Gavi tumba a Noruega y clasifica a España para la Eurocopa

Rodri y Fabián Ruiz lideran a una selección que con un gol de Gavi certifica la presencia de España en la próxima Eurocopa, ya van 12 participaciones

Compartir
Compartir articulo
Gavi celebra su gol con España ante Noruega (REUTERS).
Gavi celebra su gol con España ante Noruega (REUTERS).

España ya está aquí, es una selección de palabra. Una vez más y ya van 12, ocho de ellas consecutivas, el combinado nacional se clasifica a una Eurocopa. Lo consiguió tras llevarse en Oslo una victoria de oficio frente a Noruega. Un gol de Gavi, validado con suspense por el VAR, fue suficiente para que la Roja sellara el objetivo con el que aterrizó en el país nórdico. Alemania espera en 2024 a un equipo que bajo los mandos de Luis de la Fuente ha conseguido en ocho meses ganar la Nations League y estar presentes en la próxima Eurocopa.

Cuando todos los ojos estaban puestos en Haaland y sus 27 goles en 27 partidos con Noruega, De la Fuente sorprendió con Fran García como lateral, Fabian Ruiz en la sala de máquinas y Ansu Fati por banda al que cualquier minuto le viene bien para recuperar la versión con la que impactó en el fútbol internacional. Jugó escorado a la izquierda, pero no encontró vía libre en la defensa noruega y su participación se limitó a 45 minutos. A Noruega no le sonrojaba juntar las líneas cerca de su portería y esperar a encontrar a Haaland al contragolpe. Ni la obligación a ganar que tenían los noruegos para apurar sus opciones de estar en la Eurocopa alteró el plan inicial de Solbakken.

Te puede interesar: El renacer de Morata: de la frustración a liderar a España y el Atlético

Gavi hace de Morata

Tal era el compromiso defensivo que Strandberg desvió un centro de Carvajal y a punto estuvo de marcarse en propia puerta. No lo hizo porque Morata, prácticamente sobre la línea de gol, empujó el balón a la red y el gol pasó de ser válido a inválido. El delantero rojiblanco, en posición adelantada cuando nació la acción, activó al VAR. A Morata se le quedó temperatura de Oslo cuando llegó la anulación. Un jarro de agua fría en una noche ya de por sí fresca, con cinco grados de temperatura. En el área contraria hibernaba Haaland, que hubiera actuado de igual manera que el español. El noruego, con un hambre de gol voraz, se marchó del Ullevall Stadion con el estómago vacío.

Le Normand fue su sombra y cuando el jugador de la Real Sociedad le daba unos centímetros de distancia, Laporte aparecía en escena. Haaland iniciaba sus clásicas arrancadas en las que parece que el césped retumba como si pasara el metro bajo los pies, pero todas terminaban con el mismo desenlace: la zaga española imponiéndose fuera como fuera. Pese a que los medios para ello conllevaran amonestación. Como fue el caso de Le Normand, quien dejó su posición a David García debido a la cartulina que le mostró el colegiado tras una falta sobre Haaland.

Tras el paso por vestuarios, el guion de partido cambió. Gavi se encargó de ello en una jugada llena rebotes, fueras de juego y disparos desde varias zonas. Al final, tras cuatro minutos de chequeo y suspense al más puro estilo Hitchcock, el gol subió al marcador. Solbakken, fuera de la circulación europea en ese momento, decidió dar entrada a Nusa, el nuevo chico de oro del fútbol noruego, y Sorloth. La efervescencia tan solo duró diez minutos y estuvo exenta de ocasiones de peligro. España llevó el partido al lugar que más le beneficiaba y De la Fuente hizo debutar a Pedraza con el billete a la Eurocopa estaba en el bolsillo, dentro de un año sabremos cómo acaba de verdad ese viaje.