Inesperados. Así fueron los anuncios que hoy realizó el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, sobre las fiestas electrónicas.. Las cinco muertes de jóvenes de poco más o menos de 20 años en la tragedia de Time Warp, en el predio de Costa Salguero, derivó en dos decisiones que van a generar, seguramente, controversia y discusiones sobre su legalidad y, acaso más importante aún, sobre su efectividad. En un acto en Villa Lugano y después –para reforzar– por una cadena de tuits, el Ejecutivo anunció que no se darán más autorizaciones para que se realicen fiestas electrónicas en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires. Y que pondrá en marcha una política para "reducir daños" y desalentar el consumo de drogas, para evitar muertes absurdas como las que se produjeron en la madrugada del sábado 16 de abril.

"El mensaje es que se apuntará a la prevención y a la educación", anticipa a Infobae una fuente oficial cuya tarea es explicar las decisiones del gobierno de la Ciudad. Si bien en un principio se mencionó que el gobierno porteño avanzaría con la política de "reducción de daños", después se aclaró que no habría medidas similares a las tomadas por Rosario. Allí, la Municipalidad se comprometió a controlar la "calidad" de las pastillas de éxtasis.

En los anuncios, Horacio Rodríguez Larreta confirmó que enviará a la Legislatura porteña proyectos de ley para regular de manera más precisa esos eventos, con distribución obligatoria de agua gratuita, ventilación y menos gente concentrada por metro cuadrado en los locales donde se realizan espectáculos musicales como el de Time Warp. Y aclaró que hasta que ese cuadro normativo no esté aprobado, sancionado y promulgado, la administración que hoy, como desde 2007, conduce el Pro no dará nuevos permisos.

Según confirmaron las mismas fuentes porteñas, las medidas apuntarán a enviar un proyecto de ley a la Legislatura que incluya para los organizadores de ese tipo de fiestas la obligación de señalizar en forma explícita dónde están los puestos de atención médica y dónde conseguir agua; instalar pantallas gigantes y carteles que informen sobre el riesgo de consumir drogas.

También, que en todas las fiestas se entreguen folletos a la entrada con información sobre esos riesgos, propiciar que los eventos sean al aire libre, que todo el personal en estas fiestas, más allá de sus funciones específicas, esté preparado para asistir a las personas en casos de urgencia, como así también que tengan conocimiento sobre los efectos de las diferentes drogas.

Por otro lado, en el marco del ámbito del Ministerio de Educación, anunciaron la inclusión en la currícula de todos los colegios secundarios públicos de la ciudad del espacio obligatorio de "Educación y prevención del consumo problemático de drogas", para educar a los chicos sobre consumo y adicciones. Finalmente, se llevará adelante un proyecto para que todas las escuelas primarias públicas tengan un referente capacitado en "prevención de consumos problemáticos".