Taylor Swift y todo lo que es una “operación psicológica”, según medios conservadores de EE.UU.

El término “psyop” se ha vuelto común para denunciar diversos temas, desde el apoyo solapado de la estrella pop al presidente Joe Biden, el cambio climático o la cobertura mediática sobre el Covid 19

Compartir
Compartir articulo
Taylor Swift, una obsesión para los medios conservadores en Estados Unidos
Taylor Swift, una obsesión para los medios conservadores en Estados Unidos

Últimamente, se ha hecho popular en los círculos mediáticos conservadores tachar ciertas cosas de operación psicológica, o ‘psyop’. El cambio climático, por ejemplo. O el Covid. O la cobertura mediática de Donald Trump. O incluso la mera existencia de Taylor Swift.

Técnicamente, ‘psyop’ es un término militar estadounidense que se refiere a varios tipos de campañas para meterse en la cabeza de los adversarios. En una operación psicológica clásica durante la guerra de Vietnam, el gobierno de EE.UU. lanzó mensajes por los altavoces para instar a los soldados del Viet Cong a desertar. Antes de la invasión de Irak en 2003, se lanzaron millones de octavillas sobre las ciudades para socavar el apoyo al entonces presidente Saddam Husein. “¿Quién te necesita más? ¿Tu familia o el régimen?”, preguntaba un panfleto.

Pero las personalidades conservadoras de los medios de comunicación han empezado a utilizar el término de formas más vagas y extravagantes, aparentemente para alegar conspiraciones gubernamentales dirigidas contra ciudadanos estadounidenses, algo que sería ilegal, incluso si alguna de estas teorías fuera remotamente plausible. Esta última oleada de afirmaciones no convence a los verdaderos expertos en operaciones psicológicas reales. “La mayoría de la gente se da cuenta de que no son más que tonterías”, dijo Herbert A. Friedman, un sargento mayor retirado que trabajó en operaciones psicológicas para el Ejército.

Jesse Watters (izquierda) durante una entrevista con el vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence
Jesse Watters (izquierda) durante una entrevista con el vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence

El presentador de Fox News Jesse Watters es quizás el más influyente superdifusor del término. En enero, Watters utilizó una fórmula de preguntas justas para sugerir que Taylor Swift es un activo psicológico del Departamento de Defensa. ¿Cómo? No conectó exactamente los puntos para los espectadores, pero sí señaló que Swift, que apoyó a Joe Biden en 2020, había instado a sus fans a votarlo. El Pentágono lo derribó con un comunicado en tono de broma: “En cuanto a esta teoría de la conspiración, vamos a sacudírnosla de encima”.

Watters reconoció que “obviamente no tiene pruebas” de la afirmación, pero la vinculó tangencialmente a un comentario hecho en una conferencia de ciberseguridad de la OTAN en 2019, donde un orador mencionó la influencia de Swift en las redes sociales. Sin embargo, esta persona nunca afirmó que la estrella pop fuera un activo de la gestión de Biden, y el evento no fue celebrado por el gobierno de Estados Unidos.

En otras ocasiones, Watters parece haber convertido la palabra en una forma elegante de calificar algo de mito, falsedad o simplemente una siniestra campaña de relaciones públicas con la que no está de acuerdo. El verano pasado, afirmó que el cambio climático es “una operación psicológica contra el pueblo estadounidense por parte de las grandes empresas y el Partido Demócrata para preocuparles y que les den más de su dinero”, y por separado se refirió a una “operación psicológica social de los medios liberales durante décadas según la cual el matrimonio es una institución rota y anticuada”.

La cadena televisiva Fox News, a través de varios de sus presentadores, instaló el tema de las "operaciones psicológicas"
La cadena televisiva Fox News, a través de varios de sus presentadores, instaló el tema de las "operaciones psicológicas"

En noviembre, sin embargo, fue un argumento aún más turbio sobre cómo los “fanáticos del control” en el FBI y los empleados de Twitter de tendencia liberal, constituían una especie de operación psicológica anti-Trump, aunque no solo no presentó pruebas, sino que tampoco explicó qué significaba nada de eso.

