Herido un militar filipino tras la colisión con un buque chino en aguas en disputa

Guardar

Nuevo

infobae

El Ejército de Filipinas ha confirmado este martes que un militar resultó "gravemente herido" el lunes tras una colisión entre un buque filipino y otro de la Guardia Costera de China en el último incidente protagonizado por ambos países en las aguas en disputa del mar de China Meridional. Las Fuerzas Armadas filipinas han indicado que el militar en cuestión "sufrió heridas graves" después de que la embarcación china "embistiera" el buque filipino cerca del atolón Second Thomas, también conocido como Ayungin. Así, ha confirmado que el incidente se produjo cuando las fuerzas filipinas llevaban a cabo una serie de operaciones de reabastecimiento de las tropas situadas en un barco encallado desde hace más de dos décadas en la zona, una cuestión duramente criticada por las autoridades chinas. "El continuo comportamiento agresivo y la conducta poco profesional de la Guardia Costera de China hacia una misión humanitaria legítima es inaceptable. Deben contenerse para evitar una escalada de tensiones", ha indicado el Ejército en un comunicado. "El Ejército sigue comprometido con mantener su presencia en el área, adhiriéndose al Derecho Internacional para proteger nuestros derechos, nuestro futuro y nuestros mares", recoge el texto. Los guardacostas chinos, por su parte, han afirmado que se produjo una colisión en aguas cercanas a Ayungin y han explicado que abordaron la embarcación durante la misión, pero ha acusado a Filipinas de realizar "maniobras poco profesionales" tras entrar "ilegalmente" en la zona. China reclama la mayor parte de las aguas de la zona por considerar que son parte de su territorio al figurar dentro de la llamada "línea de los nueve puntos" que aparece en los mapas del gigante asiático --una línea trazada por el Gobierno chino que reclama como suyo el mar de China Meridional, incluidas las islas Paracelso y Spratly--. Las relaciones entre China y Filipinas han sufrido un aumento de la tensión durante los últimos meses. Manila ha acusado a Pekín de obstaculizar sus misiones de desabastecimiento de tropas dentro de lo que considera como su zona económica exclusiva, mientras que China insiste en que los buques filipinos transitan estas aguas de forma ilegal. Filipinas, por orden de su presidente, Ferdinand Marcos Jr., ha rechazado las reclamaciones de China sobre este mar y sus recursos, al tiempo que ha reforzado los vínculos de defensa con Estados Unidos. Su Gobierno ha manifestado su determinación por explorar las aguas en busca de recursos energéticos tras hacerse con una victoria legal en 2016 ante el Tribunal Permanente de Arbitraje de La Haya, que rechazaba las reclamaciones de Pekín.

Guardar

Nuevo