Simón Salzberg, director de la Unidad Médica Presidencial, informó que el resultado del electrocardiograma que se le practicó al presidente Mauricio Macri -luego de haber sido internado ayer por una arritmia- fue positivo y su estado de salud es bueno. "Está muy bien", confirmó el médico.

Salzberg aclaró que el mandatario deberá tomar una medicación contra las arritmias durante las próximas semanas y "se le van a practicar controles por una cuestión de prevención". Según dijo, le realizaron un electrocardiograma y "ya no tiene más arritmia". "Le pedimos que trate de evitar por ahora situaciones estresantes, pero puede tener reuniones sociales o de camaradería", dijo.

Entre otros detalles, dijo que la probabilidad que vuelva a tener un cuadro de estas características es muy baja. "Es la primera vez que le ocurre esto. Le vamos a hacer un control semanal durante los primeros 20 o 30 días. De pronto la semana que viene lo vamos a volver a revisar", dijo.

Al preguntársele si la patología que afectó la salud del jefe de Estado está relacionada con su actividad, dijo: "No tiene una causa especifica. Pueden ser muchos los factores". Sobre cómo siguen los cuidados de Macri, confirmó que necesitará una medicación durante las primeras semanas. "Es una cosa más de prevención. Se trata de una medicación antiarrítmìca. Tiene un corazón sano", dijo.

El presidente Macri ingresó este viernes por la tarde, a las 19:20, a la Clínica de Olivos para someterse a modo de precaución a una arteriografía, una radiografía de los vasos sanguíneos de una zona determinada del organismo. A las 23 fue dado de alta y nuevamente llevado a la residencia presidencial.

El malestar en el presidente comenzó en horas de la tarde por la tarde, luego de un off the record que mantuvo en la Quinta de Olivos con los periodistas Edi Zunino, Eduardo Feinmann, Walter Curia y Gloria López Lecube, que finalizó a las 18:47. Salzberg confirmó que el retomará su agenda.