‘Vidas pasadas’, la película rompecorazones del año sobre el reencuentro con el primer amor

Dirigida por la debutante Celine Song, se ha convertido en una de las sorpresas de la temporada, firme aspirante a ser una de las protagonistas de las próximas ceremonias de premios

Compartir
Compartir articulo
Greta Lee y Yoo Teo, protagonizan esta preciosa historia de amor más allá del tiempo y el espacio. 'Vidas pasadas', la ópera prima de Celine Song
Greta Lee y Yoo Teo, protagonizan esta preciosa historia de amor más allá del tiempo y el espacio. 'Vidas pasadas', la ópera prima de Celine Song

Se ha convertido en una de las sorpresas de la temporada y suena para colarse en la próxima temporada de premios como la película indie que rompe los corazones de los espectadores y que ha conseguido el aplauso de la crítica por su capacidad para contar con sencillez y emoción una historia de amor a lo largo del tiempo.

Es la ópera prima de la dramaturga y guionista coreano-canadiense Celine Song y está auspiciada por la productora de moda A24, que logró el año pasado romper las expectativas gracias a Todo a la vez en todas partes, en la que tema de la inmigración, como ocurre en este caso, resulta fundamental.

Te puede interesar: David Trueba (‘Saben Aquell’): “Antes corrían las cassettes de casa en casa y ahora los memes”

Tráiler en español de 'Vidas pasadas', de Celine Song.

Vidas pasadas nos retrotrae a Corea del Sur cuando los personajes son pequeños. Nora y Hae Sung son amigos en el colegio y mantienen un vínculo muy especial hasta que la familia de la niña decide trasladarse a Canadá para buscar un futuro mejor. Se separarán y no volverán a saber el uno del otro durante mucho tiempo, hasta que se pongan en contacto a través de las redes sociales y comiencen a intercambiar mensajes. Será un momento para recordar aquella relación tan bonita y pura que tuvieron. ¿Y si volvieran a verse?

Un romance suspendido en el espacio y en el tiempo

'Vidas pasadas', de Celine Song
'Vidas pasadas', de Celine Song

A Nora la interpreta Greta Lee (la amiga de looks imposible de Natasha Lyonne en Muñeca rusa) y a Hae Sung, Yoo Teo, el protagonista de Leto, de Kirill Serebrennikov. Y, junto a ellos, John Magaro (First Cow), que encarna a la actual pareja de Nora y que tendrá que resignarse al encuentro entre los antiguos amigos, a pesar del peligro que supone que entre ellos pueda surgir de nuevo la chispa.

Te puede interesar: David Verdaguer (‘Saben Aquell’): “Una imitación dura dos minutos, pero no aguanta toda una película”

¿Cuál es el secreto de la película? Que todos podemos sentirnos conectados con ella. Todos tenemos a una persona que fue especial durante la infancia o la adolescencia, que se convirtió secretamente en nuestro primer amor y con la que, en algún momento, hemos podido fantasear sobre un posible reencuentro en el futuro.

Celine Song, durante la presentación de 'Vidas pasadas' en la 73 edición del pasado Berlin International Film Festival (Berlinale). Photo: Monika Skolimowska/dpa
Celine Song, durante la presentación de 'Vidas pasadas' en la 73 edición del pasado Berlin International Film Festival (Berlinale). Photo: Monika Skolimowska/dpa

En realidad, la película, se encarga de dotar de significado a los pequeños momentos cotidianos que podrían convertirse en extraordinarios si les diéramos un valor diferente. He aquí la sutil poesía que impregna el relato casi sin que nos demos cuenta, de forma delicada, evocadora y reveladora.

Te puede interesar: ‘Cristóbal Balenciaga’, la serie sobre el diseñador español, llegará a Disney+ el 19 de enero

Durante el pasado Festival de San Sebastián, la directora decía que el villano de la película era el tiempo transcurrido, más de veinte años, y el Océano Pacífico que se había encargado de separarlos. Por eso la identidad, también se convierte en un tema central en la película, de cómo, de alguna forma, el sentimiento de pertenencia cultural o de extrañeza marca de alguna manera.

Vidas pasadas está basada en algunos recuerdos y sensaciones que experimentó Celine Song como mujer que ha emigrado a los Estados Unidos e intenta recuperar algunos vínculos con su pasado. Y a partir de ese sustrato emocional, compone una de esas películas que se quedan clavadas en la memoria, al mismo tiempo que hacen reflexionar y sentir.