Detuvieron en Italia a Carles Puigdemont, uno de los líderes del movimiento independentista catalán

El operativo fue realizado en la isla de Cerdeña. Fue apresado cuando llegaba al municipio de L’Alguer para encabezar un acto junto a otros dos dirigentes separatistas

El ex presidente del Ejecutivo de Cataluña Carles Puigdemont (Foto: EFE)
El ex presidente del Ejecutivo de Cataluña Carles Puigdemont (Foto: EFE)

El ex presidente de Cataluña Carles Puigdemont, sobre quien pesa una orden internacional de busca y captura por parte del Tribunal Supremo español, ha sido detenido este jueves en Cerdeña por las autoridades italianas.

El ex presidente de la Generalitat (gobierno catalán), que es eurodiputado y uno de los líderes del movimiento independentista catalán, ha sido arrestado al llegar a L’Alguer, municipio de la isla de Cerdeña en donde tenía previsto participar en un acto junto a la consellera catalana de Exteriores, Victòria Alsina, y la presidenta del Parlamento de Cataluña, Laura Borràs.

El President Puigdemont ha sido detenido a su llegada a Cerdeña, donde acudía como eurodiputado”, anunció en Twitter su abogado, Gonzalo Boye, precisando que su detención se produjo en cumplimiento de una orden europea de detención del 14 de octubre de 2019.

Puigdemont está establecido en Bruselas desde 2017 y viajó a Alguer, Cerdeña, para un festival cultural catalán, explicó el responsable de su oficina, Josep Lluis Alay. “Cuando ha llegado al aeropuerto de Alguer, ha sido retenido por la policía fronteriza italiana”, explicó Alay en las redes sociales.

Mañana (viernes) el presidente será puesto a disposición de los jueces de la corte de apelación de Sassari, que es competente para decidir su puesta en libertad o su extradición”, añadió Alay.

La detención de Puigdemont ocurre pocos días después de que el Gobierno español y el Ejecutivo regional de Cataluña iniciaran en Barcelona un proceso de diálogo para tratar de superar las posturas políticas alejadas que ambos mantienen a raíz del proceso secesionista catalán, en medio de una división interna en el bloque independentista.

Este diálogo se produce después de años de desencuentros y tensión debido a las demandas secesionistas, cuyo momento álgido se produjo en el otoño de 2017, tras la celebración de un referéndum que fue declarado inconstitucional el 1 de octubre y una posterior declaración de independencia, aprobada por el Parlamento catalán el 27 del mismo mes.

Estos hechos supusieron la suspensión temporal del ejecutivo catalán (Generalitat), el procesamiento y posterior condena de entre 9 y 13 años de cárcel a nueve líderes independentistas, recientemente indultados, así como la huida del entonces presidente catalán, Puigdemont y otros miembros de su ejecutivo para eludir la acción de la Justicia.

La llegada al Gobierno español de los socialistas, en coalición con el grupo de izquierda Unidas Podemos, y la de Pere Aragonès (ERC) al Ejecutivo catalán supuso el inicio de los primeros contactos para reducir la tensión.

Además se da la circunstancia de que ERC es uno de los grupos parlamentarios que apoyan regularmente al Gobierno español en el Congreso, donde los diputados de la coalición gubernamental no tiene mayoría.

(Con información de AFP y EFE)

Seguir leyendo:


TE PUEDE INTERESAR