El pollo sin hueso empieza a escasear en supermercados de EEUU

(Bloomberg) -- Adiós al pollo sin hueso.

Los minoristas de alimentos en América del Norte están cambiando muslos de pollo deshuesados por otros cortes menos populares debido a que una ola de cierres en las plantas de envasado de carne ha reducido la oferta de cortes codiciados.

Las infecciones por Covid-19 entre los trabajadores de algunas de las principales plantas de procesamiento de carne de Estados Unidos y Canadá han limitado la capacidad de sacrificio y, en algunos casos, los tipos de cortes disponibles. Los contagios han provocado el cierre de casi un tercio de la capacidad porcina de EE.UU. y los crecientes trastornos han llevado al presidente Donald Trump a ordenar que las plantas procesadoras de carne sigan abiertas. En Canadá, Cargill Inc. ha cesado las operaciones de su planta de carne en High River, Alberta, que representa aproximadamente el 40% de la capacidad de procesamiento de Canadá mientras que la planta de carne de res de JBS SA en Brooks, Alberta, funciona a aproximadamente la mitad de su capacidad.

Goodfood Market Corp., con sede en Quebec, que entrega comidas por pedidos, dijo que sustituirá su pollo deshuesado regular por otros cortes con hueso a medida que la industria avícola deja de deshuesar para aumentar la producción.

“Los proveedores de aves de corral se enfrentan a una escasez de mano de obra y muchos de ellos operan con menos del 50% de su fuerza laboral regular”, escribió el responsable ejecutivo de Goodfood, Jonathan Ferrari, en un correo electrónico a los clientes. “Para garantizar la oferta esencial de pollo para los canadienses en todo el país, la industria avícola en general está dejando de deshuesar los muslos de pollo para aumentar su capacidad de producción”.

Ferrari también escribió que la compañía está trabajando para asegurar el suministro de carne congelada en caso de que los cierres de los proveedores de carne de Alberta ocasionen trastornos a la cadena de suministro.

Nueva selección de carne

Los supermercados están aceptando cortes de carne que generalmente que requieren más trabajo por parte de sus propios carniceros para abastecer sus vitrinas lo más posible, dijo Michael Young, presidente de Canada Beef.

La carne, como el solomillo y los lomos, que generalmente se enviaría a restaurantes antes de la pandemia ahora es vendida cada vez más por minoristas que la ofrecen en diferentes tamaños para bajar el precio, dijo. Las compañías están tomando productos que habrían sido utilizados por la industria de servicios de alimentos y redirigiéndolos a la venta minorista. Eso significa renunciar a carnes finas que requerirían más tiempo de procesamiento.

Los supermercados también están tratando de encontrar una manera de vender los llamados “cortes finales” de pata o tronco, con los que los consumidores pueden no estar familiarizados. Para ello, han de promover la idea de asar filetes marinados redondos, de la pata de una vaca, en la barbacoa para que estén más tiernos, dijo Young.

Los consumidores en las tiendas de comestibles de todo el mundo podrían notar paquetes más grandes de carne en lugar de filetes individuales o porciones más pequeñas, dijo Brian Sikes, jefe de los negocios de proteínas y sal de Cargill. Si bien las plantas de la compañía producen principalmente los mismos productos para el comercio minorista y el servicio de alimentos, podrían cortarlos o empaquetarlos de manera algo distinta, señaló.

“Sabemos que están comprando cortes que nunca antes habían comprado”, dijo Young el miércoles por teléfono.

Nota Original:Boneless Chicken Starts to Vanish in U.S. Meatpacking Shutdowns

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2020 Bloomberg L.P.