Las razones detrás del cambio de los miembros de la Comisión Nacional de Monumentos

La Comisión Nacional de Monumentos, de Bienes y de Lugares Históricos verá renovado a 9 de sus 10 miembros, una “decisión política” que busca dar más “federalismo” a la gestión, aseguraron desde la Secretaría de Cultura

Guardar

Nuevo

Casa Nacional de la Cultura, sede de la Comisión
Casa Nacional de la Cultura, sede de la Comisión

La Comisión Nacional de Monumentos, de Bienes y de Lugares Históricos (CNM) atravesará un profundo cambio de autoridades por decreto, según pudo confirmar Infobae Cultura.

De acuerdo a fuentes cercanas a la Secretaría de Cultura, a cargo de Leonardo Cifelli, el cambio se producirá por “tres razones”: “Primero es una decisión política; segundo, se hará por decreto ya que así es como se nombran a los integrantes, y tercero, tiene que ver con no enunciar un federalismo, sino actuarlo de verdad”.

El cambio entra en conflicto con la ley 12.665, sancionada en 1940 dos años después de la creación del ente, que estableció un periodo de seis años para los cargos, haciéndolo coincidir con el mandato presidencial (tras la reforma constitucional de 1994, el periodo de una presidencia pasó a ser de cuatro).

En ese sentido, si bien los actuales integrantes fueron designados en noviembre de 2022, aseguraron que no se cumplirá con esta norma, ya que “es una ley vieja, que estaba acorde a esos seis años que permitían coincidir con una presidencia, así que en realidad el mandato de 6 años es una cosa que ha quedado pendiente en la legislación”.

“Después de evaluarse que la comisión hace bastante tiempo que no se reúne como el cuerpo colegiado que es y no sabemos lo que sucede realmente dentro, ya que hay poca difusión de sus actos, consideramos que el cambio es necesario, es una decisión política”, dijeron.

La Comisión solía tener sus oficinas cerca del Cabildo de Buenos Aires
La Comisión solía tener sus oficinas cerca del Cabildo de Buenos Aires

Así, dejarían su cargo la presidenta, la licenciada Mónica Capano, el arquitecto Alberto Petrina (vocal vicepresidente), el arquitecto Pedro Delheye (vocal secretario), y los vocales Rosa Aboy, Silvina Predeira, Magalí Marazzo, Marcelo Magadán, Gladys Pérez Ferrando, Selva Battistiol y Andrés Mage, quienes serían reemplazados por el arquitecto Fernando Ferreyra en la presidencia, Graciela Cáceres (vicepresidenta), el abogado especializado en protección jurídica del patrimonio cultural Tomás Vaccaro (vocal secretario) y los vocales Néstor José, Mónica Valentini, Sergio Sepiurka, Jorge Mallo, Mario Lazarovich, María Cristina Vera y Gabriel Romero. El único vocal de la actual comisión que continuará es el arquitecto Juan Vacas, subsecretario de Paisaje Urbano en el gobierno porteño.

“La designación es por decreto, ya que no hay otra forma de nombrar a los que integran la Comisión Nacional. Y este no es un hecho inédito porque existe el precedente en el 2002, cuando con Rubén Stella como secretario de Cultura de Eduardo Duhalde se decidió renovar la comisión por otro decreto. Es una facultad del Ejecutivo, lo puede hacer”, dijeron a este medio.

Y agregaron: “Otra razón del cambio es que se le quiere dar un sentido federal a la Comisión. Aprovechando la tecnología que existe, porque la comisión tiene delegados y subdelegados en todas las provincias, pero vocales de provincias, pocos. Ahora serán gente de Corrientes, Jujuy, Chubut, Santa Fe, Salta, entonces ellos van a participar de esas reuniones con los vocales. Se elaboró una lista que tuviera un tono interdisciplinario, plural y federal, con gente que ha estado desperdiciada bastante en esta última gestión”.

Desde la Secretaría sostuvieron que, en la actualidad, “la comisión era muy porteñista, muy centrada en Buenos Aires”: “Había algunos representantes de provincias, pocas excepciones. Sí era interdisciplinaria, había museólogos y demás, pero muchos arquitectos”.

