EEUU permitirá que los laboratorios comiencen a utilizar pruebas de alta complejidad para el Coronavirus