Una pareja viaja en avión. Se sientan uno al lado del otro. Pero en lugar de hablar entre sí, durante todo el vuelo leen y escriben mensajes de texto en sus respectivos teléfonos inteligentes, destinados a contactos que están a miles de metros más abajo y a cientos de kilómetros de distancia.

Esta escena es una metáfora de la paradoja central de la hiperconectividad: el estar permanentemente conectados con el "afuera" (en las redes, los sistemas de mensajería y la web) suele estar asociado a estar desconectarnos con el "adentro" (aquellas personas con las que compartimos la vida cotidiana). Mientras los vínculos lejanos se multiplican, aquellos cercanos se debilitan.

¿Cómo entender los límites y desafíos de esta paradoja de la hiperconectividad? Una ventana posible hacia este fenómeno central de la sociedad contemporánea son las situaciones en las cuales la comunicación con el "afuera" está restringida y los vínculos con el "adentro" son esenciales para la supervivencia. Tal vez no haya mejor ejemplo que el de las tripulaciones que la NASA está preparando para la misión a Marte en 2030. Los expertos que asesoran a la NASA en la composición y dinámica comunicacional de las tripulaciones y desarrollan tecnología digital para asistir a los participantes en estos procesos tienen una perspectiva única sobre la relación entre hiperconectividad y aislamiento.

Steve Kozlowski, profesor de psicología organizacional de Michigan State University, explica: "En un futuro no muy lejano, un equipo de astronautas se embarcará en una misión interplanetaria para explorar Marte. La tripulación soportará el aislamiento, el confinamiento y las condiciones extremas durante casi tres años. Habrá largos retrasos en la comunicación. Marte está a 225 millones de kilómetros de la Tierra en línea recta, lo que hace que una comunicación de ida y vuelta tome 40 minutos. Prácticamente no habrá privacidad. La tripulación será mucho más autónoma y estará mucho más desconectada de amigos y familiares" de lo que sucede en las misiones actuales al espacio.

Steve Kozlowski
Steve Kozlowski

En situaciones de este tipo se acentúa el valor de la estabilidad y la empatía, dos rasgos clave para cualquier tipo de comunicación. Según Suzanne Bell, profesora de psicología industrial y organizacional de DePaul University, "mientras que la estabilidad emocional (dentro de los rangos normales de la personalidad) no es un gran predictor del desempeño de un equipo [en otras situaciones], en aislamiento, realmente puede causar tensiones que construyen o descarrilan a un equipo. Cuando los otros miembros de la tripulación tienen poca empatía, esto puede aumentar las tensiones aún más".

La dinámica de trabajo de las tripulaciones espaciales también ayuda a entender las limitaciones del multitasking de los equipos en situaciones menos extremas. "La globalización y la digitalización han permitido a las personas hacer más, más y más, pero la capacidad innata básica para procesar información social compleja no ha cambiado", apunta Leslie DeChurch, profesora de estudios de la comunicación en Northwestern University.

En ese sentido, esta investigadora agrega: "Las demandas sobre la atención de los individuos pueden hacer que los 'equipos en condiciones normales' se parezcan más a 'equipos en condiciones extremas'. Yo esperaría diferentes formas de abstinencia frente al aumento de las demandas sobre la atención: en lugar de depresión y aislamiento [en las misiones espaciales], tal vez en equipos más tradicionales se trate más de un holgazaneo social en el cual los miembros contribuyen con menos esfuerzo que cuando trabajan solos".

Leslie DeChurch
Leslie DeChurch

La viabilidad a largo plazo es otra característica clave que surge de las investigaciones acerca de las tripulaciones de la NASA, a contramano de la cultura popular que exalta la mentalidad de corto plazo. Noshir Contractor, profesor en las escuelas de ingeniería, negocios y comunicación de Northwestern University, se pregunta:"¿Qué tan probable es que trabajes con esta persona a futuro? Todos somos conscientes de los casos en que los equipos de los sueños, como los Beatles, tuvieron un gran éxito, pero se mostraron inflexibles en cuanto a no poder trabajar juntos a largo plazo. Este es ciertamente un desafío crítico en la exploración espacial a larga distancia donde no hay una estrategia de salida en el curso de lo que podría ser una misión de 36 meses a Marte".

Contractor señala que la viabilidad "también es un problema de creciente relevancia en la Tierra. A medida que avanzamos hacia un entorno de trabajo… donde ejercemos una mayor autonomía sobre con quién elegimos trabajar, nuestra capacidad de ser percibido como un miembro 'viable' del equipo se convierte en un importante factor determinante del éxito y la satisfacción en el lugar de trabajo".

Los investigadores que asesoran a la NASA además asisten en el desarrollo de nuevas tecnologías para uso de las tripulaciones, que tal vez puedan ser usadas en el futuro en otro tipo de entornos comunicacionales.

Kozlowski y sus colaboradores han desarrollado "un dispositivo inalámbrico portátil que captura flujos de datos multimodales de interacción de miembros de equipos en tiempo real que incluyen interacción cara a cara, movimiento, intensidad vocal y frecuencia cardíaca. Los datos se transmiten a un servidor de computadora en tiempo real y pueden (actualmente) distribuirse a través de la web a dispositivos digitales inalámbricos (computadoras, tabletas, teléfonos móviles) para su visualización. El concepto de diseño es evaluar la dinámica del equipo a medida que se desarrollan, clasificar de forma algorítmica el estado individual y del equipo, y proporcionar información y comentarios para ayudar a los miembros del equipo a gestionar sus relaciones de colaboración".

Noshir Contractor
Noshir Contractor

Este especialista cree que "es probable que la tecnología tenga valor en equipos médicos, militares y otros que requieren niveles altos de confiabilidad. Incluso en entornos de negocios más cotidianos, la tecnología podría aprovecharse para apoyar reuniones más productivas, compartir información y colaborar en la toma de decisiones."

Contractor reflexiona: "Un beneficio colateral prometedor que resulta del uso generalizado de los medios sociales en las empresas es la posibilidad de compaginar y conservar los rastros digitales que estamos generando para informar a los tableros de visualización que sirven como un 'macroscopio' digital de nuestras redes de comunicación. Además de describir las redes actuales, estos paneles pueden captar la información digital generada por nuestras interacciones en línea y usarla… para predecir futuras dinámicas interpersonales".

Junto con su equipo en Northwestern University, este especialista ha "creado una versión prototipo de este panel para ayudar a la NASA a anticipar y mitigar los posibles problemas interpersonales que puedan surgir entre los miembros de la tripulación en una misión espacial".

¿Qué lecciones podemos aprender de la comunicación en el espacio para mejorar nuestros vínculos en la Tierra?

Suzanne Bell sostiene que "estar aislado y confinado es como una lupa para mirar cualquier problema". Por ejemplo, para esta especialista "la gente cree erróneamente que la ausencia de comunicación es percibida como un comportamiento neutral por la otra parte. En aislamiento, una persona que se separa del grupo, por ejemplo, almuerza en un área del hábitat diferente a la del resto de la tripulación sin explicación, puede ser percibida como distante, poco útil o poco social."

Suzanne Bell
Suzanne Bell

Bell agrega: "Del mismo modo, establecemos normas de comunicación para cada una de nuestras relaciones fuera del aislamiento. Tenemos que adherirnos a esas normas con nuestra comunicación. Por ejemplo, no responder un correo electrónico o un mensaje de texto, cuando uno responde normalmente dentro de unos días, también puede enviar un mensaje".

Leslie DeChurch cuenta: "Entrevistamos a la astronauta Serena Auñón-Chancellor cuando regresó de una misión… En un momento ella miró su teléfono inteligente a regañadientes y dijo algo así como 'no estoy lista para ver eso todavía. No lo extrañé'".

Según DeChurch, esta astronauta "no buscaba distanciarse de sus seres queridos, pero parecía apreciar la distancia de la vida hiperconectada". Y concluye: "No todo puede ser digital".

El aislamiento, la lejanía y la falta de privacidad de la primeras misiones tripuladas a Marte no sólo nos darán información sobre el espacio exterior, sino que también nos ayudarán a comprender la relación entre la hiperconectividad y nuestros vínculos más cercanos en la Tierra.