Efecto pandemia: el COVID-19 impulsó el narcotráfico en América Latina y la alianza entre chinos y los cárteles mexicanos se convirtió en un factor clave

“El consumo de drogas está aumentando en toda la región” y las drogas sintéticas “han “disparado el problema”, dice James Walsh, el hombre del Departamento de Estado a cargo de la lucha contra el narcotráfico y la criminalidad, en una entrevista con Infobae

Un manifestante muestra un cartel con la leyenda "Jalisco, Estado Narco" durante una marcha para exigir justicia para los hermanos José Alberto, Ana Karen y Luis Ángel González Moreno, quienes fueron secuestrados y asesinados por desconocidos, según medios locales, en Guadalajara, en el estado de Jalisco, México 11 de mayo de 2021. REUTERS/Fernando Carranza
Un manifestante muestra un cartel con la leyenda "Jalisco, Estado Narco" durante una marcha para exigir justicia para los hermanos José Alberto, Ana Karen y Luis Ángel González Moreno, quienes fueron secuestrados y asesinados por desconocidos, según medios locales, en Guadalajara, en el estado de Jalisco, México 11 de mayo de 2021. REUTERS/Fernando Carranza

Un sótano, la experiencia de los cárteles mexicanos y el apoyo de suministros y dinero desde China: esa es la nueva y poderosa combinación en el negocio del narcotráfico, profundamente modificado a partir de la aparición del covid-19.

“China se ha convertido en un actor principal en el movimiento de dinero del narco”, aseguró durante una entrevista con Infobae James Walsh, subsecretario de Estado de los Estados Unidos en la oficina de narcotráfico y criminalidad organizada (INL).

“Ahora estamos viendo que realmente monopolizan la distribución o la intermediación, si se quiere, para hacer llegar a los cárteles mexicanos, o a las manos de los colombianos”, añadió el funcionario norteamericano, que habló también de la posibilidad de la aparición de “narcoestados” en Centroamérica, de los peligros de las criptomonedas y del crecimiento de Perú en el negocio del narcotráfico.

- ¿Cuál es el panorama que se ve en la región un año y medio después de iniciada la pandemia?

- Es un panorama preocupante, y lo digo porque ya teníamos un problema con un nuevo mercado muy lucrativo en las drogas sintéticas que ha disparado el problema de las drogas aquí en Estados Unidos y también en América Latina. Pero luego tenemos un problema de migración, y además de eso, no olvidemos el covid-19 y lo que ha sucedido debido a las presiones que todos los gobiernos, incluyendo el nuestro, enfrentaron como resultado de la pandemia. Y, por supuesto, las organizaciones criminales se han aprovechado de este entorno, así que es algo muy preocupante.

- ¿Qué cambió en el narcotráfico a raíz de la pandemia?

- Todo el mundo estuvo como congelado en casa, pero las cosas han empezado a abrirse, las redes criminales se han ido adaptando, sus mercados de distribución se hacen ahora en Internet, el cibercrimen está ahora muy en alza. Como mencioné antes, las drogas sintéticas son un mercado diferente en un modelo de producción que permite al crimen organizado aprovechar las redes y cadenas de suministro dispares e ilegales para conseguir precursores químicos y obtener cierta experiencia en la creación de estas drogas. Pueden hacerlo en su sótano. Y los cárteles, en particular los de México, se han aprovechado de ello, también a causa del covid-19. La policía se ha concentrado en otros asuntos, y es más difícil hacer una labor policial estándar cuando se está en un entorno de covid-19 y se está preocupado por la pandemia.

- ¿La policía no está pudiendo lidiar con el narcotráfico debido al covid?

- Desde mi punto de vista, en lo que respecta al objetivo de la organización criminal y la aplicación de la ley, conseguir que las sociedades vuelvan a la normalidad ayudará a la policía, liberará a la policía para que haga su trabajo y cerrará este entorno que ha permitido a los cárteles y a las organizaciones criminales ampliar sus negocios.

El Subsecretario Adjunto Principal James Walsh (Foto de Samuel Corum/Getty Images)
El Subsecretario Adjunto Principal James Walsh (Foto de Samuel Corum/Getty Images)

- ¿Tienen ustedes un enfoque diferente a partir de esta nueva realidad que describe?

- Tradicionalmente nos hemos centrado, principalmente, en perseguir al jefe del cártel y a las organizaciones principales, a tratar de desbaratar la organización desde una perspectiva organizativa. Ese es sin duda un modelo eficaz, pero creemos que lo que también es eficaz, e incluso más eficaz, es lo que llamamos ir tras la interrupción de la red de suministro e ir tras el dinero. Así pues, desde Estados Unidos y en colaboración con nuestros socios, veremos cómo examinamos los distintos mercados ilícitos en los que se desarrollan estas organizaciones delictivas, y en los que están creciendo, y cómo examinamos las vulnerabilidades de su cadena de suministro y de su red comercial.

