Miles de manifestantes se movilizan para dejar el paso a una ambulancia

Unas dos millones de personas salieron este domingo a las calles, en la mayor manifestación de la historia de Hong Kong, para protestar en contra de un proyecto de ley que habilitaría las extradiciones judiciales a China.

Aunque el gobierno ya anunció la suspensión de la controvertida iniciativa, los habitantes de la ex colonia británica piden su cancelación definitiva y la renuncia de la jefa ejecutiva de Hong Kong,  Carrie Lam.

Las fotos de cientos de miles de manifestantes caminando por las calles fueron impactantes. Pero en otras latitudes también sorprenderán otros dos hechos inusuales que ocurrieron durante la protesta.

Un video muestra el momento en que una ambulancia intenta avanzar por la avenida que está saturada de gente. Lo que sería imposible en otros países, no lo es en Hong Kong, donde en instantes la gente comienza a correrse y deja un sendero libre por el que la ambulancia avanza sin problemas.

La segunda imagen curiosa ocurrió al final de la manifestación, ya de madrugada, cuando muchos jóvenes que participaron de la protesta comenzaron a recorrer la zona con bolsas de basura para recoger todos los desperdicios.

"Son las 2.30 de la madrugada y hay equipos caminando por el lugar de la protesta con bolsas de basura gigantes y recolectando la basura. Hong Kong es un lugar tranquilo", escribió en su cuenta de Twitter Nathan Ruser, adjuntando algunas fotos del operativo

En la mañana del lunes, el autor Kong Tsung-gan posteó fotografías de las calles limpias y escribió: "Los ocupantes están haciendo una última barrida de basura. Dos millones de personas marcharon por aquí ayer, estuvo ocupado toda la noche, y no hay ni un pedacito de basura en la calle. La gente de Hong Kong…!"

Según sus detractores, el proyecto de ley colocaría a la población de la ex colonia británica a merced del sistema judicial de China, opaco y bajo influencia del Partido Comunista. Los círculos empresariales temen que la reforma perjudique la imagen internacional de Hong Kong y su atractivo como centro financiero.

Acusada de autoritarismo, Lam tuvo que pedir "disculpas" este domingo, y reconoció que "deficiencias en la labor del gobierno llevaron a muchos conflictos y disputas en la sociedad de Hong Kong y decepcionaron y angustiaron a muchos ciudadanos".

Las masivas manifestaciones consiguieron sin embargo que el ejecutivo de Hong Kong suspendiera temporalmente un polémico proyecto de ley que autoriza las extradiciones a China, y que la jefa del gobierno local, Carrie Lam, pidiera disculpas. El líder estudiantil Joshua Wong, símbolo de las protestas prodemocracia de 2014, fue asimismo liberado este lunes.