"Aquí estamos y no nos vamos, venimos al topón", dicen "Las Marucheras" en un video que circula por redes sociales.

Un grupo de jóvenes mujeres que se hacen llamar "Las Marucheras", son violentas sicarias que afirman pertenecer al Cártel del Noreste (CDN).

Al menos tres mujeres son las que se pueden escuchar en la grabación, que a bordo de una camioneta lanzan amenazas a una mujer a la que se refieren como Zavala.

El apodo de "Las Marucheras" proviene del apodo que reciben los "halcones" en el Estado de Tamaulipas que trabajan para CDN: "Los Marucheros".

"Los Marucheros", el rango más bajo en el mundo de narco, vigilan las carreteras e informan a los líderes sobre el movimiento que hay en ellas,  a veces participan activamente y detienen a sus enemigos poniendo "ponchallantas" o incluso a balazos.

Se les comenzó a llamar con ese nombre, porque era frecuente que en las escenas de violencia relacionadas con el crimen organizado, era frecuente encontrar sopas instantáneas Maruchan.

Al principio, el grupo de sicarias comenzaron siendo "halcones", pero debido a las capturas o muertes de los líderes comenzaron su ascenso en el mundo del crimen. También lo consiguieron por sus propios méritos.

"La Güera"

Recientemente lo anterior quedó en evidencia gracias a la captura de Daniela N, alias "La Guera".  A principios de abril fue vinculada a proceso por los delitos de homicidio y asociación delictuosa en Ciudad Victoria.

La Güera es parte de una nueva generación de mujeres del narco (Foto: Fiscalía de Tamaulipas)
La Güera es parte de una nueva generación de mujeres del narco (Foto: Fiscalía de Tamaulipas)

"La Güera"  resultó ser la jefa de una célula de sicarios pertenecientes al CDN,  y se le adjudica la ejecución de la fiscal antisecuestros, Lucia Patricia Butrón Rivera, en el fraccionamiento Las Palomas, en Ciudad Victoria, en marzo pasado.

"La Güera" es considerada parte de la nueva generación de mujeres del narco en las que ya no son sólo esposas de los jefes de los cárteles o se encargan de manejar el dinero o administrar el negocios, sino que también ya forman parte activa del sicariato y de los puestos de liderazgo

"La Peque Sicaria"

Otro ejemplo es la joven apodada como "La Peque Sicaria". Juana N llegó al grupo criminal de Los Zetas, después del asesinato de su hermano.

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

La mujer confesó que a los 15 años quedó embarazada y para poder mantener a su hijo tuvo que dedicarse a la prostitución, luego pasó a trabajar para Los Zetas como "halcón", luego fue escalando puestos en la organización criminal, hasta llegar ser la encargada de las decapitaciones y mutilaciones.

Asesinaba por cuestiones tan banales como el pago atrasado de un alquiler. Según su relato, el ambiente de violencia le llevó a desarrollar ciertas prácticas, como tener sexo con las víctimas a las que acababa de matar

Recluida en un centro de reinserción de la Baja California, sigue sin mostrar arrepentimiento: "¿Quién me va a pagar 16.000 pesos mensuales por trabajar cuatro horas? Volver siempre es tentador".

María Celeste

 "Soy María Celeste y soy sicaria al servicio de Los Zetas", dijo la adolescente de 16 años y originaria de Ciudad Victoria, Tamaulipas, al momento de ser arrestada en 2011, después de 4 horas de enfrentamientos con la policía y donde también detuvieron a otros gatilleros de 16 y 21 años y murieron 6 de sus compañeras.

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

Fue invitada por unos amigos a formar parte del Cártel de los Zetas. Le ofrecieron ganar 8.000 pesos al mes.

Su preparación física, tanto como el manejo de armas de fuego duró alrededor de 2 meses, donde aprendió a utilizar artefactos tipo AK-47, AR-15 y armas de grueso calibre.

"Manejo el cuerno, la erre y las armas cortas" dijo María Celeste con una sonrisa al ser detenida.

El Cártel del Noreste actualmente pelea el territorio de Tamaulipas al Cártel del Golfo y a algunas células de Los Zetas, uno de los más sanguinarios de la historia.

Originalmente el cartel funcionaba como una facción más alineada a Los Zetas que operaba en la ciudad de Nuevo Laredo, pero tras la captura de Omar Treviño Morales; Juan Francisco Treviño intentó tomar el control de la organización para renombrarla como Cartel del Noreste.