SpaceX gana contrato de la NASA para misión a la Luna por 2.900 millones dólares

Foto de archivo. Equipos trabajan en el  Crew Dragon, en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral , Florida, EEUU, 26 de mayo 2020.  REUTERS/Steve Nesius
Foto de archivo. Equipos trabajan en el Crew Dragon, en el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral , Florida, EEUU, 26 de mayo 2020. REUTERS/Steve Nesius

WASHINGTON, 16 abr (Reuters) - La NASA anunció el viernes que adjudicó a SpaceX, una empresa del multimillonario Elon Musk, un contrato de 2.900 millones de dólares para construir una nave espacial que lleve astronautas a la Luna, dejando de lado a Blue Origin, de Jeff Bezos, y al contratista de defensa Dynetics Inc.

La oferta de Musk, que también es presidente de Tesla Inc, se impuso a una del presidente ejecutivo de Amazon.com, Jeff Bezos, que se había asociado con Lockheed Martin Corp, Northrop Grumman Corp y Draper, según el informe. Bezos también es propietario del Washington Post.

La agencia espacial estadounidense hizo el anuncio en una videoconferencia.

"Debemos lograr el próximo alunizaje lo antes posible", dijo Steve Jurczyk, administrador en funciones de la NASA. "Este es un momento increíble para participar en la exploración humana, para toda la humanidad".

La NASA dijo que requerirá un vuelo de prueba a la Luna antes de uno con humanos.

"Además, la NASA está requiriendo un vuelo de prueba para comprobar completamente todos los sistemas con un aterrizaje en la superficie lunar antes de nuestra misión de demostración formal", dijo la funcionaria de la NASA Lisa Watson-Morgan a periodistas.

El anuncio de la NASA se sumó a una carrera extraordinaria de Musk, que es una de las personas más ricas del mundo gracias a su participación del 22% en el fabricante de coches eléctricos Tesla Inc.

Tesla se ha convertido en el fabricante de automóviles más valioso del mundo, con una capitalización de mercado de 702.000 millones de dólares, superando con creces a los gigantes de la industria automovilística.

Musk se ha convertido en un conglomerado tecnológico unipersonal, creando o controlando empresas que se dedican a vuelos espaciales, coches eléctricos, implantes neuronales y perforación de túneles subterráneos.

La decisión de la NASA fue un revés para Bezos, un entusiasta del espacio de toda la vida y una de las personas más ricas del mundo, que ahora está más centrado en su empresa espacial después de haber anunciado en febrero que dejaría de ser presidente ejecutivo de Amazon.

Bezos y otros ejecutivos consideraban que el contrato era vital para que Blue Origin se estableciera como un socio de la NASA y también para que la empresa se encaminara a obtener ganancias, según había informado Reuters en febrero.

SpaceX anunció a principios de esta semana que había recaudado unos 1.160 millones de dólares en financiación de capital.

(Reporte de Susan Heavey; Editado en español por Javier López de Lérida)