Luis Arce pide acciones para evitar que el conflicto escale a una "tercera guerra mundial"

Compartir
Compartir articulo

La Paz, 14 abr (EFE).- El presidente de Bolivia, Luis Arce, pidió este domingo al secretario general de la ONU, António Guterres, que convoque a una reunión de urgencia para "evitar que este conflicto escale hacia una tercera guerra mundial", en referencia al ataque de Irán contra Israel materializado con el lanzamiento el sábado de más de 200 drones y misiles.

Arce escribió en una publicación en redes sociales que "en la guerra no hay ganadores, todos pierden, y la escalada de violencia a nivel mundial pone a la humanidad en riesgo de desaparecer. Nos unimos al llamado de otros países del mundo para establecer la paz en Medio Oriente".

El Consejo de Seguridad de la ONU celebra este domingo una sesión de emergencia, solicitada por Israel, para tratar los ataques que Irán lanzó contra el estado hebrero y algunos de sus territorios ocupados.

La reunión fue solicitada por el embajador israelí Gilad Erdan y al poco tiempo aceptada por la presidencia de Malta, que este mes encabeza el Consejo. Tendrá lugar a las 4 de la tarde hora local (20:00 gmt).

Otros presidentes de Latinoamérica también se expresaron por la situación, como el presidente de colombiano, Gustavo Petro", quien conminó "al pueblo de Israel" para "detener la locura de su gobernante".

Por su parte, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, hizo un llamado para que "no escale" el conflicto en Medio Oriente, y subrayó que "la política se inventó para evitar la guerra".

"La guerra es el peor camino para resolver conflictos internacionales; por el contrario, la manera más efectiva de evitarla es abordar las causas estructurales y coyunturales que la generan, como lo ha demostrado la historia del siglo XX, pues las heridas abiertas aún perduran", agregó el presidente boliviano.

La Guardia Revolucionaria iraní confirmó que esta ofensiva, la primera directa de ese país contra territorio israelí, es en represalia al bombardeo contra su consulado en Damasco del 1 de abril, en el que murieron siete de sus miembros. EFE

lp/ig