Entre los objetivos del entre se encuentran catalogar e incorporar el acervo nacional de obras patrimoniales de todo el país y brindar asistencia técnica para la conservación y restauración de los monumentos
Entre los objetivos del entre se encuentran catalogar e incorporar el acervo nacional de obras patrimoniales de todo el país y brindar asistencia técnica para la conservación y restauración de los monumentos

“La mirada del patrimonio tiene que ser interdisciplinaria y debe ser visto de manera integral, no es solamente el edificio sino también el entorno. En Buenos Aires se ven ciertas distorsiones que bueno, tendrán su historia y su mala historia, pero a veces han quedado enclavados pequeños edificios que han sido lastimados por grandes construcciones demasiado pegadas, demasiado levemente autorizadas, cuando en realidad hay que hacer un buen trabajo de inversión para no lastimar a un edificio antiguo. El patrimonio material está muy mezclado o invadido por todas las especulaciones inmobiliarias, de la misma manera que a veces el inmaterial puede ser peligrosamente invadido por el turismo, todo tiene que ser controlado y estudiado”.

En ese sentido, aseguran, que con la nueva Comisión habría una cercanía mayor a las problemáticas más allá de la General Paz. Entre los objetivos del entre se encuentran catalogar e incorporar el acervo nacional de obras patrimoniales de todo el país y brindar asistencia técnica para la conservación y restauración de los monumentos, así como, difundir y sensibilizar a la ciudadanía sobre el patrimonio argentino.

“La Comisión tiene un equipo técnico profesional que hace años que trabaja, los delegados que informan desde la provincia y los vocales que se reúnen. Antes se reunían cada 15 días o una vez por semana, pero no es una reunión social, sino para evaluar información tanto de los delegados como del personal técnico. El personal técnico, que son gente que sabe y que se ha formado en años en patrimonio, tendrán una participación activa que no tiene actualmente”.

“Estas reuniones no pueden ser para sociabilizar, porque justamente en los temas de patrimonio las miradas tienen que ser holísticas, tienen que trascender el edificio y el entorno, se mezclan todas las consideraciones tanto del patrimonio inmaterial como el natural, y entonces tenemos que tener cada vez mayores vínculos y más voces. Estos vocales van a tener una voz directa en las reuniones, se va a seguir teniendo a los delegados y subdelegados que hagan falta y toda esa gente no cobra. Ellos son los que saben de primera mano lo que está pasando en cada lugar y de esta manera nosotros los incorporaríamos ya con voz directa en las reuniones. La comisión tuvo delegados, pero esta vez gracias a la tecnología que hace que esas reuniones puedan hacerse por Zoom sin ningún tipo de problema, y con vocales de provincias hay una mezcla de gente nueva, que tiene miradas renovadas, que viene desde distintas disciplinas, y gente de la ciudad que tiene la mayor carga de Monumentos Nacionales en la Ciudad de Buenos Aires”, aseguraron.

El secretario de cultura, Leonardo Cifelli (MARCELO CAPECE)
El secretario de cultura, Leonardo Cifelli (MARCELO CAPECE)

Consultados sobre si se buscarán modificaciones en la ley 12.665 o incluso una nueva legislación para la Comisión explicaron que “habría que hacer alguna reforma de la ley” y dieron como ejemplo el proyecto de ley de Patrimonio Inmaterial presentado a través del diputado Hernán Lombardi en 2022, “que perdió estado parlamentario”. “Se había logrado el consenso con todas las fuerzas políticas, porque hay leyes que siguen faltando y hay leyes que necesitan actualizarse. Y la actualización que tiene esta ley no ha sido tan feliz”.

Hasta 2015, todos los miembros de la Comisión realizaban su tarea ad honorem, esto cambió durante la presidencia de Cristina Kirchner, que tuvo a Teresa Parodi como ministra de la cartera, cuando se fijó remuneración para el presidente de la Comisión, que se le dio el rango de subsecretaría de Estado, y al vocal, que se le otorgó cargo de funcionario. Tampoco, a priori, se buscarán cambios en este punto en particular.

Por otro lado, aseguraron, que no se realizarán cambios en el organigrama de financiamiento para la restauración de los monumentos y que esto se producirá a partir de alianza con entes como la UNESCO.

“La Comisión es un lugar que dictamina, que define, pero que en realidad nunca tuvo dinero. Ese fue siempre el problema de la Comisión, porque siempre dependió de Obras Públicas o de la Dirección Nacional de Arquitectura. Ese es un gran problema que no se ha podido resolver como en otros países que han creado fondos especiales para no tener que pedir. Con la reforma del Estado que está sucediendo tampoco va a ocurrir. Así que de lo que se trata es de poder hacer convenios, hay una muy buena delegación ante la UNESCO. La cooperación internacional va a funcionar, estamos seguros, convencidos, porque tenemos buenos proyectos, porque también estamos superando no solamente los problemas nacionales, que son muchos, sino también los de cooperación internacional, que también son muchos”.