Macron advirtió que irá hasta el final con la reforma de las pensiones, pese a la moción de censura contra su gobierno

En medio de un clima de tensión entre protestas sociales y huelgas, el presidente de Francia manifestó a los responsables de ambas cámaras del Parlamento “su deseo de que el texto sobre las pensiones vaya hasta el final de su recorrido democrático dentro del respeto a todos”

Guardar

Nuevo

Emmanuel Macron, presidente de Francia (Ludovic Marin/Pool via REUTERS)
Emmanuel Macron, presidente de Francia (Ludovic Marin/Pool via REUTERS)

Emmanuel Macron manifestó este domingo la intención de “ir hasta el final” con la reforma de las pensiones que aumenta la edad mínima de jubilación de los 62 a los 64 años, a pesar del tenso clima social y político por su aprobación sin voto en la Asamblea de Francia.

Fuentes de la Presidencia francesa enviaron este mensaje a los medios en la víspera de las dos mociones de censura que el gobierno que Macron nombró enfrenta, a partir de las 15 GMT y cuya aprobación dependerá del voto de los 61 diputados de un partido conservador dividido.

“Después de meses de negociaciones políticas y sociales, con más de 170 horas de debate y que terminaron con un texto consensuado entre el Senado y la Asamblea, el presidente de la República expresó a los responsables de ambas cámaras su deseo de que el texto sobre las pensiones vaya hasta el final de su recorrido democrático dentro del respeto a todos”, señaló la nota.

La reforma quedó aprobada el pasado jueves 16 aplicando el artículo 49.3, un resorte legal que permite sacar adelante un proyecto de ley sin votación en la Asamblea y que el Ejecutivo accionó por no tener asegurada la mayoría absoluta por la división de los conservadores Los Republicanos (LR).

El nuevo plan para las pensiones, considerado fundamental por el presidente de Francia para lograr el equilibrio de las finanzas públicas, entrará en vigor si el Gobierno sobrevive a las dos mociones y a eventuales recursos en el Consejo Constitucional.

Continúan las protestas en Francia contra la reforma de pensiones impulsada por el presidente Emmanuel Macron

Macron mostró además su preocupación por las denuncias de decenas de parlamentarios oficialistas, quienes aseguran haber sufrido amenazas verbales y físicas por apoyar la impopular reforma.

El mandatario demandó que se pongan en marcha “todos los medios” para proteger a los diputados amenazados.

Por cuarta noche consecutiva, algunas ciudades de Francia registraron manifestaciones antigubernamentales no declaradas a las autoridades. La de París, que transcurrió sin grandes sobresaltos en la zona del Forum Les Halles, se saldó con al menos seis arrestos, y la de Marsella, en la que hubo cargas de los antidisturbios, con una decena.

Mientras Francia vivió su cuarta noche de manifestaciones espontáneas y no declaradas ante la autoridad -en las que centenares de personas han sido arrestadas por altercados y quema de mobiliario urbano-, las huelgas parciales siguen en pie.

El 30% de los vuelos del aeropuerto de Orly-París se han cancelado para este lunes y el 20% de los del aeropuerto de Marsella, debido a paros convocados por los controladores aéreos.

Policías y gendarmes franceses hacen guardia frente a la Asamblea Nacional antes de la votación sobre la reforma de las pensiones, en París (REUTERS/Pascal Rossignol)
Policías y gendarmes franceses hacen guardia frente a la Asamblea Nacional antes de la votación sobre la reforma de las pensiones, en París (REUTERS/Pascal Rossignol)

Los trenes también resultaron impactados. Circulan 4 de los 5 trayectos de alta velocidad; dos tercios de los regionales TER; y un 60% de los Inter ciudades. En París, los trenes de cercanías tampoco circulan con normalidad.

Varias refinerías se mantienen bloqueadas, como la de Le Havre, la mayor del país. Aunque aún no hay datos consolidados, varias gasolineras en la región de Lyon y de Marsella ya sufren de la falta de carburante.

Por su parte, los impactos de los paros en la recogida de basura en París se hacen todavía sentir. A pesar de que el Gobierno ha impuesto la vuelta de algunos trabajadores por razones de salud pública, miles de toneladas de basura se acumulan todavía en las aceras.

El Ayuntamiento de París, que apoya la huelga y no coopera con el Gobierno, calculó que el número de desechos se ha estabilizado en 10.000 toneladas.

(Con información de EFE)

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo