Rusia volvió a frenar cualquier posibilidad de paz: “No necesitamos diálogo, Ucrania debe suplicar clemencia de rodillas”

Provocativo, el ex presidente Dmitri Medvédev, muy cercano a Putin, aseguró que no hay posibilidades de un acuerdo con Kiev

Guardar

Nuevo

 Imagen de archivo de Dimitri Medvedev y Vladimir Putin (Europa Press)
Imagen de archivo de Dimitri Medvedev y Vladimir Putin (Europa Press)

El vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso, Dmitri Medvédev, aseveró hoy que Moscú no necesita dialogar de paz con Ucrania hasta que ella no lo pida de rodillas, al comentar la reunión de una treintena de países celebrada en la ciudad saudí de Yeda para buscar una solución al conflicto. “No necesitamos ningún diálogo. El enemigo debe venir arrastrándose de rodillas, suplicando clemencia”, disparó.

El también expresidente, uno de los principales halcones de Rusia, afirmó respecto a la reunión de Yeda que “es difícil criticar en deseo a poner fin a una guerra”.

Dijo que cualquier propuesta de paz solo puede ser exitosa si cumple tres condiciones básicas.

“La primera: la participación de ambas partes del conflicto, algo que no sucede” ya que Rusia no fue invitada a dicha reunión, indicó. “La segunda: tomar en cuenta el contexto histórico. Y es el siguiente: Ucrania no existía como país antes de 1991. Es una esquirla del Imperio ruso”, dijo. Concluyó que también es necesario “tomar en cuenta la realidad actual”, que en su opinión radica en que “Ucrania está en una fase de semidescomposición, y parte de sus territorios retornaron a Rusia”.

“El intermediario que esté dispuesto a reconocer estos aspectos evidentes, tiene oportunidad para el éxito. El resto, ninguna”, zanjó.

Tras las frustradas negociaciones de paz de Estambul de abril de 2022, Rusia se opone al diálogo con Ucrania para poner fin al conflicto. Ucrania, por su parte, exige como condición para el inicio de las negociaciones la retirada de las tropas rusas a las fronteras de 1991, que incluirían la anexionada península de Crimea, liberación de todos los prisioneros de guerras y considerables reparaciones, algo que Rusia considera inadmisible.

Ataques nocturnos

La fuerza aérea ucraniana anunció el domingo haber derribado en la noche 30 de los 40 misiles de crucero, y todos los drones Shahed, lanzados por Rusia en varios ataques.

“Treinta misiles de crucero y 27 drones fueron destruidos”, anunció en Telegram. También señaló que Rusia había utilizado tres misiles hipersónicos Kinzhal, aunque no precisó si habían sido derribados.

Un bombero trabaja en el interior del edificio incendiado de la Universidad de Economía y Comercio, que fue alcanzado por bombardeos rusos en Donetsk, Ucrania controlada por Rusia, 6 de agosto de 2023 (Reuters)
Un bombero trabaja en el interior del edificio incendiado de la Universidad de Economía y Comercio, que fue alcanzado por bombardeos rusos en Donetsk, Ucrania controlada por Rusia, 6 de agosto de 2023 (Reuters)

“En total, el enemigo utilizó 70 armas aéreas en varias series de ataques”, especialmente en la región de Khmelnytsky, a cientos de kilómetros de las líneas del frente pero donde se encuentra una importante base aérea ucraniana.

El jefe de la administración de la región, Sergiy Tyurin, dijo que el ataque alcanzó a un almacén de desechos de maíz, lo que provocó un incendio que destruyó el edificio y afectó a una superficie de más de 1.400 metros cuadrados antes de que pudiera ser extinguido.

Un empleado resultó herido en el incendio.

Bombardeo a un centro de transfusión de sangre

Rusia recrudeció sus ataques a Ucrania el sábado, con un bombardeo contra un centro de transfusión de sangre en Kharkiv (este) que dejó “muertos y heridos”, y otro contra un fabricante aeronáutico en Jmelnitski (centro), anunció el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, horas después de que Kiev atacara a un petrolero ruso en el estrecho de Kerch.

“Una bomba aérea guiada” alcanzó el centro sanitario en Kupiansk, en Járkov, una ciudad a pocas decenas de kilómetros de la frontera con Rusia, precisó Zelenski en redes sociales, añadiendo que había “muertos y heridos” y que los equipos de rescate estaban “extinguiendo el fuego”.

Poco antes, el mandatario ucraniano informó en su discurso vespertino diario que misiles rusos habían golpeado las instalaciones del grupo aeronáutico Motor Sich, una de las empresas controladas por el gobierno desde el principio de la guerra.

La fábrica de Motor Sich se encuentra cerca de Jmelnitski, a unos 300 kilómetros al suroeste de Kiev. La región, donde se encuentra una importante base aérea ucraniana, ha sido blanco regular de ataques rusos en los últimos meses.

Golpe a Moscú

Horas antes, Kiev anunció que había alcanzado con drones un petrolero ruso en el estrecho de Kerch, lo que perturbó temporalmente el tráfico en un puente estratégico que une Rusia con la península de Crimea, en momentos de creciente tensión en el mar Negro.

El navío transportaba combustible para las tropas de Moscú. La ofensiva tuvo lugar horas después de que uno de los barcos del Kremlin fuera alcanzado en el mar Negro

Las operaciones militares de ambos bandos se han intensificado en esa zona desde que Rusia se retiró a mediados de julio del acuerdo que permitía a Ucrania exportar granos por esa vía marítima.

El petrolero ruso “SIG” fue alcanzado hacia las 23H20 (20H20 GMT) del viernes en el sur del estrecho de Kerch, precisó este sábado la agencia federal de transporte marítimo de Rusia en Telegram.

La diplomacia rusa condenó el ataque señalando que se trataba de un “buque civil” y que Kiev “no solo puso en riesgo de muerte a la tripulación sino que planteó la amenaza de un desastre ambiental de gran escala”.

Moscú también informó el sábado que había enviado un caza para interceptar un dron estadounidense de reconocimiento que volaba cerca de su frontera aérea sobre el mar.

Con información de EFE y AFP

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo