Al ver las imágenes del equipo femenino de waterpolo de Corea del Sur rompiendo en llanto de felicidad, cualquiera podría pensar que ganaron la medalla de oro en el Mundial de Natación. Sin embargo, las lágrimas de alegría de las jugadoras surcoreana sucedieron en un contexto totalmente opuesto.

Las integrantes del equipo de Corea del Sur, que habían debutado con una derrota por 64-0 ante Hungría en su primer partido del Grupo B del Campeonato Mundial que se disputa en Gwangju, tuvieron su momento emotivo en el último cuarto de su segundo partido. Con una desventaja de 27-0 en el marcador, lograron el gol del honor que les provocó una invaluable alegría.

Pese a ese segundo resultado decepcionante, el tanto convertido por Kyung Da-seul hizo llorar de emoción a sus compañeras y al público.

Las jugadoras de Corea de Sur celebran con lágrimas el gol convertido a Rusia en el Mundiial de Natación de Gwangju 2019 (AFP)
Las jugadoras de Corea de Sur celebran con lágrimas el gol convertido a Rusia en el Mundiial de Natación de Gwangju 2019 (AFP)

A ninguna de las jugadoras les importó haber perdido sus dos primeros partidos con un resultado global de 94-1, todas se sintieron orgullosas de ese gol anotado por la joven de 18 años.

"Me encantaría quedarme con el balón, pero no tengo idea de dónde está. Estaría agradecida si alguien lo encuentra", dijo Kyung a los medios locales tras la dura caída por 30-1 ante Rusia, equipo que logró la medalla de bronce de 2017.

El equipo femenino de Corea del Sur perdió por 64-0 ante Hungría en su debut en el Mundial de Natación (AFP)
El equipo femenino de Corea del Sur perdió por 64-0 ante Hungría en su debut en el Mundial de Natación (AFP)

"Cuando intenté el tiro no pensé que iba a entrar", agregó Kyung Da-seul, una de las integrantes del equipo anfitrión, que se confeccionó un mes antes del inicio de la competición. Tuvieron que recurrir a antiguas nadadoras para poder presentarse en el torneo. Pese al aliento de su público, las jugadores no logran maquillar su falta de experiencia y han tenido que cargar con el peso de dos caídas lapidarias.

Su historia es comparada con la de Eric Moussambani, un nadador de Guinea Ecuatorial, que representó a su país en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000. Él supo que iba a competir en los JJOO con solo cuatro meses de antelación y, a falta de piscina olímpica en su país, entreno por su cuenta en playas y ríos.

El equipo femenino de waterpolo de Corea del Sur se confeccionó un mes antes del Mundial (AFP)
El equipo femenino de waterpolo de Corea del Sur se confeccionó un mes antes del Mundial (AFP)

Las jugadoras de Corea del Sur en su estreno sufrieron el poderío de las húngaras, bicampeonas del mundo, que tardaron 12 segundos en ponerse en ventaja y anotaron aproximadamente un gol cada 30 segundos. Por fortuna, en su segundo partido tuvieron una actuación más digna y hasta se dieron el lujo de marcar.

"Fue muy emotivo porque hemos estado pasando por muchas cosas. Ese gol lo es todo para nosotros. Somos principiantes en el waterpolo",comentó Ryan Hanna Yoon, quien se mostró optimista al ser consultada sobre sus expectativas para el próximo partido contra Canadá. "Esperemos marcar más goles y encajar menos", bromeó.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: