La conservadora Baviera se rebela contra la legalización parcial del cannabis en Alemania

Compartir
Compartir articulo

Berlín, 16 abr (EFE).- El estado federado de Baviera (sur) se ha rebelado contra la legalización parcial del cannabis en Alemania, con la prohibición acordada este martes del consumo en fiestas populares, como el famoso Oktoberfest, o en espacios al aire libre como terrazas de establecimientos.

"El Consejo de Ministros de Baviera ha adoptado decisiones importantes para limitar el consumo público de cannabis a pesar de la peligrosa ley de legalización del Gobierno federal", anunció el Gobierno regional, en manos de la conservadora Unión Socialcristiana (CSU).

Entre otros, se prohibirá fumar derivados del cannabis en los espacios exteriores de los establecimientos de la hostelería, como los conocidos 'Biergärten' y en fiestas populares como la mundialmente conocida 'Oktoberfest' que se celebra en Múnich cada septiembre.

Además, informó el Gobierno regional en una nota, los municipios podrán restringir también el consumo de estos productos en espacios en los que se concentren muchas personas en un lugar relativamente pequeño, como atracciones turísticas, piscinas públicas o parques.

Los municipios tendrán además la potestad de prohibir el consumo en espacios públicos si hay motivos fundados para suponer que debido a un excesivo consumo de cannabis en ellos se están cometiendo delitos.

"En interiores ya tenemos de todas formas la prohibición total de fumar", declaró la ministra de Sanidad bávara, Judith Gerlach, que justificó la medida con la protección de los niños y adolescentes.

La CSU, así como su partido hermano, la Unión Cristianodemócrata de Alemania (CDU) -la principal fuerza de la oposición- se ha opuesto desde el principio a los planes de la coalición de Gobierno de socialdemócratas, verdes y liberales de legalizar de forma parcial el consumo de cannabis.

Desde que la ley entró en vigor el pasado 1 de abril, en Alemania es legal cultivar un número limitado de plantas para autoconsumo así como consumir sus productos en el espacio público, siempre que no ocurra dentro de un cierto radio de centros educativos o espacios infantiles.

El cannabis no se podrá vender en establecimientos comerciales, pero sí que está previsto autorizar la creación de clubes de autoconsumo cuyos miembros podrán adquirir la droga a precio de coste. EFE

cph/cae/fpa