Rusia condenó a penas de cárcel a cientos de personas que protestaron por la muerte de Alexei Navalny

Solo en San Petersburgo, 154 ciudadanos fueron sentenciados a 14 días de prisión por violar las estrictas leyes del Kremlin contra las manifestaciones. El líder opositor falleció el viernes en la colonia penitenciaria del Ártico

Compartir
Compartir articulo
Una persona deposita flores en el monumento de la Piedra Solovetsky a las víctimas de la represión política para honrar la memoria del líder opositor ruso Alexei Navalny, en San Petersburgo, Rusia, 18 de febrero de 2024. REUTERS/Stringer
Una persona deposita flores en el monumento de la Piedra Solovetsky a las víctimas de la represión política para honrar la memoria del líder opositor ruso Alexei Navalny, en San Petersburgo, Rusia, 18 de febrero de 2024. REUTERS/Stringer

Los tribunales rusos han condenado a penas cortas de cárcel a decenas de personas detenidas en actos conmemorativos del líder opositor del Kremlin Alexei Navalny, según se desprende de los anuncios oficiales de los tribunales, de los cuales 154 han sido sentenciados sólo en San Petersburgo.

Los detalles de las sentencias publicadas por el servicio judicial de la ciudad el sábado y el domingo mostraban que 154 personas habían sido condenadas a penas de cárcel de hasta 14 días por violar las estrictas leyes rusas contra las protestas.

Grupos de derechos humanos y medios de comunicación independientes informaron de un puñado de sentencias similares en otras ciudades del país.

El crítico con el Kremlin, de 47 años, falleció el viernes en la colonia penitenciaria del Ártico, donde se encontraba recluido acusado de cargos que en general se consideran represalias por su campaña contra el presidente ruso, Vladimir Putin.

Durante el fin de semana, la policía detuvo a más de 300 personas que acudieron en distintas ciudades a depositar flores y encender velas en su honor en los monumentos a las víctimas de la represión de la era de Stalin.

Una mujer deposita flores en el monumento a las víctimas de la represión política para honrar la memoria del líder opositor ruso Alexei Navalny, en San Petersburgo, Rusia 17 de febrero de 2024. REUTERS/Stringer
Una mujer deposita flores en el monumento a las víctimas de la represión política para honrar la memoria del líder opositor ruso Alexei Navalny, en San Petersburgo, Rusia 17 de febrero de 2024. REUTERS/Stringer

Las manifestaciones contra el Kremlin o las muestras públicas de oposición al régimen son ilegales en Rusia en virtud de las estrictas normas de censura militar y las leyes contra las concentraciones no autorizadas.

La policía y hombres de paisano patrullaron los lugares de decenas de ciudades rusas donde la gente se había reunido para conmemorar a Navalny durante el fin de semana.

Hubo varios informes de que habían retirado los monumentos conmemorativos durante la noche, y las imágenes mostraron a hombres encapuchados recogiendo flores en bolsas de basura en un puente junto al Kremlin, donde otro importante crítico de Putin, Boris Nemtsov, fue asesinado en 2015.

El silencio de Putin

La noticia de la muerte de Navalny, que se produjo justo un mes antes de que Putin se asegure otro mandato de seis años en el Kremlin, desencadenó una oleada de dolor y rabia entre sus partidarios dentro y fuera del país.

Las autoridades rusas todavía no habían dado a la madre o a los abogados de Navalny acceso a su cuerpo el domingo, enfureciendo a sus partidarios que antes habían llamado al Estado ruso “asesinos” tratando de “encubrir sus huellas”.

El presidente ruso, Vladímir Putin, pronuncia un discurso en video con motivo del 31º aniversario de la fundación del gigante energético nacional Gazprom, en la residencia estatal de Novo-Ogaryovo, a las afueras de Moscú, Rusia, el 17 de febrero de 2024. Sputnik/Alexander Kazakov/Pool via REUTERS
El presidente ruso, Vladímir Putin, pronuncia un discurso en video con motivo del 31º aniversario de la fundación del gigante energético nacional Gazprom, en la residencia estatal de Novo-Ogaryovo, a las afueras de Moscú, Rusia, el 17 de febrero de 2024. Sputnik/Alexander Kazakov/Pool via REUTERS

Putin no ha hecho comentarios sobre la muerte de su crítico más acérrimo y el Kremlin no ha dicho nada desde el viernes por la noche, cuando arremetió contra los líderes occidentales por decir que consideraban responsable a Putin.

Los homenajes a Navalny, que sobrevivió por poco a un ataque de envenenamiento en 2020 sólo para volar de vuelta a Rusia meses después sabiendo que sería encarcelado, continuaron el domingo.

“Alexei Navalny quería una cosa muy simple: que su amada Rusia fuera un país normal”, escribió en la red social X Leonid Volkov, su jefe de gabinete y uno de sus colaboradores más cercanos.

“Y por eso Vladimir Putin lo mató. Lo envenenó, lo encarceló, lo torturó y lo mató”.

La noticia se extendió por todo el mundo y muchos mandatarios culpan de su muerte a Putin y su gobierno. Poco después de salir de un servicio religioso, el presidente estadounidense Joe Biden reiteró el sábado ante los periodistas su postura de que Putin era, en última instancia, el culpable de la muerte de Navalny.

Lo cierto es que Putin es responsable. Ya sea que él lo haya ordenado, es responsable de las circunstancias”, sostuvo Biden. “Es un reflejo de quién es él. Eso no se puede tolerar”.

Navalny estaba en prisión desde enero de 2021, cuando regresó a Moscú tras recuperarse en Alemania de un envenenamiento por agente neurotóxico que atribuyó al Kremlin. Recibió tres condenas de prisión después de su arresto por varios cargos que él afirmaba tenían motivaciones políticas.

Cuando el veredicto más reciente le impuso una pena de 19 años, Navalny dijo que entendía que cumplía “una cadena de por vida, que se mide en función de la duración de mi vida o la duración de la vida de este régimen”.

Horas después de que se reportara su muerte, su esposa, Yulia Navalnaya, hizo una dramática intervención en la Conferencia de Seguridad de Múnich.

Navalnaya dijo no estar segura de si podía creer las noticias de fuentes oficiales rusas, “pero si esto es cierto, quiero que Putin y todos los que rodean a Putin, los amigos de Putin, su gobierno, sepan que asumirán la responsabilidad por lo que hicieron a nuestro país, a mi familia y a mi esposo”.

(Con información de AFP)