La UE busca una fórmula común para reconocer la filiación por gestación subrogada

Guardar

Nuevo

Bruselas, 14 jun (EFE).- Los ministros de Justicia de la Unión Europea (UE) debatieron este viernes la manera de reconocer a nivel comunitario la filiación de los niños nacidos por gestación subrogada.

El asunto se abordó en un Consejo de Justicia, a partir de una propuesta de la Comisión Europea que tiene como objetivo facilitar el reconocimiento en un Estado miembro de la filiación de un niño o una niña ya reconocida en otro Estado miembro.

Según cifras de la Comisión Europea, se estima que dos millones de menores pueden enfrentarse a una situación en la que los vínculos con sus progenitores, establecidos ya en un Estado miembro, no se reconozcan a todos los efectos en otro país de la UE, algo que puede causar problemas a las familias cuando viajan o se mudan a otro país.

El intercambio de este viernes abordó en particular los casos relacionados con la gestación subrogada, con el fin de poder avanzar en las negociaciones de la propuesta.

La vicepresidenta comunitaria, Vera Jourová, dijo en rueda de prensa al término de la reunión que todavía quedan asuntos técnicos que resolver para avanzar en este reglamento y recordó que solo se puede aprobar por unanimidad.

El problema de la falta de reconocimiento de la filiación en la UE se deriva de la existencia de diferentes normas nacionales en esta materia.

En su discurso sobre el estado de la Unión de septiembre de 2020, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, afirmó que si alguien "es madre o padre en un país, también lo es en los demás países", y presentó la propuesta base del debate de hoy en diciembre de 2022.

Los ministros de Justicia abordaron tres posibles soluciones surgidas de los debates técnicos para reconocer la filiación a nivel europeo, pero al mismo tiempo respetar el derecho de los países a aceptar o no la gestación subrogada.

"Creo que puedo concluir que la combinación de las tres soluciones propuestas sigue siendo el camino a seguir. Algunas de estas pueden reunir más apoyo que otras, pero la combinación parece necesaria para abordar las necesidades de todos los países", afirmó el ministro belga de Justicia, Paul Van Tigchelt, cuyo país preside el Consejo de la UE este semestre.

Lo esencial, consideró, es que estas soluciones permitan la inclusión de la paternidad tras gestación subrogada sin "obligar a los Estados a avanzar en una dirección que no desean".

Por su parte, la vicepresidenta de la Comisión Europea Vera Jourova destacó que los debates técnicos sobre el expediente "han sido constructivos y están progresando" y celebró las intenciones de la presidencia húngara de continuar con el expediente.

"El objetivo final debe ser garantizar que las familias no se queden varadas en situaciones legales difíciles y que todos los niños tengan sus derechos plenamente protegidos", agregó.

Algunos Estados miembros como España, donde la gestación subrogada se considera una forma de violencia hacia la mujer, expresaron su interés por "continuar" con el debate a nivel técnico para encontrar una solución en equilibrio entre "la protección de los derechos de mujeres y menores" y "el respeto a las legislaciones nacionales".

Otros, como Italia, si bien se posicionó a favor de "proteger los derechos fundamentales de los niños en situaciones transfronterizas", expresó "no estar de acuerdo con el fundamento de la propuesta".

Hace seis meses, el Parlamento Europeo aprobó en sesión plenaria el reconocimiento de la filiación a nivel comunitario, sin importar las circunstancias de concepción, el nacimiento del niño ni el tipo de familia.

Sin embargo, los eurodiputados también aprobaron que los países de la UE tengan la posibilidad de no reconocer dicha filiación si es "manifiestamente incompatible con el orden público", una cuestión que solo será viable en casos concretos que deberán ser evaluados de forma individual para evitar la discriminación a las familias homoparentales. EFE

lgf/psh

Guardar

Nuevo