(@Luis_Delia)
(@Luis_Delia)

"Este libro ayuda a la construcción de la verdad verdadera", arrancó el presentador en el ND Ateneo sobre Y Luis D' Elía tenía razón publicado en Argentina por Ediciones Continente (la primera edición fue en España).

El autor del libro es Carlos Escudé, a quien acompañaron D´Elía, Sergio Burstein, de familiares de víctimas de la AMIA y la periodista Mariana Moyano (ex 6,7,8). En la platea, entre otros, estuvo Oscar Parrilli, ex secretario general de la Presidencia y ex jefe de la Secretaría de Inteligencia en el último tramo del gobierno de Cristina Kirchner también investigado en la causa por el memorandum con Irán.

Encarcelado y liberado, acusado de encubrir la participación iraní en el atentado a la AMIA, D' Elía recibió aplausos de militantes de Miles, Nuevo Encuentro y La Cámpora.

Burstein, familiar cercano al kirchnerismo, admitió que nunca pensó que estaría dándole la razón al piquetero a quien en su momento acusó de "sicario". "No hay una sola prueba que señale al Estado de Irán como responsable", dijo Burstein, que se ganó el aplauso más fuerte cuando mencionó al Quebracho Fernando Esteche.

Escudé habló de los contactos y gestiones de D' Elía con Venezuela e Irán, su renuncia al cargo en el gobierno de Kirchner, del fiscal Alberto Nisman (el más nombrado en el ND Ateneo) y su muerte.

Y D'Elía habló de qué lo "enamoró" de Néstor y Cristina Kirchner, agradeció a los que lo acompañaron mientras estuvo detenido y admitió: "siempre quise ser Secretario de Tierras y lo perdí por esto, nunca más pude acceder a un cargo, a una lista, a nada", en referencia a que en las elecciones del 2015 escuchó el pedido de CFK de que se corriera de su espacio por lo que su imagen podría implicar en la campaña electoral.

"Yo me fui del Gobierno por el tema Irán pero nunca dejé de acompañar a Néstor y Cristina y lo hice convenga o no convenga", cerró su discurso y mientras abrazaba a su nieta Francisca reveló que el apellido materno de la nena es Deminovich y que están averiguando porque a su bisabuela "podemos haberla perdido en los campos de exterminio de Polonia". "Mi nieta es judía, ¿entienden? Y mi nuera también", contó y se largó a llorar.