Por Daniel Trotta

3 ene (Reuters) - Las autoridades estadounidenses y las de sus principales urbes no ven amenazas inminentes de posibles represalias iraníes por la incursión aérea que mató al comandante militar más destacado de Teherán, pero el alcalde de Nueva York dijo que su ciudad se prepara para un ataque como nunca se ha visto.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, sostuvo el viernes que la amenaza de seguridad para su ciudad cambió significativamente considerando los recursos de una nación como Irán en comparación con los de organizaciones como Al Qaeda o Estado Islámico.

"Nunca hemos confrontado en las últimas décadas la realidad de una guerra con un gobierno de un país grande con una red terrorista internacional que lo respalda", sostuvo el alcalde en una rueda de prensa. "Los neoyorquinos merecen saber que hemos entrado en una realidad diferente".

De Blasio y los altos mandos de la policía convocaron a la rueda de prensa después que Irán prometió venganza en respuesta al ataque de Estados Unidos que mató a Qassem Soleimani, el comandante de las fuerzas Quds de élite y arquitecto de la creciente influencia militar de la república islámica en Oriente Medio.

Chad Wolf, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, dijo que su agencia está preparada para responder a cualquier amenaza, aunque aún no se había detectado ninguna.

Nueva York ha sido blanco de repetidos ataques contra civiles, incluida la destrucción del World Trade Center el 11 de septiembre de 2001, e intentos fallidos como un camión bomba que no explotó en Times Square o un complot para bombardear el metro que la policía frustró.

Otras ciudades de Estados Unidos también estaban tomando precauciones.

Chicago aumentó la seguridad en los aeropuertos y emitió advertencias, mientras que la policía de Los Ángeles pidió a la gente que permanecieran alerta y dijo que está monitorizando los eventos en Irán.

(Reporte adicional de Peter Szekeley en Nueva York y Susan Heavey en Washington; Editado en español por Javier Leira)