que conlleva, pero para muchas personas es el inicio de algo muy temido: la caída de pelo estacional. Como mamíferos, los seres humanos también pasan por la renovación cíclica del cabello, algo totalmente normal por lo que pasa casi toda la población y que, al ser temporal, no debe ser motivo de preocupación.

Sin embargo, en ocasiones puede ser incómodo, de ahí que muchas personas opten por la prevención, añadiendo a la rutina diaria una serie de tips que pueden frenar esta pérdida capilar. Los expertos de Rulls, la marca española especializada en cosmética natural y dirigida a cabellos rizados, comienzan recomendando que se potencie la circulación del cuero cabelludo. Como cualquier otra zona del cuerpo, es interesante mejorar el paso de sangre por esa zona para estimular el folículo capilar. Se trata de algo muy sencillo: basta con aplicar un aceite capilar y masajearlo con la yema de los dedos hasta su completa absorción.

Te puede interesar: Keratina, el ‘must’ para los meses de otoño que debes incorporar en tu rutina capilar

Un paso indispensable en la rutina diaria es aplicar acondicionador, ya sea con o sin aclarado. Unido al lavado, este paso ayuda a que el pelo se vea sano, más brillante y a que mantenga a raya el encrespamiento. Además, también ayuda a que sea más fácil desenredar el cabello, evitando así su rotura y luciendo un corte más uniforme. Una buena opción es el Rinse Off Conditioner de Rulls, que aporta hidratación, suavidad, brillo y protección.

Aceite y acondicionador de Rulls. (Rulls)
Aceite y acondicionador de Rulls. (Rulls)

Te puede interesar: Cortes de cabello para los 50: los mejores estilos para rejuvenecer y resaltar la belleza natural

Si bien es difícil no utilizar el secador en los meses más fríos del año, cuando se pueda es recomendarlo dejarlo de lado. El motivo es que tras el verano el cabello está más seco y quebradizo debido a la exposición solar y, si se añade una fuente de calor extra de manera habitual, se limitan sus opciones de recuperarse. Lo mismo se puede aplicar a la plancha. Cuando no se pueda evitar su uso siempre es recomendable utilizar antes un protector térmico.

Por supuesto, nada de esto es útil si no se utilizan productos de calidad. La mejor manera de saber si algo es bueno para el cabello es revisar los ingredientes de los productos y evitar los que lleven siliconas y sulfatos. Estas sustancias ofrecen una falsa sensación de limpieza y brillo, así que es mejor optar por componentes naturales y respetuosos.

Imagen de archivo de una mujer peinándose. (Shutterstock)
Imagen de archivo de una mujer peinándose. (Shutterstock)

Cuando el pelo ya está limpio y seco, llega el momento de añadirle un punto de estilo y ahí es cuando el cepillo o peine entra en acción. En este paso es vital mimar y cuidar el pelo, evitando los peinados tirantes como coletas o recogidos y peinándolo desenredándolo desde la punta hacia la raíz (y no al revés) para deshacer los nudos más fácilmente.