EEUU alerta de que la ley de agentes extranjeros de Georgia puede "estigmatizar a la sociedad civil"

Compartir
Compartir articulo
infobae

Las autoridades de Estados Unidos han mostrado su preocupación por el proyecto de ley de agentes extranjeros impulsado por el Gobierno de Georgia, que recibió el miércoles el primer visto bueno del Parlamento, y ha alertado de que esta legislación puede llevar a una "estigmatización" de las organizaciones de la sociedad civil en el país. El portavoz adjunto del Departamento de Estado de Estados Unidos, Vedant Patel, ha señalado que existe una "profunda preocupación" de cara a la promulgación de esta ley y ha destacado que muchas de estas organizaciones "trabajan para mejorar la vida de los ciudadanos georgianos". Esta normativa podría además perjudicar a los medios de comunicación que operan en Georgia para "proporcionar información" a la población, según ha indicado Patel en un comunicado del Departamento de Estado. "Creemos que la sociedad civil, el periodismo y las organizaciones de medios de comunicación son la piedra angular de cualquier sociedad democrática e instamos al Gobierno georgiano a que preste atención a las advertencias de que este proyecto de ley no está en consonancia con las normas y valores de la Unión Europea", ha lamentado antes de afirmar que "sin duda, repercutiría negativamente en el progreso de Georgia en su camino hacia la UE". Asimismo, ha matizado que Estados Unidos "seguirá instando y reiterando al Gobierno georgiano" esta "grave preocupación", unas palabras que van en una línea similar a la postura de la UE, que ha advertido de que esta ley --que ha generado fuertes protestas en el país y críticas desde la oposición-- "compromete el camino europeo" de Georgia. El expresidente ruso y actual vicepresidente del Consejo de Seguridad del país, Dimitri Medvedev, ha mostrado sin embargo su respaldo a la polémica ley y ha señalado que las protestas sociales en su contra está impulsadas desde Estados Unidos. Sin embargo, grupos de periodistas han denunciado actos de "persecución y ataque" por parte de las fuerzas de seguridad de Georgia mientras cubrían las manifestaciones frente al Parlamento. El proyecto obligará a registrarse como "agentes de influencia extranjera" a todas aquellas organizaciones, medios de comunicación y entidades similares que reciban al menos un 20 por ciento de su financiación del exterior, una medida similar a las vigentes en Rusia. El año pasado, la oposición y parte de la sociedad georgiana se manifestó en contra de esta propuesta legislativa por entenderla como una muestra de simpatía con Rusia. El Gobierno, por su parte, rechazó estas acusaciones y defendió que la propuesta serviría para simplemente tener un listado de organizaciones financiadas desde el extranjero.