Arrestaron en España al “Rambo gallego”, un ex militar que se fugó de la cárcel y estuvo fugitivo durante 10 meses

Alfredo Sánchez Chacón fue encontrado escondido en un monte después de tratar de robar una casa

Compartir
Compartir articulo
El "Rambo Gallego" fue capturada en la madrugada del viernes tras una alerta ciudadana. Foto: ABC
El "Rambo Gallego" fue capturada en la madrugada del viernes tras una alerta ciudadana. Foto: ABC

La Guardia Civil de España detuvo al delincuente más buscado de Galicia, Alfredo Sánchez Chacón, más conocido como el “Rambo Gallego”, a quien perseguían desde su fuga de prisión en marzo del 2020.

Sanchez Chacón adquirió su apodo por haber servido en las Fuerzas Especiales durante la década de 1980, y pagaba una pena de prisión de 17 años por un asesinato ocurrido en 1996 que lo debía mantener tras las rejas hasta 2025. Pero hace 10 meses aprovechó un permiso de salida de un día para escapar y desde entonces era buscado por las autoridades.

El arresto del “Rambo Gallego” se logró gracias a las denuncias de unos vecinos de la comunidad de Valdoviño, que reportaron a la Guardia Civil de que un hombre extraño estaba tratando de entrar a la fuerza a una vivienda.

Según lo informado por las autoridades, el delincuente había sobrevivido los últimos 10 meses bajo extremas condiciones de vida, apenas sin comida, desterrado en un monte y expuesto a temperaturas bajo cero.

Alfredo Sánchez Chacón fue condenado en 2001 a 17 años de cárcel por el asesinato de una persona.
Alfredo Sánchez Chacón fue condenado en 2001 a 17 años de cárcel por el asesinato de una persona.

El criminal de 63 años ya había protagonizado otras fugas de película en el pasado, utilizando su entrenamiento en el Batallón de Operaciones Especiales de la Legión para sobrevivir durante sus escapes.

Gracias a esto Sánchez Chacón es capaz de mimetizarse con el entorno para no ser descubierto y al estar en constante movimiento, se vio en constante necesidad de robar en casas para alimentarse. Esto se convirtió en el talón de Aquiles para este “Rambo Gallego”, que empezó a descuidarse por el desgaste de la persecución y a dejar pistas que los investigadores aprovecharon para seguirle el paso cada vez más de cerca.

Sus hurtos permitieron trazar la ruta de su huida y guiar a las autoridades hasta el monte cerca de la parroquia de Loira (Galicia) donde los vecinos estaban convencidos de que el famoso reo llevaba días escondiéndose cerca de su comunidad. Finalmente, una alerta ciudadana fue la clave para su captura.

El primer juicio de Sánchez Chacón se llevó a cabo en 2001, en el que fue encontrado culpable de asesinato y sentenciado a 17 años de prisión. Una condena que no escuchó pues se negó a estar presente en la audiencia y fiel a su estilo desafiante calificó al tribunal que lo juzgó como una “farsa”.

En los 80 había servido como miembro del Batallón de Operaciones Especiales del Ejército.
En los 80 había servido como miembro del Batallón de Operaciones Especiales del Ejército.

La condena no tomó a nadie por sorpresa. Unos años antes el exmilitar le había disparado en la cabeza a un joven con el que se cruzó en una cervecería de Pontevedra. Más de 20 personas presenciaron el crimen cometido a sangre fría, siguiendo la filosofía “un hombre, una bala”, que mandó en su formación como soldado.

Al dictar su sentencia, el juez del caso destacó a Sánchez Chacón como una persona con carácter “marcadamente antisocial” pero sin los atenuantes mentales que hubieran justificado su actuación o mermado la dureza de su condena.

Después de su encarcelamiento la historia del “Rambo Gallego” se disipó, hasta que en marzo pasado, y solo a tres años de cumplir su condena, el preso escapó y su fuga llegó a los medios españoles.

Apenas tres meses pasaron cuando las denuncias vecinales de un ladrón que entraba a robar comida y bebida, sin llevarse nada más de valor, empezaron a alertar a la Guardia Civil y una lenta pero determinada cacería se encaminó tras la pista del exmilitar.

Estuvo prófugo 10 meses antes de su recaptura.
Estuvo prófugo 10 meses antes de su recaptura.

A partir de ahí las denuncias se intensificaron y algunos rasgos empezaron a ser añadidos al perfil de búsqueda, el “Rambo” estaba cojo, y su edad le impedía moverse ágilmente. Fue divisado por un cazador que avisó el lugar donde estaba acampando, pero logró escapar antes de ser atrapado.

Finalmente fue detenido en plena madrugada, una noticia que devuelve la paz a la comunidad de Galicia, un lugar que el exmilitar conocía como la palma de su mano y en el que logró esconderse durante casi un año.

Sin embargo ahora, nuevamente bajo custodia de las autoridades, volverá a prisión.

SEGUIR LEYENDO