Una muestra repasa “las últimas décadas” de Miguel Ángel y revela que se irritaba con facilidad

El Museo Británico pondrá en foco la propia voz del maestro renacentista en una exposición que incluye cartas íntimas, poemas, y también sus dibujos preparatorios para el Juicio Final y la recientemente restaurada “Epifania”

Compartir
Compartir articulo
Detalle de "Epifania" (1550-1553). La obra se expondrá por primera vez al público luego de un proceso de conservación iniciado en 2018
Detalle de "Epifania" (1550-1553). La obra se expondrá por primera vez al público luego de un proceso de conservación iniciado en 2018

Una exposición que examina los últimos 30 años de la vida del italiano Miguel Ángel, desde su regreso a Roma, luego de haber sido convocado por el Papa Clemente VII para pintar un fresco del Juicio Final en la Capilla Sixtina, será inaugurada el próximo 2 de mayo en el Museo Británico.

Michelangelo: the last decades se titula la muestra que se extenderá hasta el 28 de julio en el British Museum, ubicado en la capital inglesa, en un relato que toma como punto de partida 1534, el año en que Miguel Ángel abandonó Florencia rumbo a Roma para no volver a ver su ciudad natal, y que busca revelar aspectos desconocidos de su personalidad. Algunos de los préstamos cedidos para esta exposición incluyen animadas cartas a su joven sobrino que muestran que Miguel Ángel tenía un lado irritable, que se enfadaba con facilidad.

El derrotero expositivo “también presenta a Miguel Ángel como hombre, vinculado a una rica red de amistades, y pone de relieve su propia voz: elocuente, apasionada, a menudo punzante, pero siempre convincente”, señaló Sarah Vowles, conservadora de Grabados y Dibujos Italianos y Franceses del Museo Británico.

La muestra recorre la última etapa de Miguel Ángel, desde su regreso a Roma para pintar un fresco del Juicio Final en la Capilla Sixtina (Photo by Fotopress/Getty Images)
La muestra recorre la última etapa de Miguel Ángel, desde su regreso a Roma para pintar un fresco del Juicio Final en la Capilla Sixtina (Photo by Fotopress/Getty Images)

En 1534, el protagonista de esta muestra tenía 59 años, “edad que muchos contemporáneos consideraban avanzada, pero para Miguel Ángel, este traslado marcó el comienzo de un nuevo y dramático capítulo que daría forma fundamentalmente a sus experiencias como artista y como hombre”, informó el Museo Británico en un comunicado.

Luego de afianzar su reputación con obras como por ejemplo su famosa estatua del “David”, Miguel Ángel era ya el artista más célebre de Europa, lo que lo impulsó a producir algunas de las obras más sorprendentes de su carrera.

La muestra incluye por ejemplo los dibujos preparatorios para el Juicio Final, así como la recientemente conservada Epifania -uno de los dos únicos cartones que se conservan de Miguel Ángel- pero también estudios para sus grandes proyectos arquitectónicos, poemas y cartas íntimas que revelan sus pasiones y ansiedades personales.

"Michelangelo: the last decades" presenta al artista italiano como hombre vinculado a una rica red de amistades (Daniele da Volterra -Daniele Ricciarelli- "Michelangelo Buonarroti" ca. 1544. The Metropolitan Museum of Art, New York)
"Michelangelo: the last decades" presenta al artista italiano como hombre vinculado a una rica red de amistades (Daniele da Volterra -Daniele Ricciarelli- "Michelangelo Buonarroti" ca. 1544. The Metropolitan Museum of Art, New York)

La monumental Epifania (1550-1553), de más de dos metros de altura, se expondrá por primera vez desde su meticulosa conservación, que comenzó en 2018: se encuentra entre las mayores obras renacentistas sobre papel y es uno de los grandes tesoros de la colección del Museo Británico.

“Esta exposición muestra el asombroso dinamismo que Miguel Ángel aportó a su obra en las últimas décadas de su vida, mientras exploraba la salvación y se enfrentaba a su mortalidad”, consignó el comunicado.

La exposición dedicada a recoger “las últimas décadas” se propone así explorar el arte, la fe y las amistades del maestro renacentista Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564), quien continuó trabajando persistentemente incluso hasta cuatro días antes de su muerte, a los 88 años.

Fuente: Telam