La propaganda desacredita a la Virgen de Guadalupe, el más importe símbolo católico mexicano.
La propaganda desacredita a la Virgen de Guadalupe, el más importe símbolo católico mexicano.

La semana pasada comenzaron a circular volantes de propaganda electoral con la imagen de la Virgen de Guadalupe atribuidos al partido Morena (Movimiento de Regeneración Nacional) que tiene como candidato presidencial a Andrés Manuel López Obrador, puntero en las encuestas.

Los volantes muestran la figura de la Guadalupana cruzada por un círculo y una línea en medio de la señal de prohibido. Al lado hay un provocador mensaje que advierte que la Iglesia católica es parte de la "mafia del poder", como llama López Obrador a un grupo de políticos y empresarios que, según él, han dañado al país por intereses personales.

En el volante también se lee: "No permitamos la manipulación que hace la Iglesia católica a través del fanatismo y la utilización de diversos símbolos como el cuento de la Virgen de Guadalupe".

En el volante aparecen los logotipos de Morena, Partido del Trabajo (PT) y Partido Encuentro Social (PES), que en coalición llevan a López Obrador como candidato.

Hay que decir que el PES es un partido de orientación cristiana, lo que ha despertado críticas a la alianza que estableció con Morena, identificado a la izquierda del espectro político mexicano.

Para los devotos de la Virgen de Guadalupe, la más venerada en México, la difusión de esa propaganda resultó inaceptable y las redes sociales fueron el eco de su inconformidad, quejándose del mensaje y el uso electoral de la imagen por parte de Morena y sus aliados.

Aunque dirigentes de ese partido, colaboradores de campaña y hasta el mismo López Obrador aclararon desde el viernes que Morena no había distribuido esos volantes, este domingo la jerarquía de la Iglesia católica mexicana se sumó a la inconformidad.

"La Virgen de Guadalupe siempre ha ayudado a la unidad del pueblo de México y reprobamos que se le utilice como instrumento de discordia", anotó la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) en un comunicado.

Los obispos del país hicieron "un fuerte llamado a respetar esta imagen" y exigieron a las autoridades competentes investigar estos hechos y no permitir que circule "ningún tipo de propaganda electoral que contenga imágenes o símbolos religiosos venerados por gran parte del pueblo de México".

López Obrador y su equipo de campaña rechazaron como suya esta propaganda y calificaron el hecho como parte de la "guerra sucia" en contra del candidato.

"En nuestro movimiento hay católicos, evangélicos y librepensadores. En lo que a mí corresponde, como decía 'El Nigromante', me hinco donde se hinca el pueblo", publicó en su cuenta de Twitter el candidato presidencial.

También advirtieron de la falsa propaganda Marcelo Ebrard, ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y Tatiana Clouthier, colaborador y coordinadora de campaña de López Obrador, respectivamente.

MÁS SOBRE EL TEMA: