Los negociadores israelíes abandonaron Doha y culpan a Hamas de sabotear la diplomacia para conseguir una tregua

Israel considera que las conversaciones de mediación sobre un cese al fuego en Gaza se encuentran “en un callejón sin salida” debido a las exigencias del grupo terrorista

Compartir
Compartir articulo
Israel subrayó que no se someterá a las “delirantes demandas” de Hamas y que seguirá operando en la Franja (REUTERS/Mohammed Salem)
Israel subrayó que no se someterá a las “delirantes demandas” de Hamas y que seguirá operando en la Franja (REUTERS/Mohammed Salem)

Israel ha retirado a sus negociadores de Doha tras considerar que las conversaciones de mediación sobre una tregua en Gaza se encuentran “en un callejón sin salida” debido a las exigencias de Hamas, dijo el martes un funcionario de alto rango del Estado judío.

El funcionario, cercano al jefe de espionaje del Mossad que dirige las conversaciones, acusó al líder de Hamas en Gaza, Yahya Sinwar, de sabotear la diplomacia “como parte de un esfuerzo más amplio para inflamar esta guerra durante el Ramadán”.

Las partes habían intensificado las negociaciones, con la mediación de Qatar y Egipto, sobre una suspensión de seis semanas de la ofensiva israelí a cambio de la liberación propuesta de 40 de los 130 rehenes que el grupo palestino sigue reteniendo en Gaza.

Hamas ha intentado que cualquier acuerdo suponga el fin de los combates y la retirada de las fuerzas israelíes. El Estado judío lo ha descartado, afirmando que reanudará sus esfuerzos por desmantelar el Gobierno y las capacidades militares de Hamas.

El grupo militante también quiere que cientos de miles de palestinos que huyeron de la ciudad de Gaza y sus alrededores hacia el sur durante la primera fase de la guerra de casi seis meses puedan regresar al norte.

Las partes habían intensificado las negociaciones, con la mediación de Qatar y Egipto, sobre una suspensión de seis semanas de la ofensiva israelí a cambio de la liberación propuesta de 40 de los 130 rehenes (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)
Las partes habían intensificado las negociaciones, con la mediación de Qatar y Egipto, sobre una suspensión de seis semanas de la ofensiva israelí a cambio de la liberación propuesta de 40 de los 130 rehenes (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

El funcionario dijo que Israel había acordado duplicar el número de palestinos que liberaría por los rehenes a 700-800 prisioneros y permitir que algunos palestinos desplazados regresaran al norte de Gaza.

Hamas ha acusado a Israel de dar largas a las conversaciones mientras lleva a cabo su ofensiva militar.

Las conversaciones prosiguen mientras una crisis humanitaria asola a los palestinos de Gaza con una grave escasez de alimentos, medicinas y atención hospitalaria. Crece la preocupación de que se produzca una hambruna.

Más temprano el martes, Israel había tildado de “delirantes” las demandas de Hamas, que exige un alto el fuego “integral” y la retirada de las tropas israelíes del enclave, para sellar un acuerdo.

“La posición de Hamas demuestra claramente que no está interesado en continuar las negociaciones para llegar a un acuerdo, y es un testimonio desafortunado del daño de la decisión del Consejo de Seguridad”, señaló un comunicado de la Oficina del Primer Ministro.

La delegación israelí, encabezada por el jefe del Mossad, David Barnea, puso sobre la mesa un nuevo borrador de acuerdo, diseñado junto con EEUU -el director de la CIA, William Burns, también estuvo en Doha-.

“Hamas rechazó una vez más una propuesta que contaba con el apoyo estadounidense y reiteró sus exigencias extremas: un fin inmediato de la guerra, una retirada completa de las fuerzas israelíes de la Franja de Gaza y la permanencia en el poder para poder repetir una y otra vez la masacre del 7 de octubre”, acusó el gobierno israelí.

Israel subrayó que no se someterá a las “delirantes demandas” de Hamas y que seguirá operando en la Franja para lograr todos sus objetivos de la guerra: “liberar a todos los secuestrados, destruir las capacidades gubernamentales y militares de Hamas y garantizar que Gaza no represente más una amenaza para Israel”.

(Con información de Reuters y EFE)