Giannis deja su huella en las Finales de la NBA

Giannis Antetokounmpo negó con la cabeza, reacio a ponerse al mismo nivel que el único otro jugador con una racha más larga de juegos con al menos 40 puntos en unas Finales de la NBA.

“No soy Michael Jordan”, dijo Antetokounmpo.

No, pero sí es exactamente el jugador que los Bucks de Milwaukee necesitan si quieren ganar su primer título en 50 años. Pueden empatar la serie ante los Suns de Phoenix el miércoles en el juego 4.

Con 42 y 41 puntos en sus últimos dos encuentros, Antetokounmpo se unió a LeBron James, Shaquille O'Neil, Jerry West y Rick Barry como los únicos jugadores que tienen dos juegos seguidos de al menos 40 puntos en las Finales.

Esa es la mitad del camino hacia Jordan, quien lo hizo en 4 juegos seguidos en 1993 ante Phoenix.

“No soy Michael Jordan”, repitió Antetokounmpo. “Pero sabes, lo único que me importante en este momento es ganar uno más, eso es todo. Hacer nuestro trabajo”.

Cuando regresó de una lesión de rodilla y tuvo 20 puntos y 17 rebotes en el primer juego de la serie, tuvo buenos números.

Pero él siempre tendrá sus estadísticas. Con sus largos brazos y una zancada aun más larga, fácilmente puede acercarse a la canasta para anotar o descolgar un rebote.

Buenos números no significan buenos juegos.

Quizá aún con dudas por el estado de su rodilla o simplemente reajustándose a sus compañeros que jugaron bien sin él, Antetokounmpo no aprovechó el momento como lo necesitaban los Bucks. Sólo tuvo 11 tiros —menos que tres de sus compañeros.

Los últimos dos juegos fueron el tipo de actuación que las Finales demandan de Giannis.

Sumó 42 unidades y 12 rebotes en el segundo juego, posteriormente encestó con 41 tantos, descolgó 13 tableros y repartió seis asistencias para que los Bucks finalmente ganaran el juego 3 por 120-100.

“Sólo está haciendo lo necesario para ayudar a su equipo a ganar”, dijo el coach de los Bucks, Mike Budenholzer.

El dos veces ganaron del premio al Jugador Más Valioso necesita mantenerse así.