- ¿Cuál es el rol de China en esta nueva realidad?

- Si (las organizaciones criminales) van a producir drogas, drogas sintéticas en particular, van a necesitar productos químicos, y muchos de esos productos químicos proceden de China, por lo que estamos trabajando con los chinos, estamos trabajando con el gobierno de México para conseguir mejores controles en la gestión de los precursores químicos. China se ha convertido en un actor principal en el movimiento de dinero del narco. Ahora estamos viendo que realmente monopolizan la distribución o la intermediación, si se quiere, para hacer llegar a los cárteles, o a las manos de los colombianos, las ganancias de la venta de drogas vendidas en Estados Unidos, por lo que estamos vigilando ese espacio de cerca.

- En ese contexto, ¿le preocupa a Estados Unidos que haya países que legalizaron las criptomonedas, como El Salvador, y otros estén pensando en hacerlo?

- Estamos preocupados por la falta de gobernanza en todo el mundo cuando se trata de criptomonedas. Desde la perspectiva de la seguridad de la aplicación de la ley sabemos que algunas de estas criptodivisas, y algunos de estos intercambios no están siguiendo las reglas que deberían seguir. Nos preocupan los países que se pliegan a estas criptodivisas con la falta de legislación y controles necesarios para asegurar que se está haciendo con fines ilícitos.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele (REUTERS)
El presidente de El Salvador, Nayib Bukele (REUTERS)

- El peligro de que se establezcan narcoestados en Centroamérica es algo de lo que se viene hablando con preocupación en Washington en los últimos tiempos. ¿Cuán real es ese peligro, en especial en el llamado “Triángulo Norte”?

- Es posible que hayan oído esta expresión de que queremos centrarnos en la “raíz de los problemas”. En mi oficina, el INL, lo tomamos desde el ángulo de que, si vamos a crear sociedades en Centroamérica en las que haya menos incentivos para marcharse porque hay oportunidades económicas, haya algún tipo de garantía de que puedan estar seguros y protegidos en sus barrios. En El Salvador, por ejemplo, hemos reducido algunas de las tasas de homicidio, pero no es suficiente. No basta con eso. Hay que tener la oportunidad y disponibilidad para que estos ciudadanos trabajen. Así que vamos a trabajar estrechamente con USAID en algunos de los problemas y las causas fundamentales.

- ¿Cree que serán receptivos los gobiernos de la región?

- Vamos a tratar de hacer un llamamiento a estos gobiernos y decirles: “Oye, ya sabes, haz lo correcto aquí, si vas a servir a tus ciudadanos y a servirlos bien, enfréntate a la corrupción. Da un paso adelante y aborda este problema”. Y ese es nuestro mensaje y seguirá siéndolo, y denunciaremos a los que no lo hagan.

- En cuanto a Colombia, tengo entendido que el INL trabaja junto a la OEA en recuperar bienes del narcotráfico. Eso podría ser muchísimo dinero, ¿hay un cálculo de cuánto podría ser?

- Diría que desde la perspectiva del narcotráfico este es un ejemplo excelente, queremos ir tras el dinero. Y tras el dinero negro que está involucrado en esto, tanto desde la perspectiva del dinero de los funcionarios corruptos que son robados a los ciudadanos como del dinero de la droga que está circulando en los Estados Unidos, y cuyas ganancias regresan a los narcotraficantes. Lo que puedo decirles es que hemos observado un nuevo fenómeno al que estamos prestando mucha atención y del que seguimos aprendiendo.

- ¿Es la Triple frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay un área que preocupe especialmente?

- Seguimos preocupados por esa área. Desde el punto de vista de la droga, sé que nuestros colegas europeos también deberían estar preocupados, porque vemos que el tráfico de esa zona se dirige a Europa, especialmente el flujo de cocaína que sale de Colombia.

- Colombia y México son tradicionalmente las grandes bases del narcotráfico en la región. ¿Ve nuevos países incorporándose a ese grupo?

- Perú... siguen produciendo cocaína en Perú, así que es un área que sigue siendo un reto. Lo que me preocupa ahora mismo son las drogas sintéticas, los fentanilos y las metanfetaminas, y este es un problema no sólo para Estados Unidos. El consumo de drogas está aumentando en toda América Latina, y de nuevo es otro subproducto de esta pandemia. Ya estaba en aumento, pero está aumentando aún más, y los países de la región nos están preguntando por esto. Todavía estamos viendo predominantemente a México como el área de producción, tanto de heroína como de drogas sintéticas, como el fentanilo y las metanfetaminas. Colombia sigue dominando el mercado de la producción de cocaína, pero Perú está muy cerca, y Bolivia también tiene una pequeña producción.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR