Estudio en NY respalda plan de nuevo estadio para Bills

ORCHARD PARK, Nueva York EEUU (AP) — Las opciones para que los Bills de Buffalo tengan un nuevo estadio, financiado por dinero de contribuyentes, quedaron reducidas a dos lugares, descartando la opción de seguir en donde actualmente juegan, debido a que los costos de renovación de sus instalaciones son prohibitivos.

Un estudio de viabilidad financiado por el estado de Nueva York fue revelado el martes y respalda la propuesta de los Bills de construir un nuevo estadio con capacidad para 60,000 fanáticos cerca de donde actualmente tienen su casa o en el centro.

El estudio estima que un nuevo estadio en el sitio propuesto por el equipo, cruzando la calle donde actualmente tiene su recinto en Orchard Park, tendría un costo de 1.354 millones de dólares. Construir uno en el centro añadiría a esa cifra cuando menos 750 millones por la necesidad de adquirir un terreno y hacer los ajustes necesarios en la infraestructura.

La firma AECOM, una multinacional de ingeniería y consultoría, recomendó no hacer una renovación del Estadio Highmark, que tiene 48 años de antigüedad, proyectando que tendría un costo de 862 millones de dólares. AECOM refiere como “punto de inflexión” cuando el costo de una remodelación supera el 60% del presupuesto de la construcción de unas nuevas instalaciones.

AECOM basó sus hallazgos en la propuesta que los Bills presentaron al gobierno estatal en el verano. Lo que arrojó el estudio coincide con las proyecciones del equipo, de que un nuevo estadio en Orchard Park tendría un costo estimado de 1.400 millones de dólares.

El estudio no recomienda un sitio preferido para la construcción. Esa decisión se deja en manos del estado, el Condado de Erie y los Bills en las negociaciones, que se espera se retomen en el corto plazo.

El tema central está en cuánto dinero deberá comprometer el estado y el condado. Los Bills esperan que los contribuyentes absorban el 50% del costo.

A pesar de que el contrato de alquiler de los Bills en su estadio actual no vence sino hasta dentro de 21 meses, se agota el tiempo para llegar a un acuerdo con el objetivo de financiar el proyecto.

“Si llegamos a enero y no tenemos un acuerdo listo, entonces sí hay que preocuparse", indicó a The Associated Press Ron Raccucia, vicepresidente de Pegula Sports and Entertainment, el fin de semana pasado.

PSE es la empresa que representa a los Bills y Raccuia está a cargo de las negociaciones sobre el nuevo estadio.

Raccuia ya dijo que PSE no tiene intención de renovar el contrato de renta que vence en julio de 2023 si no se llega a un acuerdo. Por ello, sería una opción una mudanza del equipo, aunque no se ha profundizado en ese tema.