Estados Unidos comenzará este mes la distribución de 500 millones de dosis de Pfizer para los 92 países de menos ingresos

El Departamento de Estado recalcó que la entrega se realiza sin condiciones a las naciones ordenadas según el listado del Banco Mundial

(Reuters)
(Reuters)

El gobierno estadounidense confirmó este jueves que la distribución de 500 millones de vacunas de Pfizer para los países de menores ingresos comenzará en agosto, para “llenar las brechas críticas de suministro que Covax ha estado enfrentando” en la lucha contra la pandemia del COVID-19.

“Acabamos de llegar y estamos superando los 110 millones de dosis enviadas en todo el mundo a casi 60 países y seguimos avanzando. Este mes saldrá el primer lote de los 500 millones de dosis de Pfizer que el presidente (Joe Biden) anunció que donaríamos a Covax”, indicó Gayle Smith, coordinadora para la Respuesta Global al COVID del Departamento de Estado norteamericano, en una conferencia de prensa en la que participó Infobae.

“Es una contribución increíblemente importante para lograr un mayor acceso a las vacunas para los países que han estado luchando por conseguir suficientes dosis. Se trata de las 92 economías de ingresos bajos y medios que cuentan con el apoyo de Covax y con la financiación de los donantes, así como varios países adicionales”, explicó a su vez Jeremy Konyndyk, director ejecutivo del Equipo de Trabajo contra el COVID-19 de la agencia USAID.

Smith también resaltó que las donaciones del gobierno estadounidense son entregadas “sin condiciones”, como parte de una misión humanitaria, haciendo un deslinde con la “diplomacia de vacunas” desplegada por China y Rusia.

Sobre el régimen chino, comentó que es “desafortunado” que China no financie al programa Covax, impulsado por la ONU, aunque Beijing sí ha entregado dosis directas de las fórmulas desarrolladas en el país. “Estas son las herramientas más poderosas que tenemos para poner fin a una pandemia, a la pandemia, lo que obviamente interesa a todos los países del mundo, incluido el nuestro. Así que nuestro punto de vista es que hay que proporcionar vacunas, especialmente por los principales países productores del mundo de forma gratuita, sin requisitos, sin condiciones, y de tal manera que consigamos cubrir a todo el mundo tan rápido como podamos”.

Los países abarcados por la iniciativa Advance Market Commitment:

Bajos ingresos: Afganistán, Benín, Burkina Faso, Burundi, República Centroafricana, Chad, Congo, Eritrea, Etiopía, Gambia, Guinea, Guinea-Bissau, Haití, República Popular Democrática de Corea, Liberia. Popular, Liberia, Madagascar, Malawi, Malí, Mozambique, Nepal, Níger, Ruanda, Sierra Leona, Somalia, Sudán del Sur, República Árabe Siria, Tayikistán, Tanzania, Togo, Uganda, Yemen

Renta media-baja: Angola, Argelia, Bangladesh, Bután, Bolivia, Cabo Verde, Camboya, Camerún, Comoras, Congo, Costa de Marfil, Yibuti, Egipto, El Salvador, Eswatini, Ghana, Honduras, India, Indonesia, Kenia, Kiribati, Kirguisa, Laos, Lesoto, Mauritania, Micronesia, Moldavia, Mongolia, Marruecos, Myanmar, Nicaragua, Nigeria, Pakistán, Papúa Nueva Guinea, Filipinas, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Islas Salomón, Sri Lanka, Sudán, Timor-Leste, Túnez, Ucrania, Uzbekistán, Vanuatu, Vietnam, Cisjordania y Gaza, Zambia, Zimbabwe

Otros países elegibles por la Asociación Internacional de Fomento, del Banco Mundial: Dominica, Fiyi, Granada, Guyana, Kosovo, Maldivas, Islas Marshall, Samoa, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Tonga, Tuvalu.

Según lo anunciado en junio, 200 millones se entregarán en lo que resta de 2021 y las otras 300 millones de dosis serán distribuidas en el primer semestre de 2022.

Arribo de dosis a Costa Rica (Reuters)
Arribo de dosis a Costa Rica (Reuters)

La funcionaria del Departamento de Estado también habló sobre el desafío planteado por los sectores que no están convencidos de las vacunas, en ocasiones por desconfianza. “Es un verdadero reto. Necesitan entender cómo funcionan, así que podemos hacer mucho trabajo poniendo la ciencia y los hechos a disposición del público”.

Pero también apuntó a la necesidad de trabajar contra las campañas de desinformación: “Creo que hay personas que intentan deliberadamente hacer que las vacunas estén en contra. Eso es algo más difícil de contrarrestar, pero, de nuevo, nuestro enfoque es exponer los hechos y la ciencia para demostrar que los que estamos defendiendo las vacunas en todo el mundo nos vacunamos y lo recomendamos encarecidamente”.

El coronavirus ha matado al menos a 4,2 millones de personas desde su aparición en China a fines de 2019, y Estados Unidos, con más de 613.000 muertos, es la nación del mundo con más decesos.

La disponibilidad de vacunas hizo que el número diario de nuevos casos se redujera drásticamente en muchos países en los últimos meses, pero la variante delta, altamente contagiosa, impulsa el aumento de las infecciones.

Washington despachó 111,7 millones de dosis, mayormente a través del sistema de distribución internacional Covax, pero también en conjunto con organizaciones como la Unión Africana o la Comunidad del Caribe (Caricom). En América Latina, además de Colombia (6 millones de dosis) recibieron dosis Guatemala (4,5 millones), México (4,04), Argentina (3,5), Brasil, El Salvador y Honduras (3 millones cada uno), Paraguay, Perú y Ecuador (2 millones cada uno), Bolivia (1 millón) y Costa Rica, Haití, Panamá y Uruguay (con 500.000 o más cada uno).

SEGUIR LEYENDO: