El precio que Tailandia y el mundo pagarán por liberar a los rehenes de Hamas

Pese a su largo historial con el terrorismo iraní, Bangkok ha decidido nuevamente apelar a la “bondad” de los ayatolás para resolver el problema de sus ciudadanos secuestrados y llevados a Gaza

Compartir
Compartir articulo
Srettha Thavisin de Pheu, primer ministro de Tailandia (REUTERS/Athit Perawongmetha/Foto de archivo)
Srettha Thavisin de Pheu, primer ministro de Tailandia (REUTERS/Athit Perawongmetha/Foto de archivo)

(Artículo publicado originalmente en The Times of Israel) El lunes, el primer ministro de Tailandia, Srettha Thavisin, dijo que el gobierno tailandés tiene fotografías de trabajadores tailandeses que están siendo tomados como rehenes en Gaza por Hamas luego de su ataque del 7 de octubre en Israel, lo que demuestra que están vivos. La cifra oficial de secuestros según el gobierno tailandés es 24, mientras que se sabe que 34 tailandeses murieron y 19 resultaron heridos. Srettha dijo a los periodistas que “los esfuerzos de negociación aún están en curso”.

¿Y el anfitrión de esos esfuerzos en curso? Irán. Con sus largos y lucrativos negocios en el negocio de los rehenes, Teherán se apresuró a involucrarse en el delicado tema de la liberación de los extranjeros no israelíes que los terroristas de Hamas secuestraron en Gaza el 7 de octubre.

Los funcionarios tailandeses celebraron una reunión de dos horas con funcionarios de Hamas en Teherán el 26 de octubre y se les prometió que los tailandeses serían liberados en el “momento adecuado”. Areepen Uttarasin, que dirigió el equipo de tres personas -todos musulmanes- nombrado por el presidente del parlamento tailandés, dijo que “les pidió que los liberaran porque son inocentes”.

“Me aseguraron que los estaban cuidando bien, pero no podían decirme la fecha de liberación... Estaban esperando el momento adecuado”, dijo Areepan, y añadió, “respetan a Tailandia”.

Una mujer abraza a un trabajador tailandés que fue evacuado de Israel debido a la guerra, mientras él y otros llegaban al Aeropuerto Internacional Suvarnabhumi, en Tailandia, el 12 de octubre de 2023.(Foto AP/Sakchai Lalit, archivo)
Una mujer abraza a un trabajador tailandés que fue evacuado de Israel debido a la guerra, mientras él y otros llegaban al Aeropuerto Internacional Suvarnabhumi, en Tailandia, el 12 de octubre de 2023.(Foto AP/Sakchai Lalit, archivo)

Uno se pregunta si los negociadores preguntaron a sus interlocutores de Hamas por qué, siendo musulmanes devotos, estos terroristas mataron a tantos tailandeses inocentes –algunos de ellos decapitados– y por qué tomaron a otros como rehenes.

Parece que Tailandia, que tiene una relación larga y tensa con el terrorismo iraní, ha decidido nuevamente apelar a la “bondad” de los ayatolás para resolver el problema de sus rehenes sin tomar en consideración el impacto regional e internacional de tal política.

Un objetivo favorito del terrorismo iraní y de Hezbollah.

Lo más probable es que Bangkok capitule ante el terrorismo iraní y respaldado por Irán porque eso es precisamente lo que ha hecho en el pasado.

El ministro de Relaciones Exteriores de Tailandia, Parnpree Bahiddha-Nukara, tercero de izquierda a derecha, habla con los reporteros acompañado por trabajadores tailandeses que fueron evacuado de Israel el jueves 12 de octubre de 2023 (AP Foto/Sakchai Lalit)
El ministro de Relaciones Exteriores de Tailandia, Parnpree Bahiddha-Nukara, tercero de izquierda a derecha, habla con los reporteros acompañado por trabajadores tailandeses que fueron evacuado de Israel el jueves 12 de octubre de 2023 (AP Foto/Sakchai Lalit)

El 11 de marzo de 1994, un accidente de tráfico menor entre una motocicleta taxi y un vehículo de seis ruedas evitó lo que podría haber sido una de las mayores catástrofes en la historia de Tailandia. El camionero entró en pánico y huyó, dejando el camión abandonado a unos 250 metros de la embajada de Israel. El vehículo fue incautado y pronto se descubrió que llevaba suficientes explosivos como para devastar varias manzanas de la ciudad.

La policía tailandesa arrestó al ciudadano iraní Hossein Shahriarifar bajo sospecha de fabricar la bomba y conducir el camión. Fue condenado a muerte, pero el Tribunal Supremo revocó el veredicto. Bajo una fuerte presión iraní, Shahriarifar fue puesto en libertad en 1998, lo que dejó a muchos preguntándose si se había hecho justicia.

En un segundo caso, en 2012, las autoridades tailandesas arrestaron a Hussein Atris, un ciudadano sueco de ascendencia libanesa vinculado a Hezbollah. Atris condujo a la policía tailandesa hasta cuatro toneladas de materiales para fabricar bombas en un edificio comercial no lejos de Bangkok. Fue sentenciado a dos años y ocho meses de prisión y luego liberado en septiembre de 2014. (Este, por cierto, no fue el único caso de intentos de Hezbollah de organizar ataques terroristas en Tailandia).

Hussein Atris (Reuters)
Hussein Atris (Reuters)

Otro intento más en 2012 por parte de un equipo iraní de siete terroristas que planeaban atacar objetivos israelíes en Bangkok fue descubierto después de que uno de ellos resultó gravemente herido en un “accidente de trabajo”. Mohammad Hazaei, de quien las autoridades tailandesas sospechan que encabezaba el grupo operativo iraní, fue capturado. Otros sospechosos huyeron y la policía tailandesa arrestó posteriormente a un agente, Madani Seyed Mehrded. Tres iraníes fueron encarcelados por el complot de bomba.

En noviembre de 2020, Tailandia liberó a los tres iraníes después de que Irán liberara a la académica británico-australiana Kylie Moore-Gilbert, profesora de estudios islámicos que estaba detenida por cargos falsos de espionaje. Las autoridades tailandesas afirman que los tres iraníes no fueron intercambiados con nadie y el gobierno australiano ha guardado silencio sobre las circunstancias que rodearon el acuerdo, pero algunos observadores han dicho que podría alentar la “diplomacia de rehenes” de Irán.

Aparentemente Tailandia no es el único país que cede ante el terrorismo. Parece que varios países europeos también han apelado al apoyo de Irán para liberar a sus ciudadanos retenidos como rehenes en Gaza.

Es de esperar que los líderes de estos países recuerden cómo Bélgica llegó a un vergonzoso acuerdo con Teherán: un inocente cooperante belga, Olivier Vandecasteele, retenido durante 455 días en Irán bajo falsos cargos de espionaje, intercambiado por un oficial de inteligencia iraní, Assadollah Assadi, condenado a 20 años de prisión por orquestar un atentado con bomba en junio de 2018 contra una importante reunión de un grupo de oposición iraní cerca de París, Francia.

Esta “victoria” del régimen de los ayatolás podría impactar negativamente en otras decenas de casos de ciudadanos europeos tomados como rehenes en Irán por su presunto papel en las enormes protestas populares contra la muerte de la joven Mahsa Amini bajo custodia policial y la feroz represión por parte de la Guardia Islámica del gobierno.

Después de su liberación de la prisión iraní, la Dra. Kylie Moore-Gilbert escribió: “el flagelo de la diplomacia de rehenes y los acuerdos financieros sólo sirven para alimentar e incentivar aún más la toma de rehenes por parte de Irán”.

Permitir que Irán aproveche su relación simbiótica con la entidad terrorista Hamas/ISIS sólo reforzará su estrategia agresiva en la región y más allá contra Estados Unidos, la OTAN, Europa y todos los países democráticos.