El colega de Watters en Fox News, Greg Gutfeld, también ha expresado su preocupación por las operaciones psicológicas. En noviembre, preguntó a los panelistas de su programa nocturno si la cobertura mediática del posible segundo mandato de Trump era una “operación psicológica”, aunque reconoció: “Odio usar esa palabra, porque te sitúa en un ámbito conspirativo”. No obstante, un mes después, declaró en el programa de paneles The Five que los medios sociales son una ‘psyop’.

En apariciones a finales de diciembre, la presentadora de Fox News Rachel Campos-Duffy habló tanto de ‘la psyop trans’ como de ‘la psyop covid’, pero sin ningún contexto ni explicación de lo que se supone que significan estas cosas.

El hecho de que ninguna de estas personalidades parezca particularmente comprometida con ninguna definición firme de la palabra puede ser la cuestión. “Tiene connotaciones de influencia maligna, por lo que es una palabra aterradora que pueden utilizar para calificar negativamente las cosas que quieren”, afirma Todd C. Helmus, científico experto en comportamiento de la Corporación RAND (Research ANd Development), un laboratorio de ideas en análisis y formulación de políticas financiada por los departamentos de Defensa y Seguridad Nacional.

Rob Schmitt, de Newsmax, se refirió a las acusaciones federales contra el senador demócrata Bob Menéndez
Rob Schmitt, de Newsmax, se refirió a las acusaciones federales contra el senador demócrata Bob Menéndez

El término también es popular en dos canales conservadores de noticias por cable que han intentado flanquear a Fox. El presentador de Newsmax, Rob Schmitt, se refirió recientemente a las acusaciones federales contra el senador demócrata Bob Menéndez y el hijo del presidente Hunter Biden y a una investigación federal sobre la representante demócrata Cori Bush como una “operación psicológica” para “engañar a todo el mundo” haciéndole creer que las acusaciones penales contra Trump son “de alguna manera normales y creíbles y no extrañas”.

A finales de enero, un presentador de One America News dijo que las imágenes sexualmente explícitas de Taylor Swift generadas por inteligencia artificial que circularon por Internet son “otra operación psicológica.” Unos días antes, el activista conservador Charlie Kirk, que presenta un programa en Salem Radio, dijo que en realidad no ve películas “porque todas son programación de operaciones psicológicas de la CIA.”

Mike Rothschild, un experto en teorías de la conspiración que escribió un libro sobre QAnon -una de las principales teorías de la conspiración de la extrema derecha estadounidense- ve un motivo de lucro en el uso del término y que, según él, está en aumento. “Hay una necesidad desesperada de hacer que la gente se agite con contenidos y se aterrorice de cosas que no entiende o de las que no sabe mucho”, dijo. La genialidad cínica de llamar a algo “operación psicológica” es que tales acusaciones “no necesitan realmente tener ninguna prueba, porque no va a haber ninguna prueba: Es una operación secreta”.

Donald Trump, ex presidente y actual candidato por el Partido Republicano
Donald Trump, ex presidente y actual candidato por el Partido Republicano

Una encuesta publicada por la Universidad de Monmouth la semana pasada sugiere que al menos una de las llamadas afirmaciones ‘psyop’ se está poniendo de moda, con un 18% de estadounidenses que dicen creer en la existencia de “un esfuerzo encubierto del Gobierno para que Taylor Swift ayude a Joe Biden a ganar las elecciones presidenciales”. Helmus dijo que espera que el término siga utilizándose ampliamente en los medios conservadores, aunque no se ajuste al significado real del término. “El problema con estas teorías de la conspiración es que, para empezar, suenan a locura, pero ganan adeptos y la gente seguirá con ellas, y habrá quienes se lo crean porque siempre hay creyentes para estas teorías de la conspiración”.

Pero añadió: “Sería bueno para Taylor Swift, y para la verdad en general, que se extinguieran”.

Fuente: The Washington Post

[Fotos: REUTERS - Tom Brenner/// Chris Helgren/File Photo/// Callaghan O’Hare/File Photo/// REUTERS/Sam Wolfe/File Photo]