SpaceX, la compañía aeroespacial fundada por Elon Musk y dirigida por Gwynne Shotwell, está a punto de lanzar su primer prototipo de cohete diseñado para enviar personas a Marte. Según una comunicación que recibieron algunos vecinos de la zona de Boca Chica, una playa en el sur de Texas donde se encuentra una plataforma de lanzamientos espaciales, las pruebas podrían comenzar este mismo lunes.

Días atrás, SpaceX trasladó hasta Boca Chica la sección inferior de su tolva de prueba del Test Hopper, el prototipo del Starship. Poco después, los ingenieros agregaron un motor de cohete Raptor, la máquina más nueva y más poderosa que SpaceX ha desarrollado, a la base del vehículo.

La plataforma de lanzamiento en Boca Chica fue construida en 2014 por SpaceX para los cohetes Falcon 9 y Falcon Heavy, pero a comienzos del año pasado Elon Musk anunció que sería el centro de operaciones para el Starship, la nave con la que espera llegar a Marte.

Si bien el Test Hopper todavía no está en condiciones de lanzarse al espacio, se especula con que las pruebas estén relacionadas con el hardware y algunos puntos cruciales del diseño que SpaceX necesita para crear un Starship (anteriormente conocida como Big Falcon Rocket). La compañía informó que el prototipo "estará sujetado durante la prueba inicial" y que los "saltos" (despegues y aterrizajes cortos) no serán visibles desde fuera de la plataforma.

Starship fue diseñada para tener dos partes completamente reutilizables: la nave espacial Starship propiamente dicha y un "super propulsor" de algo más de 120 metros de altura, que utiliza un sistema de reentrada a la atmósfera "sangrante". A diferencia de las naves desarrolladas por la NASA que utiliza baldosas cerámicas pesadas para proteger evitar que se queme en las atmósferas de Marte y la Tierra, Starship "sangrará" el combustible del cohete a través de pequeños poros para enfriarse. En teoría, poner líquido entre la cobertura de acero de Starship y el plasma abrasador que se genera mientras atraviesa los gases atmosféricos, evitaría la destrucción de la nave.

Si las pruebas resultan de acuerdo con los planes, Starship podría salir al espacio en 2020, enviar a su primer tripulación alrededor de la luna en 2023 y llevar al primer grupo de personas hacia Marte en 2024. El diseño prevé que transporte hasta 100 personas y 150 toneladas de carga en cada viaje a Marte.

Las pruebas que comenzarán este lunes con la nave Test Hopper buscan ratificar que los principios básicos sobre los que será construida Starship funcionan correctamnte según los cálculos y previsiones que hicieron los ingenieros de SpaceX.

En sus redes sociales, Musk confirmó que las pruebas de esta semana se harán con un solo motor, mientras que la nave tendrá tres motores cuando haga vuelo suborbitales.

Test Hopper es un prototipo relativamente precario que no podrá volar en órbita alrededor de la Tierra. Según los planos que presentó ante las autoridades estadounidenses, se trata de un coete que volará hasta unos 5000 metros de altura.

Si bien a comienzo de año Musk había informado que la compañía construiría una versión más alta, capaz de entrar en órbita, pero luego de que unos vientos fuertes afectaran partes del prototipo en febrero, ahora los planes parecen sugerir que SpaceX abandonó esa idea y ahora se encuentra construyendo un prototipo de Starship a tamaño completo en su sede de Boca Chica.