Los mayores desastres de Coachella: Grimes, Frank Ocean, Le Sserafim y otros shows olvidables

Desde la frustración en el escenario hasta la decepción del público, estos son los conciertos del festival que no encontraron su lugar en el panteón de las actuaciones memorables

Compartir
Compartir articulo
El festival de música en Estados Unidos está presentando actualmente su edición del año 2024 y ya ha recibido quejas por conciertos desastrosos. (Matt Winkelmeyer/Getty Images for Coachella)
El festival de música en Estados Unidos está presentando actualmente su edición del año 2024 y ya ha recibido quejas por conciertos desastrosos. (Matt Winkelmeyer/Getty Images for Coachella)

El festival Coachella es uno de los eventos musicales más importantes y con mayor cobertura mediática a nivel mundial. Cada año, artistas de diversos géneros se congregan en Indio, California, para ofrecer actuaciones que, en ocasiones, pasan a la historia por su excepcionalidad.

Sin embargo, no todos estos momentos son recordados por su brillo o su capacidad para cautivar al público; algunos se convierten en los ejemplos perfectos de cómo las cosas pueden ir terriblemente mal en el escenario. Desde fallas técnicas hasta actuaciones desastrosas y decisiones artísticas cuestionables, recopilamos —de menos a más— cuáles fueron los peores shows.

Desde su creación en 1999, no queda duda de que hay momentos que preferiríamos olvidar de Coachella. (Foto Amy Harris/Invision/AP)
Desde su creación en 1999, no queda duda de que hay momentos que preferiríamos olvidar de Coachella. (Foto Amy Harris/Invision/AP)

Dj Khaled (2017)

En 2017, DJ Khaled se presentó en Coachella con una actuación que dejó mucho que desear según las críticas de revistas como Entertainment Weekly. A pesar de su conocida habilidad para animar al público y generar expectativa, su estrategia consistió en reproducir fragmentos de 15 a 30 segundos de canciones interrumpiéndolas constantemente para insistir en que aquello era apenas “su introducción”.

Esta táctica, lejos de mantener a la audiencia enganchada, resultó repetitiva y dilató innecesariamente el espectáculo. Khaled aseguraba tener “muchas sorpresas” preparadas, prometiendo que esto cambiaría la percepción de los medios sobre su actuación, augurando titulares que proclamarían su éxito rotundo en el festival.

Contra todo pronóstico y esperanza, las “sorpresas” prometidas por Khaled comenzaron a manifestarse solo cuando faltaban unos 20 minutos para concluir su set de 50 minutos. En este tramo final, artistas como Migos, que repitió su éxito “Bad and Boujee”, 2 Chainz con temas como “All Me” y “Rich as F-”, además de Rick Ross, A$AP Ferg, Wale, Swae Lee y French Montana, subieron al escenario.

A pesar de la presencia de sus grandes invitados, la actuación en general no logró cumplir con las altas expectativas creadas, convirtiéndose en uno de los momentos menos memorables del festival ese año.

DJ Khaled prometió sorpresas en Coachella 2017, pero solo logró decepcionar con su actuación tardía y repetitiva. (REUTERS/Caitlin Ochs)
DJ Khaled prometió sorpresas en Coachella 2017, pero solo logró decepcionar con su actuación tardía y repetitiva. (REUTERS/Caitlin Ochs)

Crystal Castles (2009)

Su actuación en Coachella terminó siendo una gran decepción para los asistentes y críticos. A pesar del intrigante incidente en Dallas que había aumentado las expectativas sobre su presentación, el dúo no logró impresionar al público en el escenario.

El retraso de 20 minutos antes de comenzar ya anticipaba una actuación problemática, sin embargo, reseñas de portales como Pitchfork fueron más contundentes hacia la falta de energía y conexión con la audiencia. “Mira, es una mierda recompensar a la gente por actuar como estúpida... y realmente, cada vez que Crystal Castles aparece en nuestro boletín de noticias es porque han hecho una estupidez total”.

La presentación se caracterizó por una estática interpretación, donde uno de los miembros se limitaba a simular una pose mientras las pistas sonaban, y Alice Glass, a pesar de sus esfuerzos, no conseguía capturar la atención de la audiencia de manera efectiva. Visualmente, el espectáculo no ofreció nada llamativo, con un diseño de luces que recibió comparaciones desfavorables con simples pantallas LCD, restándole aún más brillo a su actuación.

Crystal Castles no logró conectar con su audiencia en Coachella 2009, dejando mucho que desear en energía y presencia escénica. (Getty Images,)
Crystal Castles no logró conectar con su audiencia en Coachella 2009, dejando mucho que desear en energía y presencia escénica. (Getty Images,)

Cee Lo (2011)

La presentación de Cee Lo en Coachella 2011 terminó siendo más conocida por su controversia que por su actuación musical. Conocido por éxitos como “Forget You”, el artista de rap enfrentó problemas con el horario, lo que resultó en la interrupción de su acto por el equipo del festival.

La situación se tensó después de interpretar “Crazy” con energía, al ser informado de que solo le quedaba tiempo para una última canción. Visiblemente frustrado, comunicó su inconformidad al público: “Me están apurando, amigos”, seguido por el gesto de tirar su toalla sobre la batería, evidenciando su molestia.

Su enojo se intensificó, invitando al público a expresar su descontento levantando el dedo medio, para luego ordenar a su banda tocar la última canción con visible irritación. A medida que la situación no mejoraba y dejaba en manos del público llevar el curso de “Forget You”, Cee Lo intentó disculparse, asumiendo la culpa por el show desfavorable:

“Ojalá hubiera podido hacer un mejor espectáculo para ustedes, lo siento mucho”. En un intento por salvar la actuación, trató de combinar “Don’t Stop Believin’” de Journey al finalizar su set, pero se le solicitó abandonar el escenario.

La actuación de Cee Lo en 2011 terminó abruptamente, marcada por frustración y una despedida forzada del escenario. (Getty Images)
La actuación de Cee Lo en 2011 terminó abruptamente, marcada por frustración y una despedida forzada del escenario. (Getty Images)

Migos (2018)

Previstos para actuar a las 22:30, no fue hasta las 22:50 que las cosas tomaron curso en el escenario, con DJ Durel tratando de animar al público con éxitos recientes antes de la llegada de Migos. “Las circunstancias no eran ideales para el trío... el volumen se elevó hasta un grado dolorosamente abrasivo, mientras que los desvaríos de Durel eran ilegibles por su micrófono defectuoso”, escribió Billboard.

Inicialmente, el intento no captó la atención deseada debido a problemas de volumen: demasiado bajo al inicio y, posteriormente, excesivamente alto, sumado a un micrófono defectuoso que dificultó la audibilidad. Este arranque problemático provocó abucheos entre el público.

Sin embargo, la situación dio un giro completo una vez Quavo, Offset, y el ya fallecido Takeoff aparecieron en escena. Iniciando con “Higher We Go” de su álbum Culture II, el ambiente se transformó radicalmente para cuando sonó “Slippery”, del primer Culture, lo que desató la euforia colectiva. Aunque reservaron muchos de sus grandes éxitos para el final, las canciones fueron bien recibidas, demostrando la sólida base de fans y el éxito del grupo en los últimos años. El sonido pregrabado dominó, y la escasez de invitados especiales fue notable, excepto por la breve aparición de Lil Baby.

Aun así, Migos no necesitó esforzarse demasiado para mantener el entusiasmo del público. Hubo momentos destacados, como Quavo alargando la introducción de “T-Shirt” y Offset mostrando su habilidad para bailar en “Walk It Talk It”. El carisma del trío compensó su aparente falta de dinamismo en el escenario, y las canciones, especialmente aquellas que son grandes éxitos, hablaron por sí mismas.

Migos enfrentó problemas técnicos en Coachella 2018, aunque logró recuperar el entusiasmo del público con sus éxitos. (Jordan Strauss/Invision/AP File)
Migos enfrentó problemas técnicos en Coachella 2018, aunque logró recuperar el entusiasmo del público con sus éxitos. (Jordan Strauss/Invision/AP File)

Drake (2015)

El cierre del Coachella 2015 por parte de Drake es recordado como un momento insatisfactorio, a pesar de la anticipación y las expectativas que rodeaban su actuación. Según Billboard, “el último día del festival terminó con una explosión y un suspiro”, donde los fuegos artificiales marcaron el gran final del evento, pero la actuación del rapero canadiense dejó mucho que desear.

A pesar de los rumores que sugerían apariciones de varios artistas conocidos y después de una primera semana donde su show fue considerado “casi universalmente decepcionante”, el músico no logró mejorar su desempeño, evidenciando que “aún no está preparado para un escenario tan grande”.

La única intervención notable durante su set fue una aparición breve y según se describe, incómoda de Nicki Minaj, la cual lejos de energizar la presentación, quedó en nada más que un abrazo y unas pocas palabras de Drake expresando su afecto hacia ella, sin que Minaj llegara a interactuar con el público.

Este intento de romper la monotonía se tradujo en la falta de dinamismo en el show. Además, una desaceleración durante la mitad del concierto agravó la situación, haciendo que incluso la repetición de “Legend”, utilizada tanto para el inicio como para el cierre del espectáculo, pasara de ser un detalle encantador a uno simplemente decepcionante. Una oportunidad desperdiciada para el cierre del festival.

Drake decepcionó en el cierre de Coachella 2015, pero volvió en la edición celebrada dos años después listo para conquistar un escenario de tal magnitud. (Christopher Polk/Getty Images for Coachella)
Drake decepcionó en el cierre de Coachella 2015, pero volvió en la edición celebrada dos años después listo para conquistar un escenario de tal magnitud. (Christopher Polk/Getty Images for Coachella)

Frank Ocean (2023)

El año pasado, el set de Frank Ocean estuvo marcado por una serie de imprevistos que resultaron en cambios de última hora y un retraso significativo. Originalmente, la producción incluía una pista de hielo y un grupo de patinadores que, según se esperaba, rodearían a Ocean y su banda durante la actuación.

Este concepto, ensayado y preparado durante días, fue cancelado abruptamente el domingo por la tarde, una vez que el festival estaba en pleno desarrollo. Diversas fuentes ofrecen explicaciones diferentes sobre las razones detrás de este cambio.

Por un lado, se sugirió que el cantante decidió en el último momento no continuar con la producción prevista, lo que llevó a la organización del evento a desmontar lo planeado. Esta decisión, tomada ya con las puertas del festival abiertas y el público asegurando sus lugares, provocó un retraso de una hora en la presentación. La cancelación de estos elementos fue tan inesperada que, de no haberse realizado los cambios, Ocean no habría actuado, dejando a Coachella sin uno de sus headliners.

Por otro lado, reportes de TMZ y Rolling Stone citaron una fuente que atribuía los ajustes de último minuto a una lesión en el tobillo que Frank sufrió mientras utilizaba una de las bicicletas disponibles para los artistas y el personal, dentro del recinto. La gravedad de la lesión habría motivado los cambios en la producción por recomendación médica.

A pesar de la lesión, Ocean se puso de pie y caminó por el escenario durante el segmento del DJ, aunque permaneció sentado la mayor parte del tiempo, dejando dudas sobre las exigencias de movilidad de la producción original. El evento se complicó incluso más por las observaciones del público, que notó sonidos de construcción casi hasta el momento del retrasado inicio del show.

En relación con la retransmisión en directo, se informó que, a pesar de no estar programada públicamente, los organizadores esperaban poder emitir el concierto de Frank Ocean hasta que los cambios de producción hicieron que se descartara esta posibilidad. Este conjunto de circunstancias resultó en un espectáculo que dejó a muchos con más preguntas que respuestas sobre lo que había ido mal.

Frank Ocean y su set en Coachella 2023 se vieron afectados por cambios de última hora y problemas técnicos. (Getty Images)
Frank Ocean y su set en Coachella 2023 se vieron afectados por cambios de última hora y problemas técnicos. (Getty Images)

Hatsune Miku (2024)

Hatsune Miku, el fenómeno de Vocaloid y estrella virtual del pop, enfrentó críticas tras el evento Miku Expo 2024 en Vancouver. A pesar de su popularidad global y la capacidad de “actuar” en forma de holograma en conciertos, los asistentes se vieron sorprendidos al descubrir que la presentación de Miku se llevó a cabo a través de una proyección en pantalla grande, en lugar del esperado formato holográfico.

Una situación similar se produjo en el Coachella de este año y generó descontento entre su audiencia, especialmente considerando el costo elevado de los boletos para el espectáculo. La frustración de los fans se manifestó a través de videos compartidos en TikTok, donde claramente se observa la pantalla sobre el escenario y el acompañamiento de una banda en vivo.

Hatsune Miku enfrentó comentarios negativos tras cambiar su esperada actuación holográfica por una proyección en pantalla. (Grosby Group)
Hatsune Miku enfrentó comentarios negativos tras cambiar su esperada actuación holográfica por una proyección en pantalla. (Grosby Group)

Le Sserafim (2024)

La actuación del grupo femenino de K-pop recibió una mezcla de críticas tras su primer show en Coachella 2024. Tras superar un visible nerviosismo inicial, las cantantes emergieron con una energía contagiosa, presentando un repertorio de 10 canciones que incluían hits como “Antifragile”, “Fearless” y “The Great Mermaid”, junto con la novedad de “1-800-Hot-N-Fun”.

La prensa especializada, incluidos Billboard y NME, aplaudió la actuación, con el primero resaltando el show como “una de las más destacadas del día”, y este último describiendo la actuación como “vigorosa y divertida”. A pesar de estas críticas favorables, la reacción del público y de la comunidad online reflejó una percepción mixta.

“Algunos apreciaron el ambiente general y la calidad de la producción, aunque las voces no fueran perfectas”, señaló Korea Times sobre una división entre aquellos que valoraron el espectáculo en su conjunto y los que encontraron las voces en directo deficientes.

La discusión en foros, especialmente en Reddit, sugiere que la actuación de Le Sserafim estuvo lejos de generar un consenso. Un usuario aseguró: “El grupo podría beneficiarse de reducir la intensidad de su coreografía para mejorar la interpretación vocal”.

La cuestión de los problemas técnicos, especialmente en lo relativo a los micrófonos, agravó las preocupaciones sobre la vocalización, aunque algunos críticos argumentaron que esto no justifica completamente las deficiencias observadas.

Le Sserafim se encontró con reseñas mixtas en su debut en Coachella 2024, entre elogios a su energía y duras críticas a su vocalización. (Instagram)
Le Sserafim se encontró con reseñas mixtas en su debut en Coachella 2024, entre elogios a su energía y duras críticas a su vocalización. (Instagram)

Grimes (2024)

Durante su actuación el sábado pasado, Grimes enfrentó problemas técnicos que transformaron su presentación en una experiencia desastrosa tanto para ella como para su audiencia. La cantante y DJ gritó en el micrófono mientras las cosas se descomponían varias veces.

Al día siguiente, Grimes recurrió a X (anteriormente Twitter) para disculparse y reflexionar sobre lo sucedido: “Quiero pedir disculpas por los problemas técnicos con el show de esta noche. Esta fue una de las primeras veces que he externalizado cosas esenciales como los bpm’s de rekordbox... Tuve un mal presentimiento de no haber pasado yo misma todo a través de los cdj’s”, explicó.

Ella continuó, prometiendo mejoras para su próxima actuación: “Yo misma organizaré todos los archivos la próxima semana. No dejaré que algo así suceda de nuevo... Pero, sí, la próxima semana será impecable”.

En repetidas ocasiones, la artista tuvo que intervenir para explicar al público que estaba atravesando dificultades con la mezcla de las canciones en el set. (Coachella)

Grimes también reveló detalles sobre los desafíos técnicos específicos que enfrentó, diciendo: “Los cdj’s me mostraban bpm’s como 370, así que ni siquiera podía mezclar manualmente con el oído y los monitores delanteros estaban apagados, así que era literalmente un caos sonoro de mi parte intentando adivinar cómo sonaba todo para ustedes”.

En esa misma línea, reaccionó a su propia actuación, añadiendo una nota de autocritica con humor: “No estaba consciente de los gritos y mis amigos me mostraron que constantemente grito y chillo en el micrófono... pero al menos pondré algo de reverb y distorsión si necesito volver a hacer eso”.

Últimas Noticias

Corea del Sur y Japón instaron al régimen de Corea del Norte a cancelar el lanzamiento de un nuevo satélite espía

Durante el inicio de la cumbre trilateral, el representante de China guardó silencio sobre la amenaza de Pyongyang de poner en órbita un segundo aparato durante los próximos días
Corea del Sur y Japón instaron al régimen de Corea del Norte a cancelar el lanzamiento de un nuevo satélite espía

Tras la llegada del frío, cómo estará el tiempo esta semana en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores

Luego de las lluvias previstas para las primeras horas de hoy, las nubes serán protagonistas de los próximos siete días con muy poco sol
Tras la llegada del frío, cómo estará el tiempo esta semana en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores

Brutal femicidio de la bibliotecaria en Chaco: la Justicia encontró un cuchillo y avanza la investigación

Fue clave la declaración de un joven, cercano al principal sospechoso conocido como “Misionero”. En su domicilio estaba la moto del detenido quien confesó el crimen y que intentó abusar de la víctima
Brutal femicidio de la bibliotecaria en Chaco: la Justicia encontró un cuchillo y avanza la investigación

Rompió el silencio Melody, la denunciante de Fernando Espinoza por abuso sexual y apuntó contra Kicillof: “Sentí asco”

La ex empleada de la secretaría privada de Municipio de La Matanza habló por primera vez tras el procesamiento del intendente de La Matanza y apuntó contra el gobernador bonaerense. Además, admitió: “Tengo miedo de que me maten”
Rompió el silencio Melody, la denunciante de Fernando Espinoza por abuso sexual y apuntó contra Kicillof: “Sentí asco”

Una polémica foto de Susann Sills podría arrojar nuevos datos sobre su muerte en 2016

La víctima fue encontrada sin vida en su hogar, en noviembre de 2016, y las pruebas forenses y testimonios han desencadenado una compleja investigación que involucra a su esposo, el Dr. Scott Sills
Una polémica foto de Susann Sills podría arrojar nuevos datos sobre su muerte en 2016