Paraguay avanza en su desconfinamiento con la reapertura de los comercios

Paraguay permitió este lunes la reapertura de sus comercios y la circulación de personas y automóviles sin restricciones durante el día, retirando dos de las medidas que había implementado para frenar la epidemia de covid-19.

El país, uno de los menos afectados de Sudamérica en contagios (865) y fallecidos (11), entró este lunes en la segunda fase de su plan de desconfinamiento.

Las principales urbes paraguayas registraron un intenso movimiento tras la reactivación, observó la AFP en Asunción y reportó la televisión en Ciudad del Este y Encarnación.

El 83% de la actividad laboral fue restablecida, según las autoridades.

El regreso de las actividades permitirá aliviar una economía castigada, como en todo el mundo, por las medidas de cuarentena decretadas por las autoridades. Según estimaciones de las centrales sindicales, unos 300.000 trabajadores fueron despedidos desde que comenzó la crisis en marzo.

Las autoridades sanitarias autorizaron la reapertura de los grandes centros de compras, que deberán garantizar el respeto de las medidas de distanciamiento social.

"Un total de 1.400 comercios quedaron reabiertos", dijo Jorge Mendelzon, titular de la Cámara de Centros Comerciales del Paraguay.

En Ciudad del Este, vecina de la brasileña Foz de Iguazú, la actividad comercial revivió con un importante movimiento de personas, aunque éste no alcanzó ni el 10% de los desplazamiento habituales, consecuencia del cierre de la frontera con Brasil, reportaron los portavoces de la Cámara de Comercio.

Quedó rehabilitada la circulación de personas y automóviles, sin necesidad de permisos especiales, hasta las 21H00 locales.

"Ya no se requerirá permiso de trabajo para trasladarse, excepto para las personas que trabajen más tarde de las 21", dijo la ministra del Trabajo, Carla Bacigalupo.

Los patios de comidas (zonas de restaurantes que comparten una zona común donde sentarse) siguen clausurados hasta la tercera fase, en junio.

Fueron habilitados los entrenamientos de deportistas, el ejercicio físico individual en parques y clubes privados y los bautismos, casamientos y velatorios con presencia de hasta 10 personas.

Sin embargo, sigue rigiendo el uso obligatorio de tapabocas en los espacios abiertos

"Las medidas de flexibilizaciòn deben continuar en la medida que se reproduzcan pocos casos en el Paraguay. Así vamos a estar junio y agosto", dijo a la AFP el conocido epidemiólogo local, Antonio Arbo.

Arbo, que fue ministro de Salud, señaló que las medidas establecidas para la reintegración al mercado laboral "están correctamente dirigidas".

El epidemiólogo advirtió que no debería sorprender un retraso en la normalización "con una marcha atrás" dependiendo del aumento eventual de casos en las próximas semanas.

Según el profesional, los meses de junio, julio y agosto son claves para saber si el virus golpea con fuerza a Paraguay.

hro/gma

MAS NOTICIAS