El régimen de Corea del Norte intensifica sus amenazas: disparó varios misiles de crucero por cuarta vez en diez días

Los proyectiles, de tipo no identificado, fueron lanzados al mar Amarillo alrededor de las 11.00 hora local y están siendo analizados por las autoridades de inteligencia surcoreanas y estadounidenses

Compartir
Compartir articulo
El régimen de Kim Jong-un intensifica sus amenazas en la península: disparó varios misiles de crucero por cuarta vez en diez días. (Europa Press)
El régimen de Kim Jong-un intensifica sus amenazas en la península: disparó varios misiles de crucero por cuarta vez en diez días. (Europa Press)

El régimen de Corea del Norte efectuó este viernes su cuarta prueba de misiles de crucero en diez días, según denunció el Ejército de Corea del Sur, que sigue de cerca las actividades militares del dictador Kim Jong-un.

Los proyectiles, de tipo no identificado, fueron lanzados al mar Amarillo (también conocido como mar del Oeste) alrededor de las 11.00 hora local (2.00 GMT) y están siendo analizados por las autoridades de inteligencia surcoreanas y estadounidenses, indicó el Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano en un comunicado.

Se trata del cuarto ensayo de este tipo desde el 24 de enero, cuando Pyongyang disparó por primera vez los misiles de crucero Pulhwasal-3-31 y Hwasal-2, que también fueron probados el 28 y el 30 de enero en las costas del mar Amarillo y del mar de Japón (o mar del Este).

Estos misiles, que vuelan a baja altura y son difíciles de interceptar, podrían estar equipados con la ojiva nuclear táctica Hwasan-31 (’Volcán-31′), según los expertos. El régimen norcoreano reveló la existencia de esta ojiva el año pasado.

La prueba de este viernes coincidió con la visita del dictador Kim Jong-un, a los astilleros de Nampho, en la costa occidental, donde supervisó la construcción de buques para la Marina, según sus medios de propaganda.

Kim destacó la importancia de fortalecer la fuerza naval para defender la soberanía marítima de forma fiable, y reiteró su rechazo a la Línea Límite Norte (NLL), la frontera marítima trazada por la ONU tras el armisticio de 1953 que puso fin a la Guerra de Corea.

Estos misiles, que vuelan a baja altura y son difíciles de interceptar, podrían estar equipados con la ojiva nuclear táctica Hwasan-31. (REUTERS)
Estos misiles, que vuelan a baja altura y son difíciles de interceptar, podrían estar equipados con la ojiva nuclear táctica Hwasan-31. (REUTERS)

Corea del Norte considera que la NLL es una imposición y que la verdadera frontera debería estar más al sur. Además, califica a Corea del Sur como su principal enemigo y descarta cualquier posibilidad de reconciliación.

Recientemente decidió disolver las agencias que fomentaban la cooperación con el Sur y amenazó con iniciar un conflicto si se producía una infracción de “incluso 0,001 milímetros” en su territorio.

A principios de enero, el régimen norcoreano realizó ejercicios de artillería cerca de la NLL, lo que provocó la reacción de Seúl, que ordenó la evacuación de algunas islas fronterizas y llevó a cabo sus propios ejercicios con fuego real.

Las tensiones en la península de Corea escalaron en los últimos años después de fracasar el intento de acercamiento diplomático labrado por el ex presidente estadounidense Donald Trump y su homólogo surcoreano Moon Jae In entre 2018 y 2019.

Pyongyang aumentó sensiblemente los ensayos armamentísticos en los últimos años, mientras que la llegada a la presidencia surcoreana de Yoon Suk Yeol, con un discurso más agresivo hacia el Norte, llevó a un incremento de las maniobras militares conjuntas en la zona con Estados Unidos.

El ministro de Unificación surcoreano, Kim Yung-ho, afirmó que la dictadura norcoreana, mediante la insistente realización de pruebas de armas, parece querer convertir la península en una región en perpetuo riesgo de confrontaciones bélicas “como el Medio Oriente”.

Las tensiones en la península de Corea escalaron en los últimos años después de fracasar el intento de acercamiento diplomático labrado por el ex presidente estadounidense Donald Trump y su homólogo surcoreano Moon Jae In entre 2018 y 2019. (Europa Press/Kim Jae-Hwan)
Las tensiones en la península de Corea escalaron en los últimos años después de fracasar el intento de acercamiento diplomático labrado por el ex presidente estadounidense Donald Trump y su homólogo surcoreano Moon Jae In entre 2018 y 2019. (Europa Press/Kim Jae-Hwan)

“Corea del Norte parece tener la intención de hacer (de la península) una región donde existan riesgos constantes de conflictos militares, como el Medio Oriente”, dijo Kim Yung-ho, cuya cartera se encarga de las relaciones con el Norte.

No deberíamos caer en la trampa norcoreana”, añadió en referencia a los test armamentísticos que ha realizado el régimen desde que arrancó el año, además de unas prácticas de artillería que realizó en la tensa y disputada frontera marítima occidental.

(Con información de EFE y AFP)