Los recuerdos de la doctora rebelde que resistió el antisemitismo hasta que se fue de Rusia

Diana Amastis navegó contra la corriente en su país a mediados del siglo pasado. Cuando decidió emigrar, una nueva vida la estaba esperando en Nueva York

Compartir
Compartir articulo
La Dra Diana Amastis. (Justin Kaneps for The New York Times)
La Dra Diana Amastis. (Justin Kaneps for The New York Times)

Era raro que las mujeres judías ejercieran la radiología en la Rusia post-stalinista, pero eso es lo que Diana Amastis, ahora de 95 años, hizo durante la mayor parte de su vida en San Petersburgo en las décadas de 1950 y 1960.

Dejó esa vida en 1992, a la edad de 64 años, para hacer de Nueva York su nuevo hogar. Vino con su hija y su nieta para cuidar a su padre enfermo, que había abandonado Rusia años antes y vivía en Washington Heights.

La Dra. Amastis recuerda haber pasado la mayor parte de los días durante sus primeros años en la ciudad cuidando a su nieta, quien tomaba lecciones de inglés en una escuela cercana a su casa. Deambulaban por el vecindario camino a la escuela. La Dra. Amastis esperaba fuera del aula para recoger frases útiles, pero nunca se sentía segura de su dominio del idioma.

“Es muy difícil comenzar un nuevo idioma a mi edad”, dijo. “Pero hice lo mejor que pude”.

Aún así, después de 30 años de vivir en Nueva York, ha encontrado una comunidad; todos los que la conocen la llaman Dina. En las sinagogas locales y en la Y (así le llaman a la Asociación de Jóvenes Hebreos, Y.M.&Y.W.H.A. por sus siglas en inglés de las versiones masculina -M- o femenina -W-) de Washington Heights conoció a otros inmigrantes rusos. Algunos de ellos, como ella, tenían edad suficiente para haber vivido el asedio de Leningrado en la década de 1940, que mató a más de un millón de personas, algunas abatidas por la artillería y otras por hambre. La Dra. Amastis todavía tiene pesadillas acerca de ser una de las afortunadas que sobrevivieron, y guarda esos recuerdos de cerca.

Diana mira algunas fotos (Justin Kaneps for The New York Times)
Diana mira algunas fotos (Justin Kaneps for The New York Times)

Cuando era adolescente soñaba con ser médica, pero poco después de la guerra empezó a ver los peligros de hacerlo. En la década de 1950, una campaña de propaganda acusó a los médicos judíos de conspirar contra los líderes soviéticos. El antisemitismo impidió que muchos judíos pudieran avanzar en sus estudios o carreras.

La Dra. Amastis no se inmutó. Se sumergió en sus estudios en la escuela de medicina. Apasionada por la cirugía, llenó sus días y sus noches de formación clínica. Podrían haberla enviado a trabajar a una zona remota de la Unión Soviética donde no tenía familia; en cambio, se casó con un médico militar. Su marido fue enviado a un hospital en la ciudad de Ulan-Ude, en Siberia Oriental, y ella se reunió con él.

Se hicieron amigos de otra pareja de médicos. Uno animó a la Dra. Amastis a hacer de la radiología su especialidad porque las horas eran menos exigentes. Ella estuvo de acuerdo y practicó en un gran hospital una vez que regresaron a San Petersburgo.

Unos años después de la muerte de su marido, decidió seguir a sus familiares que ya habían emigrado a Estados Unidos. En Nueva York encontró un sistema de apoyo entre vecinos que provenían de entornos similares. Se reunieron en el parque para hacer ejercicio y organizaron viajes a Brooklyn para comprar alimentos rusos que le recuerdan a su hogar.

Las fotos de Diana. (Justin Kaneps for The New York Times)
Las fotos de Diana. (Justin Kaneps for The New York Times)

La Dra. Amastis vive sola y tiene problemas de visión, por lo que durante parte de la semana un asistente de salud la ayuda a desplazarse. De la Y.M.&Y.W.H.A. de Washington Heights & Inwood, recibió un nuevo sofá para que el asistente duerma cuando ella pasa la noche. Washington Heights Y es una agencia beneficiaria de la Federación UJA de Nueva York, que cuenta con el apoyo del Fondo Comunitario del New York Times.

Los recuerdos de cuando la Dra. Amastis era joven, ambiciosa y judía están siempre a mano. Viendo las noticias sobre las guerras en Israel y Ucrania, y sobre la creciente persecución antisemita en todo el mundo, sus recuerdos de la Segunda Guerra Mundial han adquirido una nueva nitidez.

“Lo que sucedía era una humillación enorme, enorme”, dijo. “La destrucción masiva de la humanidad, de cualquiera que pensara diferente”. Sin embargo, ella sobrevivió.

© The New York Times 2023