Indígenas desplazados en el estado mexicano de Chiapas exigen retorno seguro para víctimas

Guardar

Nuevo

infobae

Yajalón (México), 11 jun (EFE).- Miles de pobladores de la etnia Chol de la comunidad de Tila, en el estado de Chiapas, sureste de México, se manifestaron este martes ante la falta de acuerdos con las autoridades para garantizar un retorno seguro a las víctimas del desplazamiento forzado tras el éxodo ocurrido el viernes pasado.

Ese día, más de 4.000 indígenas choles fueron desplazados por la violencia que azota a la localidad de Tila debido a la presencia de un grupo armado denominado 'Los Autónomos', quienes también son reconocidos como 'karma' y la 'Fuerza Armada de Tila (FAT)'.

El posicionamiento de los desplazados se dio a conocer este martes luego de una reunión con representantes no solo del Gobierno federal, sino del estatal.

Los manifestantes estimaron que la cifra de desplazados aumentó este martes a unas 12.000 personas, con la huida de los pobladores de ocho anexos de Tila, quienes han sido amenazados, y donde decenas de jóvenes han sido reclutados por el grupo armado 'Los Autónomos' para amedrentar a la población.

Adelaida Martínez, una de las voceras de los desplazados de Tila, confirmó a medios que sostuvieron una "reunión relámpago" con representantes del Gobierno federal y del estatal "sin tener la certeza jurídica de las demandas de las víctimas".

"Dicen que ya establecieron muchos agentes (Ejército Mexicano, Seguridad Pública y Fiscalía) en la localidad, pero que el retorno prácticamente lo vamos a decidir nosotros, cuando nosotros realmente nos sintamos seguros para regresar y obviamente nosotros no nos sentimos seguros para regresar", dijo Martínez.

Además, expresó que la actitud de ambos Gobiernos "de no comprometerse a firmar un documento en el cual asegure la integridad de los pobladores" genera incertidumbre.

"Si están las fuerzas de seguridad allá y solo van a levantar cadáveres como sucedió los seis meses que estuvo el Ejército mexicano, pues realmente no hay seguridad", añadió.

A cinco días del éxodo, postrados en las canchas deportivas de la localidad de Yajalón, Petalcingo y otros municipios aledaños, los poblados manifestaron su exigencia con mensajes en pancartas y demandas en voz de los desplazados.

"¡Queremos un retorno seguro¡", "Aplicación del derecho", "¡Fuera el Centro de Derechos Humanos el Frayba y el clero de Tila", "Exigimos garantías al Gobierno mexicano".

Entre los desplazados algunos mensajes reclamaban: "exigimos seguridad para todos los pobladores de Tila", "queremos seguridad efectiva y permanente dentro y fuera de Tila" y mientras que otros apuntaron: "soy indígena desplazado y me da tristeza la omisión, como minimizaron el problema de Tila".

"No creemos que Tila está seguro porque no hay un papel donde esté firmado con el Gobierno federal y estatal, el presidente municipal de Tila no nos muestra un papel donde en realidad nos ampara la seguridad”, expresó Antonio Ramírez, poblador de la etnia Cho’l de Tila.

Finalmente, los pobladores señalaron que no habrá retorno a las comunidades hasta que tengan certeza jurídica respecto a sus propiedades, además de que se aplique la ley a quienes destruyeron sus bienes el pasado viernes provocando su salida del pueblo.

De acuerdo con los registros históricos, este es el segundo episodio más violento que vive el municipio de Tila. El primero ocurrió en noviembre de 2023, cuando también la cabecera municipal permaneció sitiada por casi 15 días y dejó como saldo 8 jóvenes fallecidos.

El éxodo de miles de familias indígenas se dio el pasado luego de que los pobladores vivieron casi cinco días atrincherados en la zozobra y el terror generado por grupos delincuenciales.

El pasado viernes, agentes militares y ministeriales de la Fiscalía General del Estado de Chiapas realizaron un recorrido por las calles para levantar evidencias y a su vez llevar a cabo las diligencias correspondientes por los delitos de homicidio, atentado contra la paz y otros que resulten.

Guardar

Nuevo