Gritos de “Alá es grande”, tres muertos y las últimas palabras de una víctima: cómo fue el ataque terrorista en la iglesia de Niza

Según reportaron medios franceses, la policía busca a un potencial cómplice del atacante e instó a los vecinos a tener cuidado si se encuentran en el centro de la ciudad

Fuerzas de seguridad en el lugar del ataque en Niza (REUTERS/Eric Gaillard)
Fuerzas de seguridad en el lugar del ataque en Niza (REUTERS/Eric Gaillard)

El atentado terrorista que este jueves volvió a estremecer a Francia comenzó hacia las 09:00 locales (08:00 GMT), cuando un hombre unos 30 años irrumpió en la basílica Notre-Dame de Niza, en pleno corazón de esta ciudad de la Riviera Francesa que hace 4 años fue blanco de un ataque yihadista que dejó 86 víctimas.

El atacante, que según el alcalde de la ciudad no paraba de gritar “Alá es grande”, asesinó a tres personas, antes de ser herido durante la intervención policial y llevado al hospital.

Las primeras dos victimas fueron el sacristán de la iglesia y una mujer de unos 70 años que estaba rezando en el templo y fue decapitada. La tercera víctima, una mujer de unos 40 años, fue gravemente herida y logró huir a un bar vecino, pero murió poco después.

Según informó la televisión francesa BFM TV, el terrorista intentó decapitar también a esta mujer, pero no lo logró. “Esta señora todavía estaba viva y logró hablarle a los socorristas. Justo antes de morir les dijo ‘Díganle a mis hijos que los amo’", informó el medio.

La policía acordonó la zona de forma inmediata y los artificieros se trasladaron hasta ese punto, en el que se escucharon varias detonaciones que la Prefectura atribuyó a sus operaciones.

Daniel Conilh, un camarero de una cafetería cercana, contó los minutos posteriores al ataque.

“Yo estaba allí, estaba sirviendo”, dijo a la AFP este camarero del Grand Café de Lyon, situado a cincuenta metros de la basílica donde tuvo lugar el ataque.

“Todos salimos corriendo, hubo disparos. Una señora vino directamente de la iglesia y nos dijo ‘corran, corran hay alguien que atacó (con un cuchillo), va a haber disparos, hay gente muerta’”, continuó Daniel Conilh.

“Alrededor de las 9H10 un montón de coches, incluyendo los de la brigada de bomberos cuadraron el área, oímos muchos disparos”, agregó.

Franck Hembert, un hombre de 44 años, estaba a unos cuarenta metros de distancia de la iglesia cuando ocurrió el ataque.

“Vi a un tipo salir corriendo de la iglesia como un loco. En treinta segundos, entre cuatro y seis policías de la ciudad lo persiguieron. No puedo describírselo con precisión, fue muy rápido. Se escapó, con la policía detrás de él, hacia un lado de la iglesia. Hay un jardín detrás. Entró. Escuché claramente al menos cuatro disparos. Eran entre las 9:10 y las 9:15. Me escondí”, contó al diario local Nice Matin.

REUTERS/Eric Gaillard
REUTERS/Eric Gaillard

Luego, según el testigo, la policía regresó a la iglesia. “No se quedaron mucho tiempo, salieron corriendo, entendí que era terrible, me fui de inmediato”.

Pasado el mediodía, un gran número de policías y socorristas estaban presentes cerca de la iglesia. “La situación está bajo control”, dijo un agente. Toda la zona estaba acordonada.

Según reportaron medios franceses, actualmente se busca un potencial cómplice del atacante. La policía instó a los vecinos a tener cuidado si se encuentran en el centro de la ciudad.

“Ya es suficiente”

El ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, anunció en Twitter una “reunión de crisis” en la que participará el presidente Emmanuel Macron antes de viajar a Niza por la tarde.

El alcalde de Niza, Christian Estrosi, que se dirigió de inmediato al lugar del ataque, dijo que Francia debe actuar para “eliminar el islamofascismo” y pidió que todas las iglesias de la ciudad sean puestas bajo vigilancia policial o cerradas. “Ya es suficiente”, añadió.

El alcalde de Niza Christian Estrosi en el lugar del atetado (Twitter / @CESTROSI via REUTERS)
El alcalde de Niza Christian Estrosi en el lugar del atetado (Twitter / @CESTROSI via REUTERS)

Según dijo Estrosi, el atacante gritó varias veces “Alá Akbar” (Alá es el más grande).

El atentado se produce dos semanas después de que Samuel Paty, profesor de una escuela secundaria de Conflans-Sainte-Honorine, a las afueras de París, fuera decapitado tras mostrar caricaturas de Mahoma durante una clase sobre la libertad de expresión.

Niza fue blanco el 14 de julio de 2016 de un ataque islamista que dejó 86 muertos en el que un hombre arremetió deliberadamente un camión hacia una multitud que estaba celebrando el Día de la Bastilla, la Fiesta Nacional francesa.

Francia es azotada por atentados terroristas de alto impacto desde 2015, cuando un ataque yihadista el 7 de enero contra el semanario satírico Charlie Hebdo dejó 12 muertos. El 13 noviembre del mismo año un comando yihadista perpetró ataques coordinados en París que dejaron 130 muertos.

Actualmente tiene lugar el juicio en París el juicio por el sangriento atentado contra Charlie Hebdo, en el que murieron algunos de los caricaturistas más célebres de Francia.

Coincidiendo con la apertura del juicio, el semanario volvió a publicar las caricaturas de Mahoma que le habían convertido en blanco de los yihadistas, lo que le valió condenas en el mundo musulmán.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Los obispos franceses y los líderes europeos condenaron el atentado terrorista en Niza

Ataque en un consulado francés en Arabia Saudita: acuchillaron a un guardia de seguridad