La cúpula del Partido Comunista reconoció que la economía de China “afronta nuevas dificultades”

Los líderes partidarios aputaron a la “insuficiente demanda interna”, las dificultades operativas de algunas empresas y los “peligros ocultos en áreas clave” como argumento para las decepcionantes cifras de la recuperación postpandémica del gigante asiático

Compartir
Compartir articulo
Xi Jinping y miembros del politburó del Partido Comunista (Reuters)
Xi Jinping y miembros del politburó del Partido Comunista (Reuters)

Los máximos dirigentes chinos afirmaron que la economía se enfrenta a “nuevas dificultades y desafíos” en una reunión del Politburó, compuesto por 24 personas, celebrada este lunes.

Los altos funcionarios del país se reúnen anualmente a finales de julio para analizar la situación económica antes de su tradicional descanso estival en agosto.

Este año se han reunido en un momento en que la recuperación de la segunda mayor economía del mundo tras la pandemia estaba perdiendo fuelle, debido en gran parte a la atonía del gasto de los consumidores.

“La reunión señaló que el actual funcionamiento económico se enfrenta a nuevas dificultades y desafíos, principalmente debido a la insuficiente demanda interna, las dificultades operativas de algunas empresas, los altos riesgos y peligros ocultos en áreas clave, y un entorno externo complejo y severo”, dijo una lectura de la reunión en la cadena estatal CCTV.

El Politburó acordó el lunes que Beijing debe “aplicar una regulación macroeconómica precisa y eficaz, reforzar la regulación anticíclica y las reservas políticas”, según la CCTV.

La reunión, encabezada por el presidente Xi Jinping, también pidió esfuerzos para expandir el consumo interno y “ajustar y optimizar las políticas inmobiliarias de manera oportuna”, dijo CCTV.

Datos desalentadores

Una serie de datos económicos desalentadores en los últimos meses ha incrementado los llamamientos para que las autoridades pongan en marcha medidas de apoyo.

China declaró este mes que su economía creció un 6,3% en el segundo trimestre, mucho menos que el 7,1% previsto en una encuesta de analistas realizada por la agencia de noticias AFP.

El decepcionante resultado se produjo a pesar de la bajísima base de comparación con el año pasado, cuando el país se vio afectado por una serie de bloqueos de COVID en las principales ciudades.

Estudiantes en su graduación. El desempleo juvenil está en niveles récord (Reuters)
Estudiantes en su graduación. El desempleo juvenil está en niveles récord (Reuters)

En términos intertrimestrales, que se consideran una base de comparación más realista, el crecimiento fue del 0,8%, muy por debajo del 2,2% registrado en enero-marzo, el primer periodo completo tras la supresión de las restricciones del Covid.

En junio, el desempleo juvenil alcanzó la cifra récord del 21,3%, frente al 20,8% de mayo.

Y el sector inmobiliario sigue sumido en crisis, ya que los principales promotores no consiguen terminar los proyectos de viviendas, lo que desencadena protestas y boicots hipotecarios por parte de los compradores.

Aunque el Banco Popular de China recortó el mes pasado los tipos de interés y las autoridades se comprometieron a ayudar al atribulado sector inmobiliario, Beijing ha tomado muy pocas medidas concretas.

“La clave de la reunión no son las medidas políticas específicas, sino el tono político establecido por los principales líderes”, escribió Larry Hu, economista de Macquarie, en una nota.

El régimen mencionó el “fortalecimiento de las políticas anticíclicas”, pero el tono relacionado con las políticas fiscales y monetarias no parece significativamente diferente del anterior”, dijo Zhiwei Zhang, economista jefe de Pinpoint Asset Management.

Zhang dijo que el llamamiento a apoyar el sector inmobiliario parecía mostrar que el Gobierno ha “reconocido la importancia del cambio de política en este sector para estabilizar la economía”.

“No esperamos que los responsables políticos desaten un paquete de estímulo similar a una bazuca”, dijo Hu, de Macquarie. “Lo más probable es que sigan desplegando medidas de estímulo de forma poco sistemática”.

China dio a conocer el viernes una serie de medidas para fomentar la compra de automóviles, mientras que también se han anunciado otras medidas para promover la inteligencia artificial y el consumo de productos electrónicos.

Beijing aspira a un crecimiento en torno al 5% este año, uno de los objetivos más bajos fijados por el gigante asiático en décadas, y que el primer ministro Li Qiang ha advertido que no será fácil de alcanzar.

(Con información de AFP)

Seguir leyendo: