Putin aborda la situación en Gaza en gira relámpago por el Golfo Pérsico

Compartir
Compartir articulo

El Cairo/Moscú, 6 dic (EFE).- El presidente ruso, Vladímir Putin, que apenas había viajado al extranjero este año, abordó hoy la situación en Oriente Medio con los líderes de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) durante una gira relámpago por el Golfo Pérsico.

"Nuestra reunión es, sin lugar a dudas, oportuna", aseguró Putin al comienzo de su reunión con el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammad bin Salman, que tuvo lugar en el Palacio Real Al Yamamah de Riad, capital saudí.

Al igual que muchos líderes árabes, Putin se ha mostrado muy crítico con los bombardeos israelíes contra la Franja de Gaza y una delegación del brazo político del grupo islamista Hamás incluso visitó Moscú.

"Por supuesto, para todos nosotros es muy importante intercambiar información y valoraciones sobre lo que ocurre en la región", dijo Putin en Riad, adonde también viajó el líder checheno, Ramzán Kadírov.

Putin, cuya última visita a la región fue en 2019 y que fue recibido por una gran comitiva saudí, caracterizó las relaciones con el reino como "muy buenas" y "estables", tanto desde el punto de vista político como económico.

El asesor del Kremlin, Yuri Ushakov, aseguró la víspera, respecto a Gaza, que "ahora lo más importante es lograr un cese al fuego duradero, porque estos armisticios fragmentados son inútiles".

Esta mañana en la reunión en Abu Dabi con el presidente de EAU, Mohamed bin Zayed, también se mostró dispuesto a tratar la situación en Oriente Medio y la guerra en Ucrania.

Al respecto, Bin Zayed apuntó que su país "apoya la solución de diversos conflictos en el mundo a través del diálogo y los métodos diplomáticos, de una forma que mejore la paz y la estabilidad globales", según informó la agencia de noticias oficial, WAM.

Durante el encuentro, Bin Zayed y Putin también comulgaron en "la necesidad de que la comunidad internacional adopte medidas para lograr un alto el fuego", así como para proteger civiles y afianzar la llegada de ayuda humanitaria al enclave palestino.

"Ambas partes subrayaron la importancia de trabajar para encontrar un horizonte claro para una paz permanente e integral en la región basada en la solución de dos Estados", indicó.

En el plano bilateral, Putin subrayó que "nada puede impedir el desarrollo de nuestras relaciones amistosas" y destacó que la URSS fue hace "casi cien años" uno de los primeros Estados que reconoció la independencia de Arabia Saudí.

"En todo este tiempo mucho ha ocurrido en nuestras relaciones. Pero en los últimos siete años las relaciones adquirieron una calidad y alcanzaron un nivel que nunca tuvieron antes", dijo.

Putin no dudó en alabar la figura y la "sabia política" del rey saudí Salman bin Abdulaziz al Saud, quien se convirtió en 2017 en el primer monarca saudí en visitar Moscú, lo que impulsó las relaciones entre ambos países.

"El presidente es un invitado especial y estimado en el reino de Arabia Saudí. En el nombre del Gobierno y del pueblo, bienvenido", dijo Bin Salmán.

El gobernante de facto de Arabia Saudí se refirió también a las "grandes oportunidades" de cooperación entre ambos países, que deben "trabajar juntos para los intereses de nuestros pueblos, de la región y de todo el mundo".

En concreto, según informó la televisión pública rusa, Putin propuso a las autoridades saudíes la creación de una gran empresa mixta en el sector de los fertilizantes.

Según el Kremlin, la agenda bilateral incluía la cooperación comercial, las inversiones y el Corredor de Transporte Norte-Sur, a lo que hay sumar la cooperación en el marco de la OPEP+, igual que en el caso de EAU.

En la última reunión ministerial del cartel los rusos acordaron reducir la exportación a 500.000 barriles diarios y los saudíes mantendrán el recorte en un millón de barriles hasta marzo.

Putin también subrayó que "EAU hace una enorme contribución a la estabilidad de la situación en el mundo, aunque no es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU".

Por temor a un posible ataque ucraniano, el avión del presidente ruso fue escoltado durante todo el vuelo a Riad y Abu Dabi por cuatro cazas rusos Su-35C, según informó Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin.

En un gesto con escasos precedentes, ya que el Kremlin no suele informar de estos detalles, Peskov precisó que dichos aviones de combate estaba equipados "con armamento de distinto tipo".

"Para la escolta aérea del avión presidencial se recibieron permisos especiales de los Estados por cuyo territorio transcurrió el vuelo. Estamos agradecidos a los países por su cooperación", explicó.

Este viaje al extranjero es el tercero que realiza Putin desde que en marzo pasado la Corte Penal Internacional dictara una orden de arresto en su contra por presuntos crímenes de guerra en Ucrania.EFE

mos-ar-cgs/fpa

(foto)(vídeo)