La salud mental de las madres en pandemia: 2 de cada 10 mujeres presentarán un problema durante el embarazo y el primer año de su hijo

Más del 75% no recibirá, además, el tratamiento adecuado. Una especialista destaca la importancia de que las mujeres puedan verbalizar lo que les pasa: “Las problemáticas en torno a la maternidad están poco visibilizadas”

"En general existe poca educación e información en torno al periodo perinatal, y esto alcanza a mapadres, familias, médicos y la sociedad en general" (Shutterstock)
"En general existe poca educación e información en torno al periodo perinatal, y esto alcanza a mapadres, familias, médicos y la sociedad en general" (Shutterstock)

Pareciera que en uno de los momentos más felices de su vida, una mujer no tendría derecho a sentirse mal, agobiada, sola, superada por la situación, y creerse mala madre por todo lo anterior.

“Nadie se siente tan mal como yo”, “no sé con quién hablar esto, estoy muy sola, nadie me entiende”, “soy mala madre/fracasé como mamá”, “estoy en una montaña rusa emocional” y “estoy perdiendo el control de mi vida” son sólo algunas de las sensaciones/pensamientos que una mujer embarazada o tras un año de nacido su hijo puede experimentar.

La buena noticia es que advertirlo es el primer paso para pedir ayuda y que (tomen nota, madres) “nunca es culpa de la mujer sentir eso” y que “existen profesionales capacitados y tratamientos adecuados para acompañar estos procesos”.

Hablamos de salud mental materna, refiriéndonos a aquellos procesos psíquicos que suceden durante el periodo que va desde el embarazo, parto y posparto hasta los dos primeros años de vida. Incluso también, incluyendo aquellos casos de búsqueda de embarazos, los estadios preconcepcionales y tratamientos de reproducción humana asistida”. Según postularon desde la ONG Materna Salud Mental Perinatal, “la transición hacia la maternidad que acontece en una mujer que se convierte en madre es un evento de gran impacto psicosocial, y los estudios en relación a la salud mental materna aportan información sobre la vulnerabilidad de esta etapa y la importancia de la red con otros agentes de la salud que tienen contacto directo con ella, como obstetras, parteras, enfermeras, puericultoras, pediatras; para trabajar en prevención y realizar abordajes oportunos.

Los trastornos de salud mental materna que pueden ocurrir en este período incluyen la depresión posparto, los trastornos de ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de estrés postraumático y la menos frecuente -pero grave- psicosis posparto.

Desde 2016, todos los años, el primer miércoles de mayo se celebra de manera auto-convocada el Día Mundial de la Salud Mental Materna, y un grupo multidisciplinario de activistas internacionales de salud mental materna, académicos, médicos y personas con experiencia vivida piden a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el reconocimiento oficial de este día.

Los trastornos de salud mental materna que pueden ocurrir en este período incluyen la depresión posparto, los trastornos de ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de estrés postraumático y la menos frecuente -pero grave- psicosis posparto (Shutterstock)
Los trastornos de salud mental materna que pueden ocurrir en este período incluyen la depresión posparto, los trastornos de ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de estrés postraumático y la menos frecuente -pero grave- psicosis posparto (Shutterstock)

Este año, bajo el lema #saludmentalmaternaimporta #maternalMHmatters el mensaje que buscan difundir es que “las mujeres, así como sus familiares y amigos, necesitan conocer los signos de la mala salud mental materna y saber que no están solas”.

Analía Sierra es la presidenta de la ONG y ex paciente de depresión posparto y contó a Infobae cómo la ayudó a ella encontrar un espacio de contención y quizás ser la voz de muchas que no sabían lo que estaba pasando. “Para mí fue fundamental encontrar ese espacio de contención, traía años de culpa y vergüenza por lo que había pasado, porque en mi entorno las mujeres seguían pariendo y no enloquecían como yo, ninguna necesitaba de un psicólogo y mucho menos de psiquiatra y medicación -recordó-. Cuando mi hijo tenía cuatro años, por casualidad, encontré un artículo en una página web que hablaba de depresión posparto, y allí muchas mujeres comentaban sus síntomas y vivencias. Por ese artículo fue, que me dí cuenta que no era la única que había pasado por esto y resultó ser de un alivio enorme”.

Por mucho tiempo callé y oculté, porque creí que algo malo había en mí, estaba segura que no había nacido para ser madre, era evidente que no tenía nada del famoso ‘instinto materno’. Y así sucedió por primera vez que me sentí entendida y acompañada, en ese instante comencé a sanar de verdad y se inició mi trabajo con el dispositivo de Apoyo de Pares, poniéndome a disposición de otras mujeres/mamás que estaban viviendo algo de lo que yo ya había transitado, transmitiendoles mi historia, acercandoles datos de profesionales con quienes consultar, empatizando, tranquilizando y sobre todo escuchando”.

En este contexto, la atención de la salud mental perinatal, debe ser una prioridad, ya que estadísticamente se conoce que, al menos dos de cada diez mujeres presentarán un problema de esta índole durante su embarazo y el primer año postparto, y que más del 75/% de ellas no serán diagnosticadas y que por lo tanto no recibirán el tratamiento adecuado, lo cual trae importantes consecuencias para la madre, el niño, la familia y la sociedad toda.

En palabras de la licenciada en Psicología María Agustina Capurro (MN 69748), “las problemáticas en torno a la salud mental en general están en gran parte poco visibilizadas y estigmatizadas. Aún mucho más aquellas que acontecen en ocasión del embarazo y/o posparto, porque suceden en el momento en que se espera que sea el ‘más feliz y pleno de la vida’ para una mujer, su familia y entorno cercano”.

"Las problemáticas en torno a la salud mental en general están en gran parte poco visibilizadas y estigmatizadas" (Shutterstock)
"Las problemáticas en torno a la salud mental en general están en gran parte poco visibilizadas y estigmatizadas" (Shutterstock)

“En general existe poca educación e información en torno al periodo perinatal, y esto alcanza a mapadres, familias, médicos y la sociedad en general -ahondó la especialista en orientación perinatal y TRHA-. En muchos casos, mujeres que recientemente fueron madres, no verbalizan sus vivencias o malestares, miedos, angustia o necesidades, por temor a ser juzgadas encontrándose lejos del mandato de ‘madre ideal, feliz y completa’, lo cual además se vive con una gran culpa”.

Este escenario, se torna propicio para el desarrollo de sintomatología de trastornos de ánimo perinatales.

Por ello según los expertos “es importante visibilizar, dar a conocer, facilitar información, estar atentos a síntomas o sensaciones que se instalan, recordando que es en general la madre la principal cuidadora del bebé recién llegado que necesita atención, cuidado y un estilo de contacto amoroso y disponible y todo ello se ve obstaculizado cuando una mujer madre está con sintomatología que dificulta el establecimiento saludable del vínculo y por lo tanto tendrá un gran impacto sobre el bienestar general del bebé”.

“Poder verbalizar, solicitar ayuda, contar con una red de personas que brinden soporte, que escuche y esté atenta, así como la consulta con un profesional de la salud mental perinatal si fuese necesario, es de vital importancia para transitar el proceso, sabiendo que no se está sola en esto, que una de cada cinco madres presentan trastornos de salud mental perinatal, que nunca es culpa de la mujer sentir lo que siente y que hay tratamiento posible”.

SEGUIR LEYENDO