Hamed Shaker al Badri, conocido como Bin Jaldun, fue detenido en su casa ubicada en Kirkuk, al norte de Irak
Hamed Shaker al Badri, conocido como Bin Jaldun, fue detenido en su casa ubicada en Kirkuk, al norte de Irak

Las fuerzas de seguridad de Irak detuvieron el martes a un alto cargo del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), identificado como el antiguo “número dos” del fallecido jefe yihadista Abu Bakr al Baghdadi.

El coronel Hisham al Yaburi, de la Administración de Policía de Al Hawija, en la provincia norteña de Kirkuk, indicó a la agencia EFE que el yihadista, identificado como Hamed Shaker al Badri (alias Bin Jaldun), fue detenido en una redada policial en su casa en el suroeste de Kirkuk.

Al Badri, quien además es primo del que hasta hace poco fue el hombre más buscado del mundo, cometió diversos crímenes contra civiles y fuerzas de seguridad, según Al Yaburi.

Por su parte, la Célula de Información de Seguridad de Irak afirmó en un comunicado que el detenido fue el responsable militar del Estado Islámico para la provincia septentrional de Saladino durante la época en que ISIS tenía el control de grandes áreas de esa zona en 2014.

Abu Bakr al Baghdadi, ex jefe de ISIS, fue abatido por las fuerzas de seguridad de EEUU en octubre
Abu Bakr al Baghdadi, ex jefe de ISIS, fue abatido por las fuerzas de seguridad de EEUU en octubre

Tras la liberación de la provincia de Saladino, Al Badri huyó con otros miembros de la organización terrorista a la ciudad de Hawija, donde sirvió como responsable de inteligencia, de acuerdo con las fuentes.

El alto mando yihadista permaneció allí hasta que las fuerzas iraquíes avanzaron para liberar Hawija y posteriormente huyó a Siria. Pero luego regresó a Kirkuk, donde varias personas lo identificaron e informaron a las fuerzas de seguridad.

Tras su detención, comenzó a ser interrogado por las autoridades iraquíes.

Pese a haber declarado la victoria sobre ISIS, las fuerzas iraquíes continúan la lucha contra el terrorismo (REUTERS/Essam al-Sudani)
Pese a haber declarado la victoria sobre ISIS, las fuerzas iraquíes continúan la lucha contra el terrorismo (REUTERS/Essam al-Sudani)

Estados Unidos anunció en octubre la muerte de Al Baghdadi durante una operación de las fuerzas especiales del país norteamericano en la localidad siria de Barisha, situada en la provincia de Idlib (noroeste) y cerca de la frontera con Turquía.

El Estado Islámico afirmó días después que había elegido como nuevo líder a Abu Ibrahim al Hashimi. Así, agregó que es un descendiente del profeta Mahoma, una condición que también se le atribuía a Al Baghdadi y que le permitió declararse califa en 2014.

Irak declaró el 9 de diciembre de 2017 el “fin de la guerra” contra Estado Islámico en el país, después de que los militares recuperaran los últimos bastiones que aún permanecían bajo control de la organización yihadista.

A pesar de que ISIS fue derrotado territorialmente y perdió todos sus dominios en Siria en marzo de este año, aún tiene presencia en ambos países y actúa sobre todo contra las fuerzas de seguridad iraquíes y las milicias kurdosirias.

Con información de EFE y Europa Press

MÁS SOBRE ESTE TEMA: