Estados Unidos denunció la “peligrosa cooperación militar” entre Kim Jong-un y Rusia

De visita en Seúl, el secretario de estado Antony Blinken subrayó que Washington vigila “de cerca” las transferencias militares entre los regímenes de Corea del Norte y el ejército de Vladimir Putin

Compartir
Compartir articulo
Antony Blinken (via Reuters)
Antony Blinken (via Reuters)

Estados Unidos y Corea del Sur cerraron filas este jueves en torno a planteos comunes frente a Corea del Norte, Rusia y China, prometiendo seguir apoyando a Ucrania contra la invasión rusa e impulsando la ayuda humanitaria a los civiles palestinos de Gaza atrapados en la guerra de Israel contra Hamas.

En conversaciones con los dirigentes de Corea del Sur, entre ellos el Presidente Yoon Suk Yeol, el Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, habló de la creciente amenaza que supone Corea del Norte y de su presunto suministro de equipo militar y municiones a Rusia para ayudarle a librar la guerra contra Ucrania, según informó el Departamento de Estado. También hablaron de la importancia de la cooperación entre EEUU y Corea del Sur sobre los desafíos globales, incluyendo la asertividad de China y la inestabilidad en Medio Oriente.

“Compartieron preocupaciones sobre las provocaciones de la RPDC en la región y condenaron enérgicamente el suministro de equipo militar y municiones por parte de la República Popular Democrática de Corea a la Federación Rusa para su uso en su guerra contra Ucrania”, dijo el Departamento de Estado sobre la reunión de Blinken con Yoon, refiriéndose a Corea del Norte por su nombre formal. En la reunión Blinken-Yoon también se abordó la mejora de las relaciones entre Corea del Sur y Japón, así como la importancia de la cooperación a tres bandas entre Washington, Tokio y Seúl, según el Departamento de Estado.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin (segundo por la izquierda, delante) y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un (segundo por la derecha, delante), examinan un hangar de montaje de cohetes (Artyom Geodakyan, Sputnik, Kremlin Pool Foto vía AP, archivo)
El presidente de Rusia, Vladímir Putin (segundo por la izquierda, delante) y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un (segundo por la derecha, delante), examinan un hangar de montaje de cohetes (Artyom Geodakyan, Sputnik, Kremlin Pool Foto vía AP, archivo)

En una conferencia de prensa posterior con el Ministro de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, Park Jin, Blinken dijo que discutieron otras medidas no especificadas que los países podrían tomar para intensificar la presión sobre Moscú para que no transfiera tecnología militar a Corea del Norte en violación de múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Corea del Norte ha estado suministrando proyectiles de artillería y otras municiones a Rusia en los últimos meses para alimentar sus esfuerzos bélicos en Ucrania, han dicho funcionarios estadounidenses y surcoreanos, y sospechan que el líder norcoreano Kim Jong-un podría estar buscando tecnologías rusas y otras ayudas a cambio para mejorar su propio ejército.

“Estamos viendo una calle de doble sentido. Estamos viendo que la RPDC proporciona equipamiento militar a Rusia para su brutal agresión contra Ucrania, pero también estamos viendo que Rusia proporciona apoyo tecnológico a la RPDC para sus propios programas militares y eso es una preocupación real para la seguridad de Corea”, dijo Blinken.

Kim Jong-un y Vladimir Putin
Kim Jong-un y Vladimir Putin

Blinken también criticó el aumento de la actividad de pruebas de misiles por parte de Corea del Norte en los últimos meses, que incluyó eventos que caracterizó como ataques simulados a Corea del Sur con armas nucleares tácticas, y dijo que el Norte está “cada vez más involucrado en una retórica irresponsable amenazante”.

“Hemos visto a la RPDC lanzar misiles, buscar armas de destrucción masiva y capacidades de misiles balísticos, todo lo cual supone una violenta violación de múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. También son peligrosas y desestabilizadoras”, afirmó.

Park instó a China -principal aliado y sustento económico de Corea del Norte- a asumir un mayor papel para apartar al Norte de su comportamiento desestabilizador, afirmando que la posible alineación armamentística entre Moscú y Pyongyang iría en contra de los intereses de Pekín.

También abordó la preocupación de que Corea del Norte pudiera considerar la posibilidad de proporcionar armas y otro tipo de ayuda a Hamas, una posibilidad que han planteado funcionarios surcoreanos en las últimas semanas.

Blinken y el ministro de Exteriores surcoreano, Park Jin (via Reuters)
Blinken y el ministro de Exteriores surcoreano, Park Jin (via Reuters)

Corea del Norte, que ha culpado a Estados Unidos de la violencia en Israel y Gaza, tiene un historial de venta de armas a Hamas. El mes pasado, el ejército surcoreano declaró a la prensa que es probable que Hamas utilizara granadas propulsadas por cohetes y otras armas fabricadas en Corea del Norte durante su ataque a Israel del 7 de octubre.

Durante una reunión informativa a puerta cerrada con legisladores la semana pasada, la principal agencia de espionaje de Corea del Sur dijo que cree que Kim, el líder norcoreano, dio instrucciones a funcionarios para “apoyar integralmente” a los palestinos y que el Norte podría estar considerando la venta de armas a grupos militantes en Medio Oriente, según Yoo Sang-bum, uno de los legisladores que asistieron.

Si se revela cualquier relación entre Corea del Norte y Hamas, Corea del Norte debe ser condenada en consecuencia”, dijo Park. “Esta crisis que se está desarrollando en Medio Oriente está potencialmente relacionada con la situación en la península coreana”.

Las tensiones entre las dos Coreas se encuentran en su punto más alto de los últimos años, ya que el ritmo de las pruebas armamentísticas de Pyongyang y las maniobras militares combinadas de Corea del Sur y Estados Unidos se han intensificado en un ciclo de “ojo por ojo”. Antes de la llegada de Blinken, la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte condenó la visita, así como la del Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, que viajará a Seúl la próxima semana, calificándolas de “belicistas” que traen una “nueva nube de guerra” a Asia.

Blinken llegó a Seúl tras una reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G7 en Japón que anticipó gran parte de lo que iba a tratar.

“Reiteramos nuestro llamamiento a la desnuclearización completa de la península coreana y exigimos que Corea del Norte abandone sus armas nucleares, los programas nucleares existentes y cualquier otro programa de ADM y misiles balísticos de forma completa, verificable e irreversible, de acuerdo con todas las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de la ONU”, declararon los ministros del G7.

Tanto Pyongyang como Moscú han negado las acusaciones de que Corea del Norte haya estado suministrando municiones a Rusia.

En cuanto a China, el G7 adoptó una línea muy similar a la mantenida por Estados Unidos: que los miembros están dispuestos a trabajar de forma productiva con Pekín siempre que respete las normas y reglamentos internacionales.

“Subrayamos que China tiene la responsabilidad de defender los propósitos y principios de la Carta de la ONU en su totalidad”, afirmaron los ministros. “Seguimos seriamente preocupados por la situación en los mares de China Oriental y Meridional, y nos oponemos firmemente a cualquier intento unilateral de cambiar el statu quo por la fuerza o la coerción”, afirmó el G7.

Está previsto que el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reúna con el líder chino, Xi Jinping, la próxima semana al margen de la cumbre del Foro Económico Asia-Pacífico en San Francisco.

(Con información de AP)