Olaf Scholz no descarta prolongar el uso de las centrales nucleares para resolver la crisis energética

El canciller de Alemania se refirió a la posibilidad de aplazar la desconexión de las tres últimas plantas del país, que de acuerdo al calendario del apagón nuclear debe producirse a finales de año. “Puede tener sentido”, afirmó

Compartir
Compartir articulo
El canciller alemán, OIaf Scholz, junto a una turbina de gas destinada a ser transportada a la estación de compresión del gasoducto Nord Stream 1 en Rusia, durante su visita a las instalaciones de Siemens Energy en Muelheim an der Ruhr, Alemania, el 3 de agosto de 2022 (REUTERS/Wolfgang Rattay)
El canciller alemán, OIaf Scholz, junto a una turbina de gas destinada a ser transportada a la estación de compresión del gasoducto Nord Stream 1 en Rusia, durante su visita a las instalaciones de Siemens Energy en Muelheim an der Ruhr, Alemania, el 3 de agosto de 2022 (REUTERS/Wolfgang Rattay)

El canciller alemán, Olaf Scholz, no descartó este miércoles prolongar el uso de las centrales nucleares para resolver la crisis energética, aunque recordó que las tres aún en funcionamiento sólo son relevantes para el suministro eléctrico.

“Puede tener sentido”, afirmó Scholz, en una visita a la planta de Siemens Energy de Mülheim (oeste), acerca de la posibilidad de aplazar la desconexión de las tres últimas centrales atómicas del país, que de acuerdo al calendario del apagón nuclear debe producirse a final de este año.

Scholz recordó, sin embargo, que el funcionamiento de éstas es relevante para el suministro eléctrico “en muy poca proporción”.

El posible aplazamiento del apagón nuclear divide a los socios de coalición del canciller socialdemócrata. Los Verdes, el partido del vicecanciller y ministro de Economía y Protección del Clima, Robert Habeck, lo rechazan en principio, mientras que los liberales del titular de Finanzas, Christian Lindner, lo respaldan.

El canciller alemán, OIaf Scholz, camina junto a una turbina de gas destinada a ser transportada a la estación de compresión del gasoducto Nord Stream 1 en Rusia, durante su visita a las instalaciones de Siemens Energy en Muelheim an der Ruhr, Alemania (REUTERS/Wolfgang Rattay)
El canciller alemán, OIaf Scholz, camina junto a una turbina de gas destinada a ser transportada a la estación de compresión del gasoducto Nord Stream 1 en Rusia, durante su visita a las instalaciones de Siemens Energy en Muelheim an der Ruhr, Alemania (REUTERS/Wolfgang Rattay)

Los liberales consideran además la posibilidad de reactivar algunas plantas ya desconectadas, pero aún capacitadas técnicamente para volver a funcionar, al menos hasta 2024.

Antes de tomar una decisión al respecto hay que tener una evaluación concreta sobre los suministros y reservas existentes, recordó Scholz, para aludir asimismo a que por el momento siguen llenándose los depósitos de gas de cara al invierno boreal, pese a la reducción de los suministros de gas ruso.

El gigante ruso Gazprom suspendió completamente los suministros durante diez días, en julio, argumentando tareas de mantenimiento y la falta de una turbina.

Finalmente se reanudaron los suministros, pero reducidos a un 20% de la capacidad del gaseoducto, ya que Moscú sigue insistiendo en los “problemas técnicos” derivados de tareas de mantenimiento.

Una vista general muestra la sede de Gazprom, en Moscú, el 27 de junio de 2014 (REUTERS/Sergei Karpukhin/Archivo)
Una vista general muestra la sede de Gazprom, en Moscú, el 27 de junio de 2014 (REUTERS/Sergei Karpukhin/Archivo)

Pese a esa situación, Alemania logró mantener el nivel de los depósitos de gas sobre el 64% mientras duró la suspensión completa del servicio y, tras su reanudación, se ha registrado un lento avance hasta el 68%.

El objetivo del Ministerio de Economía y Protección del Clima es llegar al 75% a principios de septiembre y al 95% en noviembre, para garantizar con ello los suministros de gas durante el invierno.

Con ese propósito se han pasado a activar las plantas de carbón ya fuera de funcionamiento, para no tener que recurrir al gas para el consumo eléctrico.

Asimismo se han empezado a adoptar en algunos “Länder” (estados federados) medidas de ahorro energético en edificios públicos y monumentos, piscinas públicas y otras instalaciones.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO: