El aterrador momento en que terroristas de Hamas acribillan una gasolinera israelí mientras dos trabajadores corren a refugiarse

El episodio ocurrió durante el atentado del 7 de octubre. Al parecer, los trabajadores se salvaron escondiéndose en los refrigeradores. Al no encontrar a nadie para asesinar, los terroristas saquearon la tienda

Compartir
Compartir articulo
Dos trabajadores de una estación de servicio salvaron su vida escondiéndose en el refrigerador ante la llegada de los terroristas de Hamas el 7 de octubre

A casi dos meses del ataque terrorista del 7 de octubre, siguen apareciendo videos que muestran la brutalidad de los terroristas de Hamas durante su mortífera incursión en territorio israelí, responsable de la peor masacre de judíos desde el Holocausto.

Este lunes, el grupo de rescatistas South First Responders publicó las imágenes de las cámaras de vigilancia que muestran al menos a una docena de terroristas atacando a una gasolinera en el cruce de Magen, cerca de la frontera con Gaza.

infobae
infobae

El vídeo muestra a dos empleados de la gasolinera -al parecer un judío y árabe musulmán- mientras ven acercarse a los hombres armados disparando a mansalva.

infobae
infobae

En las imágenes se ve a los hombres huyendo desesperados por la entrada trasera de la gasolinera: hay un breve momento de pánico cuando uno de los hombres forcejea con la llave antes de que consigan abrir la puerta y escapar hacia la unidad de refrigeración.

Según los informes, los trabajadores se escondieron en un congelador durante varias horas antes de ser rescatados.

infobae

Mientras, los terroristas de Hamas irrumpieron en la tienda, comenzando a acribillar el lugar.

En las imágenes se ve que, tras cruzar la puerta, los terroristas armados con AK47 corren hacia el interior de la tienda haciendo señas a los demás para que les sigan, y corren desesperados hacia la parte trasera, detrás del mostrador.

infobae

Al encontrar la puerta por la que escaparon los hombres, dos terroristas la abren de una patada pero, al darse cuenta de que han huido, se dan la vuelta y vuelven a entrar en la tienda.

Al no encontrar a nadie, los terroristas empiezan a saquear la tienda de la gasolinera: uno se hace con una vitrina de bebidas de naranja, mientras que otros arrebatan puñados de patatas fritas, chocolate y otros alimentos. Extrañamente, un terrorista coge varios tubos de cápsulas de café Starbucks, derramando varias por el suelo en su frenética excitación.

infobae
infobae

Otro tomó un pastel de una vitrina tras no poder abrir la caja cerrada detrás del mostrador.

infobae
infobae

Los códigos de tiempo muestran que el saqueo duró dos minutos antes de que los terroristas salieran corriendo de la tienda, uno de ellos con su botín en un cubo de basura metálico, para continuar con sus brutales ataques.

infobae

En la toma final, se ve al grupo corriendo por la explanada -uno con el cartón de bebidas de naranja al hombro- hacia una camioneta Toyota blanca.

Las imágenes fueron recopiladas por varias cámaras de vídeovigilancia de la gasolinera y difundidas por su propietario, Moris Atias, y llevan la fecha y hora de las 7.50 horas del 7 de octubre.

“Tuvieron suerte de salir con vida”

Atias, que no se encontraba en la tienda en ese momento, declaró al diario británico MailOnline: “Los dos chicos que trabajaban allí tuvieron suerte de salir con vida. Pasaron 90 minutos en el congelador de la parte trasera mientras se producía el tiroteo y los terroristas robaban todo lo que querían”.

Atias dijo que había visto cómo se desarrollaba el aterrador drama, ya que las cámaras estaban conectadas a su teléfono.

“No podía creer lo que estaba viendo, los dos chicos estaban aterrorizados, pero lograron sobrevivir”, dijo. “Oyeron los disparos y a la gente gritando ‘Allahu Akbar’, fueron a ver qué pasaba y fue entonces cuando vieron a los terroristas corriendo hacia ellos”.

“Me dijeron que nunca habían pasado tanto miedo en su vida, corrieron a la parte de atrás y se quedaron en el congelador durante una hora y media antes de salir”.

“Sólo salieron porque oyeron las voces de los soldados israelíes que habían acudido a la gasolinera para comprobar lo ocurrido”, agregó el hombre. “Esta gente son unos asesinos, querían matar a mis dos empleados, ¿y para qué? Simplemente no les importa la vida de la gente”.

La gasolinera se encuentra cerca de Ashkelon, a pocos minutos en coche del kibutz de Nir Oz, donde 180 de sus 400 habitantes fueron asesinados o secuestrados.